COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


La falsedad de los pañuelitos blancos

Posted in OPINION par colectivoboliviano sur 9 octobre, 2008

Carlos Echazú Cortez

Es en momentos como el que hoy vive nuestro país en los que realmente podemos saber quién es quién. La tragedia de los campesinos pandinos, (y por ende de todos los bolivianos), a la par de la monstruosidad de los genocidas neoliberales, desnudan la realidad de nuestra sociedad y cada quién aparece tal como es. Los dos extremos del comportamiento humano, la heroicidad de unos y la perversión de otros, muestran hasta donde es capaz de llegar cada quién. De ahí que necesariamente todos aparezcan tal como son.

Esto es completamente cierto no sólo para los protagonistas de aquellos hechos, sino también para todos los que miramos y, de una u otra forma, reaccionamos ante aquello. Por eso es que las tentativas de algunos « analistas », « periodistas » y demás especimenes del neoliberalismo descubren la verdadera esencia de éstos cuando, contra toda lógica, pretenden presentar la masacre como si hubiese sido un enfrentamiento. Mientras los cuerpos de los muertos y los relatos de los sobrevivientes cuentan a gritos los que sucedió, estos infames seres deshumanizados pretenden nublarlo todo para ocultar los hechos pidiendo « investigaciones » sabiendo que justamente en ellas -como siempre en nuestro país-, son el instrumento de la impunidad. Pero bien, estos canallas se descubren a sí mismos ellos solos. 

Sin embargo, hay otros que pretenden ocultarse callando, sin saber que hay silencios que dicen mucho. En un momento dado, cuando el pueblo se levantó para rebelarse contra los neoliberales en octubre de 2003, ellos salieron con sus pañuelitos blancos, pero no para sumarse a la acción del pueblo que estaba en rebelión, sino para apaciguar justamente esos ánimos, cumpliendo un rol claramente contrarrevolucionario.

En otra oportunidad, se reunieron en la plaza Murillo para apoyar a su líder, Carlos Mesa, flameando nuevamente sus pañuelos blancos sin percatarse que sus consignas de colgar a Evo Morales, eran manifiestamente contrarias al símbolo que enarbolaban.

En otro momento, se llenaron de indignación cuando los ponchos rojos colgaron a unos perros en El Alto y salieron en una ruidosa manifestación para expresar su protesta. ¿Sabían estos señores que lo único que estaban mostrando en realidad era que la muerte de unos perros tiene mayor capacidad de conmoverlos que la muerte de campesinos? Ciertamente, cuando tantas veces en nuestra historia reciente, campesinos fueron acribillados por los neoliberales, los pañuelos blancos no mostraron su indignación, su protesta, su denuncia, y ni siquiera su presencia.

Y ahora, cuando se produjo la masacre más alevosa, infame, cobarde y monstruosa de los últimos años, nuevamente los pañuelitos blancos brillan por su ausencia. Ese silencio cobarde y cómplice dice naturalmente muchas cosas; sobre todo dice que su « pacifismo » es una falsedad.

BOLPRESS, 9 de Octubre de 2008

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :