COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Los Caminos que recorrió La Nueva Constitución

Posted in Política par colectivoboliviano sur 12 novembre, 2008

Por: Cynthia Cisneros Fajardo*

 

Modelo de desarrollo occidental: desigualdades sociales y negación de la identidad
 
Desde su nacimiento a la vida republicana muchos países latinoamericanos fueron constituidos bajo el concepto de Estado-nación en una visión del desarrollo desde el modelo occidental y monocultural, altamente parcializada sobre la realidad de estas regiones. Los esfuerzos por ignorar la diversidad cultural del país tanto en lo práctico como en el campo de las ciencias y la tecnología derivaron en el fortalecimiento de grupos minoritarios  y elitistas bajo el amparo de un marco legal prácticamente inexpugnable para las grandes mayorías. Finalmente durante el siglo XX estos países afrontaron situaciones conflictivas en mayor o menor grado a través de sectores insurgentes al gobierno que manifiestan la irrupción de una crisis interna donde en algunos casos el peso de la estructura estatal logra imponerse instaurando gobiernos de terror como en el caso de Bolivia, Perú, Argentina y Chile entre otros.
 
Sin embargo ya a finales del siglo XX muchos de los diferentes gobiernos latinoamericanos como en el caso de Bolivia, adoptan un discurso democrático y progresista bajo el modelo económico neoliberal cuya finalidad última es la exacción de todos los recursos naturales a través de la apropiación de empresas estatales bajo la figura de la capitalización y donde el concepto de Estado Nación sirve aún de fachada ficticia mientras las grandes empresas transnacionales destruyen casi todas las formas de seguridad social dejando a los ciudadanos cada vez más indefensos. Miles de bolivianos son expelidos por el sistema y obligados a migrar para sobrevivir.
 
A este panorama se suma el fracaso de un modelo económico neoliberal que promete mayor participación popular y al mismo tiempo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos lo que se agrava con el fracaso contundente de una izquierda reformista que durante años se negó a entender el problema de la identidad como parte del proceso de cambio trasladando las demandas del pueblo a un problema de clase sin reconocer la existencia de una diversidad indígena y campesina, lo que permite el resurgimiento de los movimientos sociales
 
La guerra del Agua y la guerra del Gas son una muestra de lo que ya no podía permanecer por mucho tiempo más al margen de los acontecimientos dada la condición social, económica, política y cultural de sus habitantes, la demanda ya no es solamente por la nacionalización de los recursos sino aún más por el reconocimiento  cultural a nivel de reivindicación identitaria, por el derecho a ser reconocidos como parte de un Estado diverso.
 
No obstante, los lastres de un Estado colonial y paternalista siguen vigentes como un ensañamiento de las élites a no perder lo que por años detentaron sin rendir cuentas a nadie, el desprecio hace gala de un doble discurso donde el racismo y la intolerancia son la base de una conciencia colectiva urbana de la autonegación desde las clases medias hacia todo lo rural y de la propia vergüenza de ser de extracción indígena en los sectores mestizos bajo la fachada de la Democracia.
 
Por ello, el hecho de inculcar la vergüenza por la propia identidad permite hoy entender porqué se impuso la ley tanto tiempo sin hallar oposición, porqué se logró violarla sin temer mayor reacción o protesta de gran parte de los ciudadanos, en tanto reconocemos que este sentimiento paraliza cualquier resistencia, impide rechazar, desmitificar o enfrentar la situación.
 
La vergüenza se instauró en el Estado Nación monocultural negando la propia identidad a favor de la adquisición de una ciudadanía que solo se reconocía, luego de la independencia, en un 2% de la población boliviana, desprotegiendo a ingentes sectores de seres negados. La vergüenza entre otras cosas logró distraernos de todo aquello que hubiera permitido rechazar el oprobio y exigir un ajuste de cuentas político con el presente. Esta autonegación sin embargo permitió que muchos de los marginados al no existir para el Estado irrumpieran en el ámbito político a través de manifestaciones contra el poder establecido que los oprimía demandando no solamente su derecho a la tierra y a la participación política sino como ya lo expresamos líneas arriba su derecho a la vida, a la identidad, el derecho a ser distintos en respeto a su propia cultura como una forma de demostrar que más allá de lo que ya no se puede perder queda aún el valor del ser humano y su derecho a existir.  
 
Por ello 1990 inicia una etapa de demostración y medición de fuerzas a través del espacio simbólico de la reivindicación identitaria y de la dignidad desde los pueblos y naciones indígenas en la demanda por el reconocimiento de esta diversidad cultural, social, político y económica no como etnia o cultura que se consideran en tanto folcklore sino como el conjunto de naciones con el derecho legítimo de ser parte de una nueva estructura de gobierno y de marcar las nuevas reglas del juego desde las bases a partir de una Asamblea Constituyente.
 
Razones Fundamentales para  la Constituyente

 
1.    Somos un país mayoritariamente indígena (según el censo del 2001, un 62% se reconoce de extracción indígena) y debemos hacer que la realidad corresponda al ordenamiento legislativo.
2.    Somos 37 culturas en un mismo país 3 grandes y 3 pequeñas, mestizos el 38% los aymaras el 25%, los quechuas el 30%, los pueblos indígenas del oriente y chaco el 7% (datos del INE, censo 2001).
3.    Es necesario conciliar los pedazos de Bolivia que tienen una lógica liberal con los otros que no se canalizan a través de partidos, sino de comunidades, juntas de vecinos, gremios que son otra forma de identidad política, con una lógica comunitaria. 
4.    Estamos ante un posible quiebre geográfico del poder. El poder económico moderno vinculado a la globalización, a la inversión extranjera se desplaza hacia el oriente. Sin embargo el poder político está en occidente.
 
En este marco, se expresa la nueva forma de interpelar al poder en democracia. La elección de los constituyentes marca un hito histórico en el país en tanto participan por primera vez representantes de los pueblos y naciones indígenas originarias y campesinas bajo un criterio de paridad (hombre/mujer). La posibilidad de abrir el debate en un sistema nuevo de democracia donde por primera vez dialogan e intentan consensuar aquellos que siempre estuvieron en el poder y cuentan una preparación profesional (Doctorados, maestrías en Europa)  además de una larga experiencia en el manejo político de este país  y aquellos que siempre fueron el rostro negado de Bolivia, desde todos los rincones del país, quienes a pesar de la carencia de formación académica vienen a decir desde su experiencia no como se hace una Nueva Constitución; vienen a hacerla desde su propia realidad desde aquello que se conoce porque se lo vive día a día y aquello que ya no se quiere vivir más; vienen con una formación político sindical y en otros casos con una tradición milenaria de sus autoridades originarias. Son ahora los portadores del mandato de sus bases.

Obstáculos para la constituyente
 

De esta manera, la Asamblea Constituyente se instala es una realidad que se va envolviendo en una trama donde la correlación de fuerzas se mide por el en tanto conocimiento de la política interna del país, lo que permite a las élites presionar y actuar como si fueran mayoría para exigir una democracia de los 2/3 bajo el pretexto de resguardar el voto de las minorías sin perder espacio frente a una mayoría contundente que en el camino aprendió a tejer redes políticas pero que a pesar del mandato principal y a pesar de la experiencia histórica de marginación, tardó en sentirse parte de una identidad colectiva en construcción y que por lo mismo actuó como minoría en el poder quedando obligada a un consenso donde ambas mayoría y minorías tenían similar peso.
 
Esto supone, en primera instancia el traslado del reglamento de la cámara de diputados al reglamento de el Asamblea modificándolo en detalles de forma, en el entendido que quienes no conocen este reglamento ni las mañas para vulnerarlo, fácilmente pueden aceptar las condiciones y/o las “nuevas ideas” que pretendía incorporar la oposición en el trabajo de las comisiones, donde los abogados de la oposición eran capaces de confundir y hacer aprobar temas de la oposición bajo argumentos y palabras ambiguas propias del léxico jurídico; no obstante, se les “olvidó” considerar que parte de la tradición andina es el consenso y la coordinación continua con las bases lo que permitió el respaldo de muchos asambleístas para reafirmar su posición en tanto demanda no individual sino mas bien de la comunidad; además del proceso de construcción de redes colectivas internas donde se pudo apreciar que luego de varias discusiones, casi en todos los casos donde las decisiones fueron tomadas arteramente, estas se revisaron y cambiaron a favor de las mayorías, lo que puso de manifiesto que las transformaciones en democracia funcionan pacíficamente solo si el poder dominante y el gobierno están a cargo de las élites.

El trayecto histórico de la asamblea Constituyente
 

A causa de estos y otros obstáculos durante el proceso de elaboración de los artículos  se demora aproximadamente un año y seis meses en discusiones que intentan lograr un equilibrio y un consenso que favorezca a las grandes mayorías de este país a partir no sólo de reuniones internas entre los propios asambleístas sino también entre estos y la sociedad civil en general a través de Foros Territoriales y Asambleas Departamentales. Si bien en un comienzo se tardó mucho (alrededor de cuatro meses) para discutir un artículo del reglamento interno que se refería a la forma de aprobación de los artículos, lejos de discutir sobre los problemas más urgentes de cómo organizar el nuevo Estado a impedimento de un consenso entre los asambleístas principalmente de oposición, pronto se llega a un acuerdo que pone al descubierto un nuevo elemento, la posibilidad de discutir con una oposición poco articulada sobre la base de un fundamento político e ideológico, y articulada mas bien en función de preservar sus privilegios de casta.
El debate entre ambas partes muestra  así una oposición que hace un uso sedicioso de sus recursos institucionales con el objeto de perforar la misma democracia que dice defender y un oficialismo que en su diversidad requiere de un tiempo necesario aún para el reconocimiento como una sola fuerza. Comienza de esta manera un proceso de desmitificación de una clase gobernante profesional acostumbrada a mandar y una mayoría campesina e indígena mestiza acostumbrada a bajar la cabeza, que exige de aquí en adelante el mismo trato como asambleísta.

Primeros grandes productos de la Nueva Constitución

Sin duda, esta nueva etapa marca un hito dentro de una Asamblea Constituyente que aprendió en el camino el valor histórico y la importancia de ser parte de un proyecto nación, aún con las dificultades de no tener la preparación académica suficiente y las consecuencias que esto conlleva ya que si bien no se logró abocar del todo la atención de los constituyentes hacia los cambios estructurales que el país requería en su conjunto para un cambio radical, se logró algo más que una Constitución perfecta concebida por unos cuantos “iluminados”. Se logró  la experiencia política de consensuar y llegar a acuerdos entre la oposición y el oficialismo sobre las necesidades mas urgentes de un cambio importante para el país, en tanto se resguarda la protección de los derechos  no sólo individuales sino que además se incluyó los derechos colectivos en la necesidad del reconocimiento necesario sobre la participación política de los pueblos, naciones, y comunidades indígenas, originarias y campesinas. Se logró abrir el consenso a las mayorías en una estructura estatal de corte transversal y horizontal donde el pueblo tiene la potestad de elegir no solo a sus líderes sino también a sus jueces, a través de un proceso de reconocimiento constitucional de la ciudadanía desde el nacimiento del sujeto en suelo boliviano, así como la posibilidad con ello de acceder efectivamente a la representatividad a través del sufragio universal desde los 18 años, además de abrir la posibilidad de sancionar y/o revocar el mandato desde el ínfimo servidor público hasta el mismo presidente de la República. Una ciudadanía que interviene de manera directa en los estratos de poder ejecutivo, legislativo y judicial, permitiendo un mayor control y dando inicio a un lento proceso de transformación nacional donde los espacios de gobierno son penetrables, susceptibles de ser fiscalizados por el soberano, el pueblo.
 
En ese sentido el trabajo de las comisiones logró plasmar un acuerdo de ambas partes en tanto puso de manifiesto que cerca de un 40%  de los articulados habían sido consensuados entre mayoría y minorías y un 20% no se había explicitado como consenso por el conflicto político que empezó a hacerse evidente. A ello se completó un 20 a 25% más realizado con el trabajo interpartidario conducido por el Vicepresidente. En definitiva encontramos que cerca de un 85% de contenidos fueron consensuados como un esfuerzo real de la mayoría por lograr un consenso nacional frente al atrincheramiento de la minoría que en definitiva pretendía mostrar la AC como un fracaso gubernamental.
 
En ese marco si bien el enfrentamiento continuo y sin pausa entre las dos lógicas la liberal y la comunitaria fue una constante, en el tramo final algunos partidarios del gobierno parte de la vieja izquierda pretendieron hacer que algunos borradores constitucionales se colaran para su aprobación lo que tuvo como respuesta de los constituyentes de la mayoría una actitud de reafirmar el principio que quienes debían debatir y redactar el texto constitucional eran ellos sin negar cualquier tipo de apoyo en la colaboración técnica, sin importar demasiado los plazos fijados por la propia ley de convocatoria, por ello fue preciso una ampliación del plazo de entrega de la Nueva Constitución política del Estado.
 
