COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


LA BATALLA POR LA MEDIA-LUNA HA COMENZADO

Posted in OPINION par colectivoboliviano sur 9 septembre, 2008

Por Flavio Dalostto

Sí. La Batalla por Bolivia, la ha ganado Evo con el voto del Pueblo, el pasado 10 de agosto, donde el presidente indígena fue confirmado en su mandato, por más de 2/3 de los votos. Esa misma batalla por Bolivia nos mostró también el crecimiento del apoyo popular a Evo Morales en el bastión de la oposición oligárquica, la llamada « media-luna » (aunque a estas alturas, y con la frialdad de los votos favorables a Morales, se parece más a un « cuarto-menguante »). Este crecimiento en el territorio « autonomista » (hoy sabemos que son separatistas) del MAS de Evo, es lo que desesperó a la oposición, y la lleva a jugar sus violentas últimas cartas a « Todo o Nada ». No hay más diálogo entre el gobierno nacional y los 5 prefectos díscolos. No puede haberlo. Ambos sectores juguetearon con el tiempo, esquivando el final ineludible, sabiendo de antemano que ambas tendencias no pueden co-existir… La una es la integridad de la Patria, con soberanía política e inclusión social para los pobres. La otra es el robo de lo más jugoso del país, sometimiento a Estados Unidos y mantenimiento de los bochornosos privilegios de clase de una minoría terrateniente y agro-industrial, crecida a la sombra de las últimas dictaduras bolivianas y de las seudo-democracias como la de Sánchez de Losada.

Ahora la batalla es por la « media-luna » (Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija), donde más del 45% de la población votó por Evo, debilitando a los separatistas. Hablando « argentinamente », Evo les mojó la oreja y no se lo perdonan. O comparando « perrunamente », el indio se dio el lujo de marcarles el territorio con orín ¡les meó la casa! Saben que Evo, aún no riéndose se les burla. Mientras la oligarquía se desespera ante cada elección que le da más poder a Morales, éste se « juega un picadito » o « se rasca la panza ». El cocalero es un artista en el arte de enloquecer al contrario. Sabe, que parte de la guerra es « psicológica », « propagandista », « mediática », y sabe como hacerlo. Transformó a la hoja de coca, relacionada casi exclusivamente con la cocaína, en el símbolo cultural máximo de los Andes. Evo es astuto, pero los « otros » son perversos. Morales derrotó ampliamente al 100% de los grandes medios de comunicación, todos privados, con « la conciencia del Pueblo » y miles de blogs y páginas webs en el mundo entero que lo apoyan. Este incalculable respaldo mediático informativo y alternativo, además del papel fundamental del ABI, a Morales se le hace por simpatía y por ideología. A Evo, este apoyo internacional, no le cuesta ni un peso. Es por puro idealismo. Morales sabe que la batalla por la media-luna es inevitable, ninguno de los bandos en pugna renunciará a ella, porque sería firmar la rendición y extinción de uno de ellos. Nada podrá detener el choque, ni la OEA, ni la iglesia católica ni los países amigos. A lo sumo, se podrá disminuir el ruido del estremecimiento. Ambas facciones están ahora « midiendo fuerzas », estamos viviendo las « escaramuzas » de la batalla: un bloqueo allá, una toma de una oficina nacional acá, una golpiza a un militar por allí, una bomba más allá.

Todos arriesgan mucho. Es una batalla decisiva y definitiva. Solo uno quedará en pie. Evo alarga su reacción, dejando que el enemigo se desgaste en medidas impopulares. La « inacción » de Evo los desespera más. Quieren un muerto. Necesitan un mártir del cruceñismo. Algo para decirle al Mundo: ¿Vieron? ¡Ahí está el indio maldito, monstruo asesino de uno de los nuestros!

Como el indio no responde, se desesperan aún más, y se envalentonan con los discapacitados, con los policías, con los militares y hasta ¡con un bebé! Amenazan tomar los pozos de petróleo para perjudicar a Argentina y Brasil, los amigos de Evo.

Por otro lado, Morales tampoco puede permitir que hagan lo que quieran… Sabe que el desprestigio de « ellos » llegó hasta las fronteras del infierno, que para la opinión pública internacional y para casi el 70% de los bolivianos, la contra es « nazi » y ahora « terrorista ». Sabe que el patrimonio de la violencia es de exclusiva propiedad de « los monstruos cívicos ». Él está contando las balas disparadas, igual que en una película de western, donde el « muchacho » cuenta las balas del contrario para saber cuando se le acaban las municiones, y así elegir el momento justo para contra-atacar. De eso se trata esta cosa. El momento del contra-ataque. El indio mide el momento justo. Sabe que si se adelanta, el enemigo puede tener una bala extra y ultimarlo. Si tarda demasiado, les daría tiempo para recargar y fortalecerse. La concentración es milimétrica, precisa, molecular. Evo sabe también que debe darle una victoria a su Pueblo. No solo una victoria electoral (eso ya está). Una victoria « más vulgar », para el común de sus partidarios. Una victoria de afianzamiento de la territorialidad, un « poder pisar aquí y allá », sin que el avión presidencial revolotee arriba de 20 jóvenes borrachos pagados por las prefecturas y se vaya a aterrizar a « territorio amigo ». Morales sabe que no puede dejar que « hagan lo que quieran », porque su imagen de fortaleza no-violenta, de promontorio marino azotado por las olas violentas, de acantilado inconmovible ante la furia del mar, puede virar hacia la debilidad, hacia « ganamos en las ánforas, pero no podemos pisar 5 capitales departamentales ». Evo sabe que debe hacer pie y que debe obtener una « victoria más terrenal », siguiendo la línea de « ni un muerto por nuestra causa ». Es difícil. Evo camina a 100 metros de altura sobre una cuerda floja, el equilibrio lo es todo en esta coyuntura, la acción desaforada y la inacción vegetativa son, ambas, el camino seguro hacia la derrota. No es fácil para el Indio. La pasión se la dio el ardiente sol del Chapare tropical, la paciencia la heredó del mezquino desierto orureño. Él debe combinar sus dos naturalezas, sin fallar. Así lo ha colocado la historia, en este increíble desafío, de combinar el puma y la piedra, la poesía y la matemática, la paz y la guerra.

El creativo Evo Morales, puede tomar muchas medidas para seguir desgastando a « la contra ». El recorte de dinero a las prefecturas, para pagar los daños y pérdidas que los grupos de choque de éstas producen al estado boliviano, es una de ellas. Otra medida, podría ser trasladar provisoriamente, las capitales departamentales a otros lugares y dejar a « los cívicos » oficinas vacías y sin poder financiero. También se puede enviar los fondos directamente a los municipios y hasta crear nuevos departamentos orientales como lo vienen reclamando sectores de la Amazonía, Chiquitanía y Chaco, para restar influencia a las oligarquías de Trinidad, Santa Cruz y Tarija. Y por sobre todas las cosas, EL PUEBLO EN LA CALLE Y EN LA RUTA. Sin Pueblo no hay Victoria.
Es mucho lo que se puede hacer. Hasta ahora Evo ha reaccionado como un padre responsable ante un niño que patalea caprichosamente, para que le compren un juguete. El problema es, si el niño extrae un revolver cargado y apunta a su padre para que le de lo que quiere. ¿Cómo reaccionará el padre? Debe tratar de desarmarlo, sin que nadie muera. Los tambores de la guerra redoblan en el oriente boliviano.

La batalla por la media-luna ha comenzado.
http://la-opinion- argentina. blogspot. com/

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :