COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


¿QUÉ ES PODEMOS EN BOLIVIA?

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 29 août, 2008

Tuve la ocasión de ver a Jorge Quiroga en una conferencia sobre temas económicos que se llevó a cabo en Montreal. El representante del conservadurismo boliviano PODEMOS se expresa bien en inglés, y tiene una visión coherente de lo que quiere para Bolivia. Y he aquí el meollo de la cuestión. Lo que este portavoz del grupo renacido del cadáver de ADN, (un partido fundado por el ex-dictador Hugo Bánzer, quien jamás fue llevado ante la justicia por los asesinatos, secuestros y violaciones a los derechos humanos cometidos durante su dictadura) propone al país es el status quo. Que los indios sigan siendo nuestros aparapitas y las indígenas nuestras empleaditas domésticas. Que el orden económico que ha engordado las cleptocráticas cuentas bancarias de la minería privada (Estalsa, Comsur, Avicaya et al) permanezca inamovible. Que los llamados agroempresarios del oriente del país, que han mamado de lo gordo de los préstamos de la banca estatal durante las dictaduras, sigan siendo dueños de tierras y fortuna mal habidas.

Jorge Quiroga y PODEMOS quieren que Bolivia continúe siendo un Estado administrado por y para los capitales internacionales. Después de todo, el patético sector empresarial pro-estadounidense (salvo contadas excepciones) es tan magro, mezquino y pobre, que ni siquiera llega a ser una burguesía nacional. El burgués hará que su fuerza de trabajo pueda reproducirse socialmente. Como planteaba Henry Ford, una clase empresarial debería pagar salarios suficientes como para que sus obreros puedan comprar los productos que ellos mismos producen. Pero en Bolivia esto raramente ha ocurrido. Pero dejando de lado esta jerga marxista, y mirando la situación tal como se presenta encontramos que PODEMOS quiere acabar a toda costa con la Asamblea Constituyente y con cualquier otra iniciativa de fundar un país que funcione al servicio de sus ciudadanos. Jorge Quiroga y su colección de acólitos quieren una Bolivia sometida al chantaje de los capitales internacionales, una Bolivia cuyos recursos naturales sean saqueados por las transnacionales sin mayor beneficio para los bolivianos. Y la tragedia en todo esto es que detrás de Quiroga hay una clase media pobretona pero arribista, que quiere vivir como se viviría en un suburbio en Miami o Atlanta, pero para ello necesita seguir oprimiendo a la población indígena boliviana. Hay una clase media que lamenta el haber nacido en Bolivia. Una clase media que lo daría todo por vivir el sueño americano (que en realidad no existe como pueden atestiguar millones de latinos que trabajan como esclavos en Estados Unidos). Una clase media a la que le irrita que los indígenas quieran un país que les reconozca la plenitud de sus derechos, incluyendo su identidad cultural.

García Meza esta en la cárcel, de la cual, esperemos, no salga nunca. Pero ese representante del militarismo no fue más que el matón bruto, el matarife que se alquila para cometer un crimen en el anonimato de un callejón de madrugada para luego mandarlo a la cárcel si la situación se complica. Ahora, ¿quiénes se aprovecharon de las condiciones creadas por las dictaduras para saquear los bienes del Estado? Fueron los Gasser, los Bertero, fue esa presuntuosa colección de ranas importantes que controlan ese mal llamado Comité Cívico Pro-Santa Cruz. Ahora, ellos lanzan a las calles esa colección de tontos útiles agrupados en la Unión Juvenil Cruceñista. Jóvenes con los que se debe hablar, darles libros que expliquen los peligros del fascismo, explicarles que la intolerancia y el racismo son la negación de los derechos humanos.

Estados Unidos no va a invadir Bolivia como lo hizo en Irak. Para esto esta PODEMOS. La tarea sucia de entregar los recursos naturales a las transnacionales del saqueo lo hará  Jorge Quiroga en nombre de la democracia y el desarrollo económico, eso si, sólo para unos cuantos. Y quien crea que Bolivia no suena ni truena en Washington, pregúntese por un instante: ¿por qué mandaron como embajador a Philip S. Goldberg, un experto en la división violenta de países como en la ex Yugoslavia?  Estados Unidos no puede permitir que unos cuantos millones de votantes indígenas hayan optado por un Movimiento al Socialismo en un país con cuantiosas reservas gasíferas. Para impedirlo están los marines en Paraguay, está el brazo político de PODEMOS en La Paz, están los grupos de choque del fascismo criollo en las llamadas « juventudes cruceñistas », que ni son juventudes ni son cruceñistas. Para asegurarse de que Bolivia no deje de ser una colonia cultural, política y económica de la Casa Blanca. PODEMOS y Jorge Quiroga ganarán eventualmente la silla del poder en Bolivia. Esto a menos de que se fortifique el proceso de cambio en Bolivia y que la clase media deje de soñar con sus hamburguesas McDonald y se mire al espejo para descubrir que tiene más de indígena que de clase media blanca de suburbio estadounidense. Que tiene más que ganar por el camino de la dignidad que por el camino del sometimiento. Y al diablo esas ensaladas de que Bolivia será una nueva Cuba o de que los comunistas comechicos se apoderarán del país. Esa no son más que pamplinas, pura propaganda de esa excelente franquicia comercial que es el anticastrismo en Miami, en Venezuela, y repetida sin mayores luces por alguno blogueros desubicados en Bolivia.

Publicités

NO SERA BIENVENIDO… SI NO PIDE PERDON…

Posted in Política par colectivoboliviano sur 29 août, 2008

 Por Fernando Rocabado

Después del contundente apoyo de la población (casi 70%) al Gobierno del Presidente Morales, además de la desorientación, salieron a relucir una serie de posiciones y actitudes en contra de los resultados y en contra de los que recibieron la confianza del voto. Los vehículos de éstas actitudes fueron, una vez más, unos cuantos cívicos (se van depurando los apellidos: Marincovick, Cava-Barrón, Bayar-Lea Plaza, Melgar y otros de menor peso), y cada vez menos prefectos. En algunas de las reuniones del CONALDE llegaron pocos Prefectos y más parecían reuniones  de  Secretarios Generales, recibiendo órdenes de los cívicos, especialmente del más mandón, el cruceño, que a estas alturas es el campeón en la generación de urticaria. Prácticamente sus indicaciones son casi órdenes para el resto de lo que fue la “media luna”. Dicen que con la victoria del Gobierno en 95 de las 112 provincias, la media luna se convirtió en “cuarto menguante” o por lo menos, en un queso Rochefort con grandes huecos. Están perforados por todos lados. No controlan la retaguardia ni los flancos. Su área de influencia se concentra en las fronteras amazónicas y en los municipios centrales, alrededor de la plaza, donde se encuentra la Prefectura,  la Catedral y el camino al Aeropuerto. Esto tiene una significación, porque les permite bloquearlo y decir que Evo no será bienvenido, mientras no pida perdón……lo que resulta irónico y una clara muestra de que se quiere imponer una dictadura de ciertas minorías acostumbradas a gobernar desde esos espacios.

Su triunfalismo inicial  ha ido bajando de tono en la medida que los resultados del Referéndum Revocatorio los iba coagulando en estos sus centros de influencia. El Occidente fue perdido para el CONALDE; aunque la desubicada Prefecta de Chuquisaca diga que controla su Departamento. En su primer amago de conflicto tuvo que darse cuenta que no es así. Lo mismo pasa en Pando, que fue declarado el primer departamento con tierras saneadas, donde los siringueros, explotados de siempre, ya tienen acceso a tierras propias. En el sur existe la misma ambigüedad. Los campesinos huelen que ganarán más apoyando a Evo que defendiendo los recursos del IDH, que los prefectos los malgastan. Por lo menos ahora vienen en forma de renta para sus abuelos. Así parece que los  bloqueos han tenido que ser realizados por los enviados desde las ciudades junto a sus “uniones juveniles”, que no despiertan la confianza de nadie, salvo de los que les pagan.

Su primera reacción ha sido de ataque desorganizado. Pataleos que permiten la comprobación de que Comité no es sinónimo de partido, ni que el concepto de “región”, es el contrario del MAS. No son categorías equiparables. Podría serlo región contra región, o región contra país, pero esa contradicción en el momento no existe, aunque traten de crearla artificialmente. Sin embargo, el voto fue tan contundente en todo el país, que cualquier discursito regional aparece egoísta y mitigado por la aclamación nacional. Por eso brotan y se hacen notorios los verdaderos intereses en juego, los intereses de  clase de quienes dirigen las regiones donde es mayoría relativa el voto opositor, principalmente, Santa Cruz y el Beni.

Desconocimiento de los resultados es la segunda reacción percibida. Se lanzan mil argumentos, hasta se ataca a la OEA, por chavista….(sic), todo para evitar cualquier consulta futura. Ahora saben que si la CPE va a referéndum, el pueblo la aprueba, seguramente con algunas modificaciones, pero la aprueba. Entonces, es mejor evitarlo, echar bosta en todos los libros y padrones electorales. Cualquier cosa menos consulta popular.

La otra actitud ha sido la de la agresión y la  violencia  desatada, so pretexto del IDH. No vamos a repetir los insultos al “mal nacido”,  ni  las agresiones por doquier. La versión de moda de esta violencia de las minorías viene camuflada en el slogan: “El Presidente no será bienvenido….mientras no pida perdón”. Es una violencia insoportable por mucho tiempo, porque no sólo va dirigida, con una total falta de respeto, al Presidente con mayor apoyo popular desde el 52, sino a los más de dos millones de bolivianos que votaron para que el gobierno continúe con su gestión.

 

En medio del caos desatado por ellos mismos, principalmente en sus propias regiones, lo que a su vez desata el descontento de los que necesitan trabajar día a día para sobrevivir, se los vio tomando contacto con el Embajador Americano, que siempre aparece en los momentos críticos, ya sea para soliviantar o para amortiguar, según sea el caso y  la recomendación de su sistema de inteligencia.

La otra reacción que se percibe, por el momento por parte de sus portavoces mediáticos,  es la de hacer llamados al Ejército para que intervenga. No sólo fue pública la convocatoria del Alcalde Cruceño, sino que ahora algunos ideólogos del separatismo, muchos de ellos antiguos izquierdistas, están, a partir de sus artículos, “golpeando las puertas de los cuarteles”, pidiendo solapadamente que el Ejército intervenga.

 Finalmente,  está la posición  del diálogo, que parece la más cuerda, de los que ya perciben que su coalición no tiene futuro y que el disfraz “autonomista” empieza a caer y a descubrirse su verdadero hábito de secesionistas y enemigos de la unidad del país. En esta posición parece haberse alineado el Prefecto de Tarija, cuyo discurso post-referéndum se mostró hasta ahora más inteligente y sosegado que el del beligerante Prefecto Costas. Una buena gestión de su nueva tarea de impulsar el diálogo puede permitirle un mayor beneficio político, especialmente en su departamento donde sabe que la mitad de la población chapaca apoya al Gobierno.

Por el contrario, y para aquellos que siguen diciendo que el revocatorio no sirvió para nada, después del referéndum el gobierno avanza más tranquilo, no responde las agresiones cotidianas, no se mezcla en las disputas callejeras; parece tener una estrategia de acumulación de fuerzas clara y que pasa por defender la unidad nacional, llamar al diálogo con lenguaje pacifista, administrar de manera adecuada la contradicción campo-ciudad y barrio marginal-centro de ciudad;  además de recuperar el discurso autonomista, que  fuese expropiado para defender intereses de grupo y no del país. Para recuperarlo, podría hasta redistribuir los recursos a las regiones de manera más equitativa, vía municipios,  disminuyendo el poder de los Prefectos, que como instancia de gobierno no están demostrando ninguna utilidad, por lo que, el resto de los cristianos debiéramos pensar la manera de prescindir de ellos.

Los boumerang del referéndum ratificatorio

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 25 août, 2008

Por Xavier Albó*

El referéndum del 10 resultó pacífico, democrático y muy participado. No fue revocatorio sino ratificatorio, con goleada sobre 2/3 para Presidente y Vicepresidente y victorias claras pero menos contundentes para los cuatro prefectos de la Media Luna, aunque se revocó por un 64% a Pepe Lucho y Manfred, como estaba cantado. Pero algunas novedades y reacciones merecen algunos comentarios adicionales a los de todo color y condición que ya han salido en los medios e Internet.

Lo analizaré bajo la figura del boumerang, es decir aquel medio arco de los indígenas de Australia que se lanza hacia un objetivo y después retorna al que lo ha lanzado de modo que si le agarra desprevenido puede herirle. Si lo prefieren, hablemos de tiros por la culata o de autogoles.

El boumerang madre fue, naturalmente, el que se volvió contra Manfred y PODEMOS que insistieron inicialmente en llevar adelante ese referéndum que los ha sacado de la cancha.

Otro fue el de los 2/3, tan cacareado en la Constituyente. Allí su primer golpe fue contra el MAS, que se desgastó siete meses en esa pelea fortaleciendo “sin querer queriendo” a una oposición que encontró en esos 2/3 su nueva bandera de democracia. Ahora podrían revender al MAS, a precio de remate, los miles de poleras que les quedan, porque el segundo salto del boumerang ya va contra ellos mismos. El único prefecto que rebalsó esa marca fue el de Potosí (79 %). Se le acercó el del Beni (64%) pero el propio Costas, después de datos parciales que reiteradamente le daban más de 2/3, al final se queda con 59%.

Tercer boumerang: el voto por Evo en los cuernos de la Media Luna, ganando en Pando y raspando con un “empate técnico” en Tarija. Desde esta perspectiva la mitad extrema de la Media Luna traslada el empate a su propio departamento, hacia un Cuarto Menguante. Mirando con lupa los resultados, resulta que en Tarija Evo sólo perdió en la capital y en Pando incluso la capital lo apoyó. Es algo a ser tomado en cuenta, a igual que el 40 y más % logrado, por primera vez, en las fortalezas antes inexpugnables de Beni y Santa Cruz.

La mayoría de los medios – sobre todo los escritos y televisivos – si son periodísticamente objetivos deberían encajar también otro boumerang: el de los resultados sensacionalmente divulgados antes de que el arco les rebote desde el campo o incluso de la periferia urbana.

Con todo cariño debo reclamar del propio medio que publica mi columna, que dos días después del referéndum lanzó su gran titular sobre las irregularidades detectadas por la OEA. Fui a los detalles de la página interior y eran sólo menudencias muy comunes a todo proceso semejante, como enseguida aclaró el propio Stein, de la OEA. Tal aclaración ya sólo apareció el día siguiente en página interior. Pero al día siguiente el editorial persistió hablando del “grave quebranto” en la credibilidad del referéndum. Incluso sancionaron a Stein con la flecha para abajo en el “Tobogán”. La Corte tuvo que pagar una costosa página “solicitada” para precisar el alcance estadístico de los datos. Pero el efecto publicitario ya se había lanzado a los cuatro vientos. ¿Quién acaba perdiendo en credibilidad? ¿Stein o el periódico?

Otra cosa es que sí conviene ajustar el padrón electoral y, con ello, cambiar incluso la actual norma. Mejor sería depurar sólo a quienes hayan estado ausentes en dos eventos electorales seguidos.

El último boumerang me sospecho que se lo están ganado los que, tras el nuevo posicionamiento marcado por el Soberano, se siguen empeñando en no entrar en el diálogo. El gran mensaje del pueblo es que desea paz y unidad. El discurso de Evo fue en esta línea, y así lo han reconocido representantes de las principales iglesias, incluido el arzobispo de La Paz, que este viernes han orado y desayunado con él. Los discursos de Costas, no. Bastantes -masistas o no- lo vieron como el “gato acorralado” que saca las uñas y los dientes. Tal vez por eso, ni siquiera se ha optado por no registrarlo por escrito en la página web de su prefectura. Pase como “el derecho al pataleo”. Pero no como una posición seria y constructiva. Duros de ambos lados, ¡ábranse ya al dialogo, desde la premisa de que lo primero es el país y los más pobres!

*Xavier Albó es jesuita, antropólogo e investigador de CIPCA

CipcaNotas, Boletín Virtual No 242, Año 7. Agosto de 2008. www.cipca.org.bo

 

 

LOS MEDIALUNEROS EN LA ESTRATÓSFERA**

Posted in Política par colectivoboliviano sur 21 août, 2008

Roxana Paniagua Humeres*

Parece inexplicable, pero es lógico que los prefectos recalcitrantes de la llamada « media luna » no quieran ver ni leer en los resultados del referéndum el apoyo nacional al proyecto de un nuevo Estado boliviano. Inmediatamente después del 10 de agosto, los prefectos de la “luna menguante” vieron en los resultados una « división » mucho más marcada entre este y oeste (La Razón, 11 agosto; El Deber, 11 de agosto).  A medida que los cómputos de la Corte Nacional Electoral fueron entrando se vio claramente el desmoronamiento de ese supuesto bloque homogéneo de rechazo al gobierno de Evo Morales, un montaje discursivo y mediático vital para la derecha oligarca, atrincherada en la prefectura de Santa Cruz. En Tarija, un 49.83 por ciento de la población votó a favor de Morales; en Beni, el apoyo al MAS llegó al 43.72 por ciento.  De hecho, de 112 provincias que tiene el país, 96 votaron a favor de la continuidad.  A pesar de eso, los prefectos opositores no cambiaron su posición y la más recalcitrante es la del prefecto de Santa Cruz, que no entiende  que Evo Morales Ayma fue aprobado por 41 por ciento de la población de Santa Cruz, más que  en las elecciones de 2005, en un claro revés a la pretensión de Rubén Costas de « hablar en nombre todos los cruceños ».  Eso significa que a pesar del discurso de la oligarquía cruceña, la oposición al gobierno dista mucho de ser hegemónica en Santa Cruz.

¿Es sólo una incurable necedad la que hace que los prefectos de la « luna menguante » que no vean que sus regiones rurales se pronunciaron claramente a favor de la continuidad del Presidente de la República y de las reformas que su gobierno ha iniciado? Contra lo previsto por  las casas de sondeos, incluso en Pando los resultados mostraron que el Sí ganó con 52% de votos. El pueblo boliviano propuso este voto « dual » porque en el fondo quiere que las partes adversas se entiendan. 

En ese sentido los argumentos de la derecha boliviana entran en contradicciones y comienzan a resquebrajarse puesto que el argumento del IDH, el Impuesto Directo de los Hidrocarburos que las prefecturas deben contribuir para financiar una parte de la Renta Dignidad, no es el nudo gordiano para desatar otra crisis. Es simplemente una cuestión de acuerdos y de “ingeniería” económica. A pesar de la inflación discursiva, tarde o temprano la funesta hipocresía de la oligarquía en su lucha contra el « totalitarismo del gobierno central » quedará evidenciada incluso para aquellos que permanecen aún cautivos de este embrujo retórico. Lo hechos no mienten. Los artilugios hermenéuticos de Costas y los Marinkovics no pueden ocultar al lector sensato de la realidad que más de 2 millones de ciudadanos bolivianos votaron a favor de las reformas: Asamblea Constituyente, nacionalización de los hidrocarburos entre otros. 

Violencia e inseguridad ciudadana como estrategia de desestabilización

El quiebre de la derecha en PODEMOS ya es visible. Esta organización de reciclados de la derecha y de ahijaditos del exdictador Bánzer no sólo tiene conflictos internos sino que ahora ha sido puesta de lado por la ultra derecha del Oriente boliviano incrustada en los comités cívicos y las prefecturas.  Eso no les impide sin embargo, como demuestran los videos y fotorreportajes, que connotados diputados de Santa Cruz instiguen a la violencia y golpeen a los policías en un claro acto de desacato a la ley. (La Prensa, 16 agosto).

Empecinada en levantar ahora su estandarte más reciente, la devolución del IDH, esa derecha recalcitrante bloquea todo intento de diálogo. Habiendo comenzado con una huelga de hambre en condiciones óptimas (frigobar, carpas, colchones y hasta wi-fi, Reporte de Erbol, 12 de agosto), ahora llaman a un paro para el 19 de agosto –fecha que recuerda el golpe de estado de Bánzer en 1971. Simplemente aterrador. No se puede entablar un diálogo con medidas de esa índole y menos si estos derechistas anteponen los golpes e insultos.

¿Creen acaso que la población boliviana es estúpida cuando son ellos los radicales, los antidemocráticos, los que ponen en peligro el Estado de derecho, al que se desgañitan en defender en sus alucinantes discursos? Marinkovic señaló muchas veces que en el fondo, se enfrentan dos modelos de sociedad y que ellos no aceptarán la que viene de los Andes, ¿por lo indio?  ¿Porque ya no son dueños del poder central? Ni qué decir del prefecto Costas, que no sólo sobrepasó las reglas del más elemental decoro si no que ahora no esconde su racismo feroz. Los cruceños tendrían que preocuparse ante semejante personaje. Y de hecho más de un 40 por ciento de ellos ya están alarmados por las desmedidas acciones de ese personaje.

A estos ultraderechistas que no quieren entender la realidad de las reformas, y que afirman que la proposición del gobierno actual es una proposición “comunista” –como señaló “cándidamente” el senador Ortíz-, cabe preguntarles, ¿hasta cuándo piensan que puedan obstaculizar la voluntad popular con argumentos que ni un niño les cree?

Sabemos que la propuesta  de nueva Constitución no modificó el régimen de producción, basta con leerla, está al alcance de todos. La sociedad boliviana seguirá por los caminos del capitalismo y respetará la empresa privada combinando otros modos de producción. ¿Entonces cuál es el temor? A menos que en realidad, estén demasiado molestos por haber perdido la manija del control estatal.

Por otro lado, la nacionalización propuesta por el Estado frenó el libre albedrío de los industriosos industriales de Santa Cruz ya que hoy existen mecanismos de control de la producción –aunque a veces criticables- pero que permitieron un influjo mayor de rentas a las arcas del Estado.  No por nada ahora las prefecturas reciben mucho más dinero que en el “antiguo régimen” y eso a pesar de su contribución  en el IDH.  ¿Por qué en lugar de discutir sobre las maneras de modificar el IDH, estos prefectos ahora adoptan un tono belicoso? ¿Por qué crearon ese clima de radicalismo y luego acusan al Gobierno central?

Evo Morales hizo 6 propuestas entre las que se destacan, compatibilizar las autonomías regionales con la propuesta de los indígenas y del pueblo boliviano, discutir sobre un pacto económico que implique medidas sobre el IDH. El jueves pasado,  se suspendieron las conversaciones no porque hubo ruptura, al salir del encuentro con Evo Morales, los prefectos de Tarija, Beni, Pando y Chuquisaca dijeron todavía en tono reconciliador que consultarían con sus regiones. Por la noche su posición fue recalcitrante, no hay negociación si el gobierno no devuelve el IDH. Es simplemente vergonzoso que lleven una vez más a la confrontación, es simplemente irresponsable.

La correlación de fuerzas en el país no les favorece a menos que se atrincheren en sus regiones creando cada vez más violencia. De hecho, la necesidad de poner en marcha las autonomías ilegales es una estrategia meramente discursiva porque en la realidad no pueden implementarla. Llamará a elecciones en Santa Cruz, pero no dice el prefecto Costas cuáles serán los fondos para esta elección.

La oligarquía boliviana que usufructuó del estado central ahora no tiene y no quiere un proyecto nacional.  En el fondo, esperan llevar a una confrontación violenta. Por eso son peligrosos. Y por eso buscan romper todo puente de comunicación entre el gobierno central usando argumentos circunstanciales, como la desatinada acción de los policías con los discapacitados en Santa Cruz. La estrategia de “apriete de baja intensidad” les permite demostrar que no hay gobernabilidad en el país y quieren incrementar el clima de violencia que justifique a posteriori la “kosovización” del país.  Por eso no sólo largan improperios si no que, además, allanan las leyes del país. La población de estas regiones tiene que pedirles cuentas, pero no pueden porque aquel camba, tarijeño, beniano, pandino, e incluso chuquisaqueño honesto que los cuestione está condenado a la “muerte civil” a los ataques de sus hordas de violentos. El 14 de agosto arremetieron contra el CEJIS de Santa Cruz simplemente porque está compuesto de profesionales probos e íntegros que trabajan con indígenas y los Sin Tierra, antes, publicaron las listas de los cambas que se oponen al terror de Costas y los Marinkovic. En Sucre César Brie es persona no grata simplemente porque denunció el racismo feroz, en Beni atacaron a los indígenas por apoyar a su presidente, y tantos hechos luctuosos dignos de la colonia.

Los cívicos y prefectos de la “luna menguante” no ven esos ataques, no los condenan, al contrario, cada vez que estos delincuentes a sueldo fueron apresados, senadores y diputados de la región fueron en su ayuda e hicieron que los liberaran.  De hecho han validado el improperio, la ilegalidad, la violencia, creando, contrariamente a lo que declaran públicamente, un estado de caos y de inseguridad civil. Los cambas, los chapacos, los benianos, pandinos y chuquisaqueños honestos deberían preguntarse qué pasará cuando estos señores obtengan un absoluto poder.  Ahora gobierna el miedo, el atropello y la inseguridad. Apoyados en un grupúsculo concentrado en las ciudades, los prefectos opositores creen poder imponer un estado de rebeldía permanente contra el gobierno de un presidente elegido no sólo mayoritariamente sino que ahora fue reconfirmado con más de dos tercios de los votos ciudadanos y con “yapa” como decía una articulista boliviana.

Los prefectos de la “luna menguante” rompen las reglas del derecho como si estuvieran aún en un país colonial. Si todavía creen en un Estado de derecho,  en las leyes, deberían impedir que se ataque a la población civil por ser disidente. Nadie y menos las autoridades departamentales pueden prohibir la libre circulación, la libre expresión, la disidencia política. Porque de otra manera, ¿quiénes son los recalcitrantes, los que quieren violencia y los que polarizan las medidas? ¿Por qué se rasgan las camisas gritando por la democracia cuando en realidad instigan a su juventudes y uniones de violentos a romper con las reglas básicas de la democracia? ¿Por qué no respetan el voto de un  pueblo boliviano que le dijo sí a las autonomías, pero también sí a las reformas? ¿Acaso no están mellando sus autonomías ilegales sí, pero legítimas, en lugar de favorecerlas compatibilizándolas a un cuadro jurídico?

*Es socióloga y periodista.

**El título con ligeras modificaciones le pertenece en realidad a Alejandro Saravia quién escribió el artículo “Los medialuneros en la luna”.

 

 

GOBIERNO SUMISO TEME ENFRENTARSE A LOS CÍVICOS TROGLODITAS QUE HUMILLAN A QUIEN SEA

Posted in Política par colectivoboliviano sur 18 août, 2008

* Ayudados por su « gran » prensa los cívicos hacen y deshacen en Santa Cruz sin que el gobierno haga algo por parar tanto atrevimiento

 (ASC-Noticias) 17-Agosto-08

Por Sergio López

El tema del desalojo de los discapacitados de las oficinas de YPFB la madrugada del viernes 15 de agosto fue un hecho que los cívicos fascistas no podían desaprovechar para utilizarlo a favor de sus oscuros propósitos, escudados en los minusválidos y ayudados por su « gran » prensa provocaron que los discapacitados, o al menos su dirigencia (fiel a los cívicos), procuren tomar « revancha » por lo sucedido, bloqueando una vía del segundo anillo. Cuando la Policía quiso persuadir a los pocos discapacitados y muchos unionistas rabiosos para que despejen la vía, los uniformados fueron más bien agredidos duramente, además les destruyeron los vidrios de un vehículo policial y prendieron fuego a una moto policial, incluido los miles de golpes e insultos racistas contra los policías ultrajados.

Luego, la intención de « los discapacitados » era tomar el comando policial que está muy cerca de donde bloqueaban, obviamente comandados por unionistas y cívicos que más tarde llegaron en masa cuando todos los noticieros de la tele transmitían el directo « la protesta » de la « ciudadanía » contra la Policía. Fue entonces que energúmenos opositores -al dócil y manso gobierno- arremetieron a golpes contra los policías que sólo atinaban a protegerse con sus escudos hasta verse obligados a arrojar gases para repeler a los violentos « defensores » de los discapacitados, mismos que eran utilizados como escudos para avanzar en contra de la Policía. Entre los cavernícolas que atacaron sin mayor reparo a los uniformados estaban parlamentarios, cívicos, cocineros, unionistas, empresarios y otras vainas que bombardearon a los policías con golpes y con los insultos más soeces y racistas: « pacos malditos, raza maldita, hijos de puta, mal paridos, cholos, asesinos, independencia, se van a tener que ir », eso y un sin fin de etc.

Todo eso sucedía, pese a la explicación que hiciera el comandante departamental de la Policía, Wilge Obleas, de que tal como registran las imágenes de los medios, el desalojo no fue violento porque además de no haberse utilizado ni gas lacrimógeno la mayoría de los policías que desalojaron a los minusválidos eran mujeres. Pero que los sensacionalistas periodistas juraban y aseguraban que el desalojo fue « salvaje », promoviendo con ello el rechazo a la acción contra la toma de YPFB, pese a que las imágenes no mostraban ese « salvajismo » del que hablaban.

En la tarde, comenzó a llegar gente acarreada de los barrios, por ejemplo se supo que en zonas como la Pampa de la Isla y la Villa Primero de Mayo se convocó a plan de petardos a los mercenarios, que por unos centavos fueron a enfrentar luego a la Policía. En la zona del segundo anillo (por el Comando) se podía constatar que eran jovenzuelos en su mayoría los que hacían frente a los uniformados. Sin embargo según los medios era la « población » la que asistió por su voluntad, ante la convocatoria de los cívicos. Un camión (cabina azul y carrocería amarilla), de una sola puerta, trasladaba a otro grupo de muchachuelos hasta las cercanías del lugar.

Ya en la noche, el prefecto fue al Comando supuestamente a « pacificar » el clima de tensión. Terminada la reunión allí, tuvieron que ir al Comité Cívico, donde asistieron los comandantes policiales nacional y departamental que más tarde serían brutalmente agredidos en las narices de Marinkovic y las demás lacras de cívicos, que supuestamente como dijo Rada les habían ofrecido « garantías », creer eso a los cívicos es de inocentones que fueron llevados como corderos al matadero, pues cuando se retiraban del Comité Cívico, los jefes policiales -incluso delante de Marinkovic- recibieron golpes e insultos muy duros de los unionistas malvivientes y de los dizque dirigentes de la FUL que estaban apostados allí. Cuando intentaron escapar del lugar hasta el Comando, a los oficiales les llovieron los golpes, patadas, palazos en medio de gritos, esto delante de los mismos periodistas que sólo « registraban » las imágenes; uno de los reporteros allí mismo « aprovechó » para preguntarle al golpeado comandante Obleas si pedía disculpas, a lo que el maltrecho uniformado respondió que « sí », después de que incluso en la golpiza uno de los malvivientes le sacara algo del bolsillo.

Protesta

Ese hecho provocó la protesta de muchos ciudadanos y sectores de la población que aprovechando algunos pocos espacios que hay en muy contados medios repudiaron las agresiones de los cívicos y unionistas contra los uniformados, pero muchos de los que protestaron hacían hincapié en que el gobierno debía poner mano dura contra los violentos, se preguntaban qué esperaba el gobierno en no actuar pese al respaldo que recibió en la votación del domingo, calificando la administración de Morales de débil y temerosa. En ese sentido, se comenta que hay  malestar dentro de la Policía contra los cívicos por el trato a los comandantes. Además se percibe en la ciudad la ausencia de atención policial al público porque están encerrados en la comandancia.

Sin embargo, el gobierno se limita a « denunciar » y « lamentar » estos ultrajes e insiste en manejar números del referéndum revocatorio para señalar que están más fuertes que nunca, como si eso les importara a los cívicos fascistas que ya planean cómo moler a palos a los mismos masistas durante la jornada del paro cívico del martes 19 de agosto. Tal parece que el gobierno sólo espera aquello para sentirse más respaldado por la comunidad nacional e internacional, aunque los golpes los reciben otros y ellos sólo « denuncian » desde el Palacio Quemado.

Defensor del Pueblo miope

El defensor del pueblo, Waldo Albarracín, además del desconocido vicepresidente de Derechos Humanos en Santa Cruz, parece que no observaron bien las imágenes y condenaron el desalojo de los minusválidos en el mismo tono que hicieran los « periodistas » parásitos que sólo buscaban sangre para llenar sus espacios promoviendo la violencia en defensa siempre de los cívicos, aunque en este caso el pretexto eran los discapacitados. El de Derechos Humanos dijo incluso que presentaría una denuncia internacional, al parecer los cívicos han logrado incluso ganar a sus posiciones a estos individuos que por mostrarse « imparciales » caen en las falsedades que desde los medios se dicen, y por no ser criticados por los cívicos que curiosamente siempre les señalan como aliados del gobierno.

Concentración

En la concentración a la que convocaron los cívicos, Costas dio el discurso central, pero esta vez más radical que nunca: « Al sinvergüenza de Rada no lo reconocemos en Santa Cruz », dijo y a continuación la gente que asistió grita a Rada « hijo de puta, asesino ». « El excelentísimo asesino presidente de los bolivianos es el verdadero responsable, criminal, quiere comunizar el país, no respeta mujeres, no respeta a la prensa », añadió Costas.

El troglodita prefecto dijo más: « Un segundo pueblo que se llama Santa Cruz al que usted (Evo Morales) odia con tanta saña le dice que tiene que disculparse públicamente », a lo que la gente grita contra Evo « asesino, colla e mierda hijo de puta ».

Agregó que los estatutos están siendo aplicados desde el 4 de mayo, y que mandó una « ley » para que se apruebe, que permitiría al departamento tener una Policía « que nos proteja a los cruceños ». 

Los insultos contra los dóciles gobernantes fueron la constante en el discurso de quien se cree dueño de Santa Cruz: « A los cobardes, a usted García Linera, cobarde (la gente le grita ‘maricón’ a García Linera), que tembló de miedo cuando sancionamos la elección a subgobernadores ». « TIRANOS, SINVERGUENZAS, CÍNICOS, SIGAN TEMBLANDO », siguió mientras la gente empezó a gritar delante de Costas « INDEPENDENCIA ». Además le exigió disculpas al Comandante Nacional de la Policía que supuestamente no comunicó su « gesta de paz », de lograr que no haya violencia. En ese sentido, Costas confesó que el Comandante en la reunión hecha en el Comité Cívico se hizo « el bravucón ». « Y le dije que tenga respeto, que no sabe con quién estaba hablando », agregó. Eso podría demostrar que Costas impulsó las agresiones a los comandantes de la Policía, pues no salió con ellos y tampoco dijo nada en contra del ultraje a los jefes policiales.

El autoproclamado « gobernador » sentenció: « El próximo comandante de la Policía va a ser bajo mi mando, que soy comandante general del departamento. No voy a posesionar a ningún comandante más sino es bajo mi tuición ». « Nos vamos en paz y con la conciencia tranquila. Que no provoquen más porque la paciencia tiene un límite y se está agotando », finalizó.

De Ripley

Pero entre otros datos sobre el tema, hay que anotar que luego de las agresiones a los uniformados y como para no creer, el sábado el iracundo diputado podemista agresor de policías Wilfredo Añez se querelló en la FELCC contra el ultrajado Obleas, y dijo incluso que hubo intento de asesinato contra los « angelitos » unionistas, cívicos y podemistas. En tanto que el tirahuevos klinsky anunció que se pediría la destitución el Fiscal de Distrito, Jaime Soliz, (aunque dicho fiscal es apegado siempre a los cívicos).

En ese mismo rumbo, los desacreditados miembros de la Unión Juvenil Cruceñista ahora aseguran que los ministros no serán bienvenidos y « no vendrán » mientras no hagan lo que los cívicos quieren. « No descartamos ninguna medida. Aunque salga la policía y el ejército no vamos a tener miedo », aseguró el que lidera esa pandilla de delincuentes que tiene todo el respaldo del prefecto, los cívicos, los empresarios y de la prensa.

Prensa canalla

El rol de los medios masivos es sin duda fundamental para el accionar de los cívicos, pues éstos utilizan a los periodistas a su antojo, están cuando quieren y donde quieren, siguiéndoles los pasos y mostrando lo que quieren. Entonces, no podían estar ausentes en esta situación aprovechable, azuzando a la población, dando por ejemplo coberturas extensas a los llamados que hacían podemistas, cívicos y el dirigente pro cívico de los discapacitados (Jaime Estívariz), convocando a que « el pueblo se haga presente » en el lugar para tomar el Comando, a ello los terroristas del periodismo añadían que « se está convocando a la población por los abusos que la Policía cometió contra los discapacitados ».

Los titulares, durante el viernes y sábado tenían ese toque provocador, así Full televisión titulaba: « Hay violencia, no hay bono ». El canal del ex asambleísta del MAS Jorge Arias (defensor de los cívicos) Gigavisión tituló sobre la concentración convocada por Costas (aunque hubo poca gente): « masiva concentración: repudian violencia y represión (policial) ». El terrorista y racista canal Megavisión tituló cuando mostraban las imágenes de las agresiones brutales a los comandantes: « una tunda al comandante », « patadas, puñetes y palazos ». En el repugnante Unitel se titulaba: « represión contra discapacitados ». En los escritos, el periódico empresarial y pro-logiero El Deber tituló su apertura: « Torpeza policial provoca violencia y repudio civil », como si la población hubiese estado allí haciendo caso a los llamados (casi gruñidos) de los sedientos de violencia.

¿Cuál libertad de prensa?

El sábado también entre otras agresiones a personas que según los unionistas eran o « collas » o « masistas » o « pacos de civil », se agredió también a un camarógrafo del canal estatal, aunque rato antes Costas dijo que era Evo el que agredía a la prensa. Pero lo más repudiable de ese hecho es que este cámara no pareció haber recibido la solidaridad de sus colegas que se limitaban a grabar las imágenes de la agresión que le propinaban los que curiosamente dicen « defender » la libertad y la democracia. La libertad de expresión y de prensa que juran respetar los cívicos y sus seguidores es la que ellos consideran que les sirve, y la que no pues la combaten.

El cinismo de PAT

Un medio que ahora sigue la línea execrable del sensacionalismo es PAT que titulaba: « La gasificación continuó anoche: la policía corrió a los jóvenes unionistas », eso durante el medio día del sábado, mientras que al mostrar las imágenes de la agresión a los comandantes en una falaz « muestra » de « ética » de sus periodistas, el presentador (el terrorista verbal Jorge Robles) señaló que mostrarían los rostros de los « agresores que no respetaron a los oficiales ». Pues sí, mostraron los rostros de los vándalos pero eran unas imágenes muy difusas, nadie podría reconocer a esos delincuentes con semejante « ayuda » y muestra de « moral » que daba PAT. Pero el asunto fue más allá, cuando el mismo presentador luego del corte dijo que estaban recibiendo llamadas de los televidentes: « nos están llamando y criticando por mostrar los rostros de los que agredieron al comandante, en PAT no estamos de acuerdo con la violencia », dijo el presentador que horas antes  junto al resto de los periodistas en PAT eran los abanderados de la incitación a la violencia. En este mismo canal, así como otros durante la programación matutina del sábado se hacían los llamados para la convocatoria a El Cristo a través del generador de caracteres.

De todos modos para los medios empresariales toda actuación que haga cualquier sector -como la Policía- en contra de los intereses de los cívicos y empresarios es para condenarlo, en cambio los actos de violencia provocados por los ultraderechistas son ignorados o al menos minimizados, como ocurrió con el tema de la expulsión y ultraje a médicos cubanos en San Ignacio de Velasco, y muchos otros casos.

 

17/08/2008 20:45 Autor: ascnoticias. #. Tema: Santa Cruz. No hay comentarios. Comentar.

Los Marinkovic, procesados por usurpar tierras y estafar al Estado, no obedecen a los jueces y faltan a las audiencias

Posted in Política par colectivoboliviano sur 16 août, 2008

El Estado neoliberal entregó irregularmente 20,4 millones de bolivianos y 27 mil hectáreas de tierra a la familia del líder cívico de Santa Cruz

Redacción Bolpress

La familia del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz Branco Marinkovic obstruye las investigaciones y los juicios abiertos en su contra por el cobro irregular de 20 millones de bolivianos en Certificados de Devolución Impositiva (Cedeim) y por apropiación ilegal de tierras en el departamento de Santa Cruz. Los Marinkovic hacen lo imposible para trasladar los procesos de La Paz a Santa Cruz.

 

La hermana de Branco, Tatiana Marinkovic, es investigada por el Ministerio Público por la comisión de al menos cinco delitos, entre ellos falsedad ideológica, legitimación de ganancias ilícitas, uso indebido de influencias y defraudación fiscal. Fue citada por la Justicia en varias oportunidades, pero no acudió a los llamados.

Este viernes, la jueza 4to de Instrucción en lo Penal Margot Pérez suspendió una audiencia de apelación sobre la excepción de incompetencia territorial presentada por los acusados porque no se presentó la representante legal de la empresa IOL Sociedad Anónima, Tatiana Marinkovic. La Jueza fijará hora y fecha para una nueva audiencia y exigió la presencia de Marinkovic.

Según la viceministra de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción Nardi Suxo, « la ausencia de la representante de la familia Marinkovic es una muestra clara de cómo ellos están intentando perjudicar y obstruir la justicia; esperemos que la jueza tome en cuenta estas acciones a la hora de dictar las medidas cautelares ».

La aceitera IOL SA fue fundada en 1967 por Silvio Marinkovic, padre del líder cívico, y su producto más conocido en Bolivia es el aceite Rico. Actualmente la empresa procesa granos de soya y girasol y exporta a los países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), a Centroamérica y a Europa. En 2003 sus ventas ascendieron a 100 millones de dólares.

La familia del presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz y propietario de la empresa IOL se benefició con 20,4 millones de bolivianos en Certificados de Devolución Impositiva (Cedeim), mediante los cuales el gobierno devuelve a los empresarios el pago de impuestos por los gastos que hacen al exportar su mercadería.

Los Marinkovic crearon cinco empresas proveedoras de servicios e insumos inexistentes, se autogiraron cheques por supuestas compras valoradas en 11 millones de dólares y falsificaron documentos para recibir los 20,4 millones en 2000 y 2001. 

La familia habría sobornado a funcionarios del fisco para que le reconozcan supuestas ventas al exterior que nunca se concretaron. Un informe de la Contraloría General de la República confirmó que la empresa exportadora no existe.

En mayo de 2000, los representantes legales de IOL (Tatiana Marinkovic de Pedrotti, Silvio Marinkovic Svarsic y Nenad Matkovic Vranjican) giraron un cheque por 82.074 dólares y en noviembre de 2001 otro por 45.627 dólares en favor de Jorge Serrate Middagh, ex Jefe de la Unidad Distrital de Control Tributario de Santa Cruz, quien ejerció el cargo entre agosto de 2000 y noviembre de 2001. Lo extraño del caso es que estos desembolsos no figuran en los registros contables de la empresa.

Se presume que al menos 15 funcionarios del Servicio Nacional de Impuestos Internos fueron cómplices del fraude. Por eso, el 1 de octubre de 2007, Suxo presentó ante la Fiscalía de La Paz una denuncia contra los ex funcionarios.

La ex Directora Regional Santa Cruz de Impuestos Salomé Nasica Azogue aseguró que las devoluciones en el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2000 beneficiaron a 124 empresas con la aprobación de la Contraloría General de la República.

Pese a contar con una orden de fiscalización para verificar las operaciones de mercado interno de la empresa, a Suxo no se le permitió investigar y, al contrario, le iniciaron un proceso.

Las tierras de los Marinkovic

Los Marinkovic reclaman la propiedad de las haciendas Yasminka (12.587 hectáreas) y Laguna Corazón (14.364 hectáreas) en la provincia Guarayos del departamento de Santa Cruz, más grandes que las ciudades de La Paz y El Alto juntas. Los viciados trámites de saneamiento de ambas haciendas ilegales, porque se tramitaron después de 1996 en franca violación a la Ley INRA 1715, constituyen un caso ejemplar del sistemático asalto terrateniente en el oriente del país con la complicidad de ex autoridades del INRA, jueces y dirigentes indígenas corruptos.

Una parte de la hacienda Yasminka se sobrepone a la tierra comunitaria de origen (TCO) del pueblo guarayo, inmovilizada por el INRA en julio de 1997. El 100 por ciento de la hacienda Laguna Corazón se encuentra dentro de la Reserva Forestal de Guarayos creada por decreto supremo 08660 de 1969, el cual prohíbe expresamente asentamientos humanos y la otorgación de derechos agrarios en la Reserva.

Para el gobierno es inadmisible e insultante que el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz intente despojar a los indígenas guarayos de Santa Cruz las mejores 27 mil hectáreas de su territorio ancestral histórico, incluida la más bella y más importante laguna de la zona. « Pareciera que el gobierno moral de los cruceños (el Comité Cívico) se convirtió en un instrumento de agresión y despojo », lamenta el viceministerio de Tierras Alejandro Almaraz.

El Viceministerio de Tierras inició un juicio penal documentado contra Marinkovic, pero el proceso se entrampó varios meses debido a la « chicanería ». El empresario trasladó el juicio a Santa Cruz, un ambiente que no garantiza la correcta y transparente administración de justicia. 

« Cualquier boliviano mínimamente informado se da cuenta de que las autoridades judiciales de Santa Cruz serán victimas de presiones muy fuertes si se trata de enjuiciar a Branko Marinkovic », opina Almaraz, pero a pesar de todo confía en que las autoridades judiciales « resolverán el asunto con rectitud y que esa tierra tan injustamente despojada les será restituida a los guarayos ».

Ahora los Marinkovic intentan trasladar a Santa Cruz el juicio por los Cedeims y también otras investigaciones pendientes.

Un reporte del diario La Prensa reveló que ocho familias dueñas de grupos empresariales cruceños controlan el 14% del patrimonio del sistema bancario en Bolivia. Entre ellas figuran los Bedoya, Monasterio, Kuljis, Kempff, Petricevic, Tardío, Saavedra Bruno y los Marinkovic.

Datos de la Superintendencia de Pensiones Valores y Seguros dan cuenta que todas estas familias detentan aproximadamente 535,5 millones de bolivianos de los 3.931,8 millones que maneja la banca.

Tatiana Marincovik es accionista del Banco Económico (16,9%), cuyo patrimonio asciende a 218,5 millones de bolivianos. Según el último reporte del Registro del Mercado de Valores, Branco Marinkovic es uno de los directores de este banco, vinculación que no es permitida por las normas del sistema financiero.

 

El Seguro Universal Materno Infantil no llega a los pueblos indígenas por culpa de los municipios

Posted in Pueblos indígenas par colectivoboliviano sur 13 août, 2008

Erbol>Indigena>PolíticaLa Paz, 12 Ago (Erbol).- El Seguro Universal Materno Infantil (SUMI) no llega a los pueblos indígenas por culpa de la mala administración de algunos municipios del país.

El técnico Médico del Seguro Universal Materno Infantil (SUMI), Dante Ergueta informó que desde la promulgación de la Ley 2426 del 21 de noviembre de 2002, este servicio de atención de madres embarazadas y niños hasta los cinco años ha beneficiado a las mujeres de las ciudades, porque los municipios son los que se ocuparon de ejecutar los recursos correspondientes para brindar este servicio.

« b) Los recursos del Fondo Solidario Nacional provenientes de Las Cuentas Municipales de Salud se utilizarán para atender, única y exclusivamente las prestaciones del Seguro Universal Materno Infantil que sean demandadas en la jurisdicción municipal por todo beneficiario que provenga de cualquier municipio y estarán compuestas por: a) El 10 % de los recursos de la Participación Popular (Coparticipación Tributaria Municipal). La Cuenta Especial del Diálogo 2000, se usaran para compensar a aquellos municipios, una vez que se haya utilizado el 10 % de la Coparticipación Tributaria. En caso de existir remanentes de los recursos establecidos en el inciso a), después de financiada la atención del Seguro Universal Materno infantil, el Gobierno Municipal deberá destinarlos a inversión en infraestructura sanitaria y saneamiento básico o programas especiales en Seguro de Salud”, Art. 4 Ley 2426.

Personeros del Ministerio de Salud informaron que de los 327 municipios el año 2006, sólo 19 accedieron al Fondo Solidario Nacional (FSN), porque ejecutaron sus recursos por Ingresos de Coparticipación Tributaria, que financia el Seguro Universal Materno Infantil. 

Otra de las causas para que las mujeres y niños no accedan a este servicio es la barrera cultural “tenemos en las zonas alejadas que el médico formado en la universidades llega, así que las personas buscan otro sistema de salud; que será absuelto por el nuevo sistema de salud”, señaló Ergueta.

El personero del SUMI indicó que cuando se desarrollo este programa tuvo la participación de la comunidad, a través del Directorio Local de Salud (DILOS) y la nueva política de salud familiar intercultural, incorpora de nuevo a un representante elegido a través de los usos y costumbres. 

El gobierno bate récord del 53,7% y se acerca a los « dos tercios » de apoyo popular

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 12 août, 2008

La derecha pierde dos prefecturas y en la « media luna » se robustece la oposición regional

Redacción Bolpress

En las últimas tres décadas, ningún Presidente tuvo mayor legitimidad política y apoyo popular que el Presidente Evo Morales. El Movimiento al Socialismo (MAS) ganó por mayoría absoluta las elecciones presidenciales en 2005 y la elección de asambleístas en 2006, y en el referéndum revocatorio de 2008 Morales y su Vicepresidente Alvaro García Linera son ratificados con una votación cercana al 65% con tendencia ascendente.

Escrutado el 57 por ciento de los votos emitidos en el referéndum del 10 de agosto, la Corte Nacional Electoral (CNE) informó que el Presidente Morales fue ratificado con un 62.88 por ciento. Al 72.27% del cómputo, el apoyo al oficialismo subió al 64.37%. Horas más tarde, Morales declaró a la cadena Telesur que el 65% de los bolivianos y bolivianas le respalda. Le faltan dos puntos para alcanzar los « dos tercios » de votos que necesita para aprobar su proyecto de Constitución.

Las cadenas mediáticas privadas opositoras a Morales, basándose en sondeos preliminares en boca de urna, interpretaron este lunes que el revocatorio terminó en « empate », ya que el pueblo ratificó al Presidente y también a los prefectos opositores de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.

 

Intentando minimizar la victoria del gobierno, la prensa conservadora destacó que Morales fue « revocado » en al menos cinco departamentos, según datos parciales en boca de urna recogidos el domingo por empresas encuestadoras privadas.

Este lunes, resultados oficiales de la CNE que aún son parciales dan cuenta que el Presidente Morales fue ratificado en seis departamentos con más del 50 por ciento más uno de votos. El Mandatario se jacta de haber arrasado en las zonas rurales de los nueve departamentos, en algunos casos con más del 90% de apoyo.

El cómputo oficial del 100 por ciento de votos emitidos en Tarija confirma la ratificación del prefecto Mario Cossío con 58%, en tanto que el Presidente Morales obtuvo 49,83%.

Respaldó al gobierno más del 40% de los votantes de los departamentos de Santa Cruz y Beni, bastiones de la oposición derechista en Bolivia. En la elección presidencial de 2005 votaron por el MAS 207.785 personas (33%) en Santa Cruz y ahora apoyan a Evo más del 40% de los cruceños. « Nos faltó unos 400 votos para llegar al 50% más uno » en Tarija, dijo Morales.

Las elites políticas y empresariales parapetadas en las regiones, que perdieron aliados en La Paz y Cochabamba, y las cadenas mediáticas que les sirven no pueden desconocer la autoridad de un gobierno legítimo apoyado por la amplia mayoría de los bolivianos, afirman varios analistas nacionales y extranjeros.

 

En el nuevo escenario político abierto por el referéndum, la « media luna » juega como una minoría a nivel nacional y debe enfrentar mayor oposición interna. Sin desmerecer la demanda autonómica legitimada por el voto principalmente en cuatro ciudades capitales, ahora es más difícil que la derecha subordine la seguridad nacional a sus intereses regionalistas.

 

El presidente de la Comisión de Política Social de la Cámara de Diputados Guillermo Mendoza (UN) dijo que el referéndum ha dado un mensaje al Poder Legislativo para que empiece a trabajar con el oficialismo sin soberbia. « Esta ratificación tan importante de nuestro Presidente nos debe enseñar a respetar su investidura más allá de las diferencias políticas. El Congreso tiene que empezar a generar una cultura política de apoyo a nuestros gobernantes y no un eterno complot para derrocar al rival ».

En las últimas horas los gobiernos de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) expresaron su satisfacción por la alta participación ciudadana en el referéndum revocatorio en un marco de tranquilidad y de normalidad. La legitimidad y normalidad del acto plebiscitario reafirma el proceso democrático boliviano y la solidez de sus instituciones.

UNASUR destaca el respaldo obtenido por el gobierno boliviano y espera que las partes que participaron en este acto democrático atiendan el llamado al diálogo del Presidente Morales con el fin de que la institucionalidad y la democracia salgan fortalecida

Agroindustriales autonomistas en deuda con el Estado “andinocentrista »

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 7 août, 2008

La burguesía agroindustrial incubada por el Estado comanda hoy el movimiento autonomista de Santa Cruz; profieren los alaridos independistas más radicales algunas familias de inmigrantes que prosperaron a la sombra del “centralismo”

(UPIC-Tierra).- Dirigentes cívicos, líderes empresariales y connotados intelectuales cruceños quieren crear en Santa Cruz un gobierno autónomo con facultades ejecutivas, legislativas y jurídicas plenas más que federales fundamentalmente porque los ha “defraudado” el Estado “burocrático y andinocentrista” que marginó y abandonó a su región.

El despreciable centralismo “altoperuano, colla, indio, feo, dictador e ineficiente” tiene la culpa de casi todos los males nacionales y regionales, coinciden el prefecto Rubén Costas, el presidente del Comité Cívico Branco Marinkovic, el director de Autonomías de la Prefectura Carlos Dabdoub, el máximo asesor legal Juan Carlos Urenda, el alcalde Percy Fernandez, el ex alcalde Sergio Antelo y la historiadora Paula Peña, entre otros dirigentes del movimiento autonomista cruceño.

La burguesía agroindustrial, los “intelectuales orgánicos” y el aparato mediático regional sugieren que Santa Cruz es el departamento más grande, pujante y desarrollado de Bolivia gracias a la laboriosa y emprendedora cultura “camba”.

Deliberadamente ocultan que después de la revolución nacionalista de 1952 el Estado incubó una burguesía agroindustrial en Santa Cruz como pivote del desarrollo capitalista en Bolivia, la cual se enriqueció a la sombra de los sucesivos gobiernos en el último medio siglo.

Las nuevas generaciones de cruceños autonomistas ignoran que muchos empresarios recibieron gran cantidad de fondos y ayudas públicas que jamás llegaron a los pequeños productores y al pueblo en general.

Las obras del Estado en Santa Cruz

Por recomendación del gobierno de Estados Unidos,[1] la “marcha al oriente” y el desarrollo agroindustrial fue una de las principales políticas económicas que llevó adelante el régimen del MNR luego de la revolución protagonizada por indios y obreros del occidente del país en 1952.

El Estado nacionalista repartió tierras, créditos, maquinaria y ejecutó políticas públicas explícitas para apoyar a los empresarios agropecuarios, especialmente del departamento de Santa Cruz.

La reforma agraria no perjudicó a los gamonales que ya existían en el oriente, al tiempo que regaló enormes predios a los allegados del régimen con la esperanza de que los antiguos y los nuevos latifundios se conviertan pronto en “empresas agrícolas” productivas. [2]

Además de dotar tierras y mano de obra con agresivos planes de colonización, el Estado multiplicó la inversión pública en la construcción de ingenios, complejos agroindustriales y vías de vinculación nacionales e internacionales.

El Estado central construyó las carreteras La Paz – Cochabamba – Santa Cruz que integraron al oriente con el occidente del país. Se edificaron caminos desde Santa Cruz hacia Portachuelo – Buena Vista – Puerto Grether con más de 1.000 kilómetros de extensión. Se tendieron las líneas férreas Santa Cruz – Argentina (531 kilómetros) y Santa Cruz -Brasil (615 kilómetros).

En la década de los 50, la Corporación Boliviana de Fomento (CBF) amplió el ingenio La Esperanza, construyó el ingenio La Bélgica y estableció las plantas azucareras de Guabirá y San Aurelio con inversiones superiores a los 25 millones de dólares. El núcleo inicial de la inversión agroindustrial en el oriente fue el ingenio Guabirá en el norte cruceño.

En 1960 se creó la Comisión Nacional para la comercialización del arroz (CONCA), sustituida en 1968 por la Comisión Nacional del Arroz (CONAR). Se fundaron estaciones experimentales para investigación agrícola en Saavedra y Belén, Tamborada, Riberalta, Reyes, Trinidad y Villamontes. El Estado importó al menos 1.300 tractores, 5.000 arados de vertedero y 2.500 arados de hierro.

El Banco Agrícola Boliviano (BAB) repartió créditos de fomento a manos llenas hasta que quebró en 1992. Se estima que entre 1955 y 1983 el BAB entregó 12 mil millones de pesos bolivianos en créditos para capital de inversión y de operación, 44 por ciento de los cuales fue a parar al departamento de Santa Cruz. Otras investigaciones estiman que el 42% de los 21,8 millones de dólares de créditos agrícolas del BAB distribuidos entre 1955 y 1969 benefició a productores cruceños. A partir de 1967, los grandes propietarios algodoneros comenzaron a recibir financiamiento del Banco del Estado. [3]

Sin duda, el vilipendiado Estado centralista hizo el mayor esfuerzo de la historia republicana para diversificar la economía nacional, sustituir importaciones e integrar al país. Además, la desproporcionada asignación de recursos fiscales, una dudosa repartición de tierras y una poco transparente política de concesión y pago de créditos enriqueció a la mimada agroindustria cruceña en menos de dos décadas.

La nueva burguesía cruceña se fortaleció aún más cuando comenzó a recibir los excedentes de la producción hidrocarburífera en las dictaduras. La elite regional ganó influencia política, acumuló créditos y tierras en el régimen de facto de Hugo Banzer.

En el período 1971-1978 la dictadura militar utilizó la tierra y los créditos basados en la tierra para consolidar su base social y económica. Algunos empresarios se gastaron el dinero en automóviles, viajes, mansiones o invirtieron en minas y concesiones forestales. Muchos no pudieron pagar y Banzer terminó condonando 60 millones de dólares a menos de mil productores de algodón y soya.

Entre 1970 y 1974 la participación cruceña en las exportaciones nacionales aumentó de 7% a 37%, principalmente petróleo, gas y algodón. En la segunda mitad de la década del 70, Santa Cruz se convirtió en un importante centro de producción y exportación de cocaína.

La jauja neoliberal

Los privilegiados agroindustriales cruceños aprovecharon bien las políticas estatales que facilitaron las importaciones de bienes de capital a comienzos de la década del 80, cuando estalló la hiperinflación. Sus ganancias se multiplicaron tras la instauración del neoliberalismo a mediados de la década.

Con la premisa de “exportar o morir”, el Estado neoliberal invirtió grandes cantidades de dinero para fortalecer al empresariado agroexportador y aprobó decenas de políticas estatales de fomento, entre ellas la devolución de impuestos a los exportadores, subsidios indirectos a través de empresas estatales de transporte y la ley de Inversiones de 1990. Proliferaron los proyectos financiados por USAID y se concretó el gran proyecto de las Tierras Bajas del Este costeado por el Banco Mundial.

El Estado negoció un acuerdo de libre comercio con los países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) para que los agroindustriales de Santa Cruz exporten soya con preferencias arancelarias.

Los agroindustriales que se apoderaron ilegalmente de tierras fértiles entre fines de los 70 y mediados de los 80 “legalizaron” sus latifundios y comenzaron a recibir créditos del BID y de la CAF para desmontar áreas y ampliar de manera irrestricta los cultivos de soya.

La Ley INRA dio inicio a una reforma agraria asistida por el mercado en 1996, la cual aceleró la titulación, el registro y el catastro de propiedades con el objetivo principal de dar “seguridad jurídica” a los propietarios y atraer “inversiones”.

El nuevo modelo mercantilizó y concentró las tierras de Santa Cruz, y también “consolidó” los derechos de latifundistas que se adueñaron de miles de predios “de engorde” en los últimos 40 años.

Entre 1953 y 2002 se distribuyeron casi 36 millones de hectáreas en el departamento de Santa Cruz. Los medianos y grandes empresarios obtuvieron el 73 por ciento de la tierra y los pequeños productores recibieron apenas el 6%. El reparto fue particularmente intenso en los períodos 1974-1978 (20,7% de la tierra) y 1989-1993 (16,2%). [4]

Familias de latifundistas como los Petricevic obtenían auto préstamos del Banco Unión (del cual eran los mayores accionistas) hipotecando sus latifundios “de engorde”. El Banco Unión quebró y el Estado tuvo que asumir las millonarias deudas. [5]

Y a pesar de todos los programas de apoyo, el complejo soyero mantuvo su naturaleza primaria poco competitiva y concentrada en exportaciones a la CAN. A fines de los 90 los “agronegocios” soyeros repitieron las taras de los ciclos productivos del azúcar y el algodón: bajo rendimiento y crecimiento sustentando en la expansión de la frontera agrícola y en la especulación de tierras, no en la modernización técnica.

Los exportadores de soya y girasol obtuvieron ganancias exorbitantes en los últimos años con el favor del despreciado Estado “centralista”. Cuando el precio del barril de petróleo trepó hasta los 100 dólares, los agroindustriales de Santa Cruz acaparaban más de 100 millones de dólares de los 250 millones de dólares de subvención estatal al diesel, estimó el ministro de Hacienda Luis Arce.

Conclusiones

El Estado “burocrático y andinocentrista” no marginó ni abandonó al departamento de Santa Cruz en los últimos 50 años. Sin embargo, los sucesivos gobiernos nacionalistas, los regímenes de facto y el Estado neoliberal se olvidaron de las grandes mayorías cruceñas y privilegiaron a un minúsculo grupo empresarial.

La burguesía agroindustrial históricamente beneficiada con políticas públicas de fomento hoy comanda el movimiento autonomista de Santa Cruz y exige al gobierno nacional un nuevo pacto político para “democratizar” el poder. Lanzan los alaridos independistas más radicales algunas familias de inmigrantes que prosperaron a la sombra del Estado central.

Fuentes:

1. “La ‘media luna’ sobre Bolivia: Nación, región, etnia y clase social” (The «Half Moon» over Bolivia: nation, region, ethnicity and class); Willem Assies; Leiden University / w.j.assies@law.leidenuniv.nl

2. “No todo grano que brilla es oro. Un análisis de la soya en Bolivia”, Mamerto Pérez Luna, CEDLA, 2007.

3. “Los barones de Oriente: El poder en Santa Cruz ayer y hoy”, Ximena Soruco, Wilfredo Plata y Gustavo Medeiros, Fundación Tierra. 2008.

4. “Agricultura en Santa Cruz: de la encomienda colonial a la empresa modernizada (1559-1985)”, Mario Arrieta, ILDIS, 1990.

5. “La cuestión agraria: Entre latifundistas y avasalladores”, Carlos Romero B., Cejis, 2005.

6. “Visión de país: Desde las naciones indígenas y originarias, los movimientos sociales organizados y la sociedad civil”; MAS Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos; Asamblea Constituyente, 2007.

[1] En el marco del tratado de cooperación bilateral entre Bolivia y Estados Unidos suscrito durante la Segunda Guerra Mundial, una misión norteamericana presidida por Mervin Bohan propuso en 1942 una agresiva y activa intervención del Estado en el desarrollo agroindustrial de Bolivia a través de la vertebración caminera; la modificación de políticas impositivas sobre la tierra, la redistribución de tierras, la redistribución de la población y la ocupación de espacios geográficos insuficientemente habitados, entre otras acciones.

[2] En el quinquenio 1953-1958 se distribuyeron más de 95 mil hectáreas de tierra en Santa Cruz entre un poco más de 1.000 beneficiarios. (INRA)

[3] Los créditos agrícolas para Santa Cruz casi se duplicaron en el período 1955–1975. Entre 1960 y 1965 los préstamos del BAB representaban el 2% del PIB agropecuario, tendencia que se mantuvo en el período 1966-1971. Entre 1978 y 1982 los créditos del BAB alcanzaban el 5% del PIB y en la década de los 80 superaron el 16%.

[4] Un informe preliminar del INRA indica que en todo el país 3.142 personas se beneficiaron con dobles dotaciones que abarcan una superficie total de 8,6 millones de hectáreas. 482 personas accedieron a triples dotaciones (3.1 millones de hectáreas); 174 personas recibieron cuádruples dotaciones (1.6 millones de hectáreas) y 72 personas obtuvieron cinco o más dotaciones que abarcan una superficie de 844 mil hectáreas. La mayor cantidad de dotaciones múltiples ilegales se concretaron en el departamento de Santa Cruz.

[5] De una cartera total aproximada de 3.084 millones de dólares a diciembre de 1994, los préstamos destinados a la agricultura representaban el 10.5% (324 millones de dólares). Los préstamos agropecuarios en mora constituían el 86.3% de la mora total a escala nacional a fines de ese año.

Los medios, la clase media y los intereses estadounidenses en Bolivia

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 6 août, 2008

por alejandro saravia

 La clase boliviana dueña de los medios de comunicación maneja y reproduce en Bolivia los mensajes de Washington y la oligarquía local que buscan detener, manipular y sabotear a cualquier precio no sólo el referendum revocatorio, sino el proceso mismo que ha reconocido en el indígena, en el mestizo pobre, al ciudadano y al actor político.

 El control de los medios de prensa por parte de pequeños grupos de poder, de familias que han medrado a costa del Estado es actualmente la mayor amenaza a las libertades democráticas y los intereses económicos de la población boliviana.

 Esos grupos confunden a los ojos de la opinión pública la libertad de prensa con libertad de empresa. La libertad de prensa, en Bolivia, es la manipulación, la verdad a medias, o la misma mentira. La libertad de prensa es todo aquello que asegure un status quo que beneficia a los empresarios de los medios de comunicación y a su clase social, a ese empresariado que más que ser una burguesía es una clase compradora.

 Ese status quo es el que empezó en 1982 con un Estado boliviano cuya administración fue coto privado del partidismo corrupto del MIR, el MNR y ADN, grupos políticos que mediante las “cuotas de poder” defendían los intereses de aquellos sectores de la empresa privada boliviana que hizo grandes negocios al amparo de las dictaduras militares y gobiernos civiles corruptos. (Pedro Rivero, dueño del periódico cruceño “El Deber”, además de otros 7 diarios, 2 radioemisoras y 2 canales de TV, fue embajador del ex dictador Hugo Bánzer. Un aliado de Gonzalo Sánchez de Lozada, Osvaldo Monasterio, de la Red Unitel, posee, además de medios de comunicación, vastos intereses en la agricultura y la ganadería.)

 Estos grupos son los que actualmente generan los mensajes mediáticos que van formando el panorama mental entre la población boliviana. Sus mensajes van rayando la cancha de juego donde se forman los imaginarios colectivos y se articulan las movilizaciones sociales. A esto se suma la agresiva campaña gris de Estados Unidos contra Evo Morales. (El periódico Los Tiempos publica artículos firmados por Donald Rumsfeld. Así, la venta de publicidad política a favor de los intereses estadounidenses se disfraza de opinión periodística.)

 El sumario ejecutivo de la doctrina para operaciones psicológicas conjuntas (Doctrine for Joint Psychological Operations), firmado en septiembre de 2003 por el general estadounidense James A. Hawkins (USAF) establece que las operaciones psicológicas estratégicas son actividades internacionales de información, conducidas por las agencias del gobierno de Estados Unidos (USAID) con el fin de influenciar las actitudes, las percepciones y las conductas, en este caso de los bolivianos, a favor de los intereses y objetivos del gobierno estadounidense. Estos programas son conducidos fuera de la arena militar pero pueden contar con los recursos, en este caso el financiamiento, del Departamento de Defensa estadounidense.

 Ahora bien, el interés de Estados Unidos en Bolivia es el cambio de gobierno. Washington quiere deshacerse de Evo Morales (ya se han caído dos de sus tres helicópteros). La Casa Blanca quiere a un Tuto Quiroga, un Mauro Bertero o un Branko Marinkovic en la presidencia del país. Las transnacionales del petróleo quieren volver al antíguo régimen de utilidades y de saqueo de las materias primas bolivianas. Son los grandes intereses mineros los que quieren un retorno al pasado, a un Estado boliviano administrado aunque sea por una cleptocracia corrupta como la de Gonzalo Sánchez de Losada, sí, pero cleptocracia fiel a Washington.

 Por otro lado, ese retorno al período de saqueo del país y la discriminación económica, política y cultural de la mayoría indígena boliviana requiere a su vez la adhesión de la  clase media boliviana, de cierta clase timorata, alienada, racista, que no ve ni reconoce en sus propios rasgos su raíz indígena.

 En Bolivia no hay una población blanca demográficamente relevante, (blanca en el sentido anglosajón), hay colonizantes. Internacionalmente, la identidad boliviana no es racial, es cultural. Los que se llaman blancos son sobre todo círculos de poder económico que se oponen al gobierno de Morales y Linera. La tez que se quiere blanca es la que ha llegado a Bolivia proveniente de regiones golpeadas por la guerra y la miseria. La oligarquía cruceña salida del refugio y la inmigración, ya no recuerda, o no le interesa hacerlo, la discriminación y la violencia que dio origen a su presencia en Bolivia.

 Huérfana de ideas e incapaz de reconocer su propia herencia indígena, tanto cultural como biológicamente, aquella parte de la clase media boliviana que se opone de manera instintiva a las propuestas políticas del gobierno de Evo Morales no encuentra otra manera de expresarse que no sea el racismo disfrazado de discurso autonomista.

 El indio Morales Ayma, sentado en el Palacio Quemado le confronta a su propio rostro, a sus propios valores. En un país de racismo atávico, aquella clase media boliviana, que ya quisiera ser alta, blanca y anglo-hablante, descubre que el andamiaje de segregación racial, que era parte constituyente del funcionamiento del aparato estatal, se viene abajo. Esa clase media boliviana ve aterrada que los indios ya no se resignan a ser aparapitas o empleaditas esclavas de las tareas domésticas. Le asusta ver que los indígenas bolivianos son también capaces de administrar un Estado y de proponer alternativas económicas que ponen al descubierto el simplismo económico de quienes creen que Bolivia debe ser administrada para satisfacer la angurria de las transnacionales. La falsa sapiencia de los economistas graduados en universidades extranjeras, el librecambismo importado, la ideología del “exportar o morir” ha causado más bien la debacle de varios sectores productivos y sus respectivos mercados internos y ha convertido a las ciudades en espacios urbanos de vendecositas y ropavejeros. El neoliberalismo se ha agotado como modelo económico viable.

 La clase media boliviana que votará contra Evo Morales no se da cuenta de que su propia condición de clase exige necesariamente la explotación y el abuso de la población indígena. Su razón de ser va en ello. ¿Qué haría la clase media sin “la chica de la casa, sin el “a ver hijo, cargámelo este bultito”? ¿De qué reiría esa clase sin las ocurrencias del plumífero de Paulovich y “su imilla Winona”?, ¿sobre quien escribiría en términos que confunden el humor con el racismo? ¿A quiénes pondrían a trabajar los terratenientes esclavistas, ya sin ayoreos o guaraníes que explotar?

 En la culta Sucre, aquellos que agreden e insultan a los indígenas, vistos por las cámaras desde el exterior del país son tan indígenas como los que son obligados a besar la bandera de Sucre. Eso sí, se creen “blancos” porque así está escrito en el certificado de nacimiento: “raza: blanca”. Porque la dicción de su español no muestra un sustrato de lengua indígena. Porque se siente orgullosos de su pobre monolinguismo español. La ciudad de los muros blancos, la ciudad estudiante, la ciudad del 25 de mayo de 1809 no es más que una pequeña ciudad atrasada, habitaba por una población insegura culturalmente, alienada políticamente, e incapaz de reconocer frente al espejo el color de su tez, su constitución de indígena, su herencia quechua o aymara, su cultura nutrida por los primeros pueblos, ellos que son los dueños legítimos de la tierra que los cultos ciudadanos de Sucre pisan cada vez que cruzan la plaza donde, con gran honra, según ellos, infligieron a una población indígena una serie de actos aberrantes en nombre de la autonomía y el tribalismo. Basta el trabajo de documentación de un boliviano en la praxis, como es César Brie, para mostrar al mundo el verdadero rostro de la “gente bien” de Sucre, un rostro monstruoso, capaz de humillar y ofender profundamente al indígena boliviano.

 Refugiada en los boliches de la plaza Colón, El Prado y la Av. Libertador, la clase media cochabambina, aquella que se opone a una Constitución más justa, y que ahora quiere que Evo sea echado del gobierno, sueña cada noche con ser clase media en Miami, en algún suburbio de Washington, idealmente sin negros.

 La clase media cruceña, la que quiere ser “americana’ aunque en los hechos se nutra más de la cultura andina que de la estadounidense, cree que su raquítica copia del carnaval de Río de Janeiro es suficiente como signo inequívoco de identidad cultural. Esa clase media oriental que condena al indígena en el Palacio Quemado en nombre de la autonomía, la libertad y la democracia es la misma que no duda en montar sobre un tablado a la mujer cruceña y exhibirla como objeto de exposición ganadera, haciendo de ella un símbolo de alienación y racismo contra las mujeres indígenas.

 Esta es la clase media boliviana formada por los medios de comunicación privada. Esos medios son los que fomentan el racismo, la alienación cultural, el prejuicio, el chauvinismo provinciano, el culto a las banderas, la glorifiación de grupos violentos como la juventud cruceñista, o la tarijeñista o la sucrencista.

 Estos son los intereses estadounidenses en Bolivia: formar y financiar grupos de oposición a la presidencia del indígena Evo Morales. Alquilar por debajo de la mesa a la prensa nacional. La condición de colonia del Estado boliviano debe ser defendida en nombre de los intereses de Washington. El racismo como norma de funcionamiento social debe ser mantenido. La clase media alienada, la que sueña con el “American lifestyle” debe ser mantenida en ese estado de dependencia ideológica. La clase compradora, la oligarquía boliviana, la que asegurará la entrega de los hidrocarburos y minerales a las transnacionales, debe ser llevada al Palacio Quemado. Por todo esto, hay que votar contra el Evo. Hay que sacar del depósito el viejo espantapájaros del totalitarismo comunista, de la amenaza cubana y venezolana. Que sean los propios bolivianos, los manipulados por la propaganda gris y por los medios de comunicación al servicio de la oligarquía, los que acaben con el sueño de un país medianamente soberano. Nadie mejor que ellos para actuar al servicio de los intereses estadounidenses en Bolivia. 

Page suivante »