Finalmente y a pesar de los obstáculos donde la constituyente perdió mucho tiempo entre si debía ser una Asamblea Originaria o Derivada, si la votación era por 2/3 o por mayoría, si la capitalidad era un problema nacional o si obedecía a intereses sectoriales. A pesar de las humillaciones y la amenaza constante a la integridad física de los constituyentes de las mayorías principalmente; la Nueva Constitución Política del estado fue aprobada en grande el 24 de Noviembre del 2007 por 146 constituyentes de 10 fuerzas políticas.

El rol de la prensa y la televisión en el proceso constituyente:
Hacia que lado empujaron el carro, la prensa y la televisión
 
Sobre el punto es necesario recalcar que si bien la Asamblea constituyente fue una lucha de los pueblos por un reconocimiento real desde y hacia el Estado, el juego mediático que se impuso por quienes son dueños de los principales medios de comunicación, (radio, televisión y prensa) así como de quienes se reciclaron a través de agrupaciones ciudadanas y que sin embargo estuvieron junto a las élites presentes en gestiones anteriores de gobierno y que por consiguiente veían amenazados sus propios intereses en este proceso Constituyente, utilizaron la demanda legítima de una ciudad valiéndose de todos los medios posibles para tergiversar los intereses de un pueblo en función de sus propios intereses.
 
En este contexto, la demanda legítima de la ciudad de Sucre, como cualquier demanda de otro pueblo o ciudad del país que también intentara salir  del atraso y el olvido a que se vio relegado durante tanto tiempo y producto de los anteriores gobiernos, se convirtió en un caballito de batalla de las élites que intentaba  demostrar la incapacidad de un gobierno indio para escuchar a su pueblo y satisfacer sus demandas en un fracaso rotundo de la Asamblea Constituyente.
 
Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de este juego mediático donde la parcialidad de los medios informativos hacia la elite dominante fue notoria. A medida que se difundía como real, lo que sucedía en una parcialidad surrealista a través de consignas que denigraban la extracción humilde y la capacidad de los constituyentes indígenas y campesinos, despreciando y desacreditando el trabajo realizado hasta entonces como algo insulso e indigno por estar manchado de sangre, y de vicios de ilegalidad.

El rol manipulador de la prensa escrita, la radio y la televisión jugaron un papel importante en la construcción de significados en las mentalidades de los sectores populares y de clase media; acciones que empañaron la objetividad de los hechos, como en los casos del informe forense necesarios para encontrar a los verdaderos asesinos del pueblo en los hechos sangrientos sucedidos en Sucre durante la “manifestación pacífica”; donde según informes del gobierno, la policía estuvo armada tan solo de gases lacrimógenos durante los acontecimientos registrados en las jornadas que sufrió el acoso y la humillación de los manifestantes, hasta verse en la necesidad de huir de la ciudad de Sucre a riesgo de resguardar su propia integridad física.
 
Aún más,  lo que no se mencionó en estos medios de información que luego marcharon pidiendo respeto a la libertad de prensa, es que durante la jornada del día 24 de Noviembre los cerros que rodean al liceo militar fueron tomados por hordas de la juventud cruceñista, recordemos que luego de lo acaecido el 24 de Mayo el director de radio Aclo en Sucre señaló que la mañana de ese mismo día llegaron a los hospitales jóvenes aparentemente intoxicados por los gases lacrimógenos, sin embargo luego de un estudio se determinó que estaban intoxicados pero por exceso de marihuana, jóvenes además armados de  dinamita, llantas y piedras a manera de guerrilla y no de una manifestación estudiantil, y donde cerca de 1500 campesinos desarmados y agazapados alrededor del liceo militar realizaban desde dos días atrás una vigilia pacífica bajo la lluvia persistente; junto a grupos de campesinos que durante tres  días antes habían sido expulsados por algunos alumnos de la Facultad Pedagógica sin considerar que entre los marchistas había un 20% de ancianos que superaban los 65 años para adelante. Ningún medio de prensa  registró los casos de enfermedad como el de un campesino con epilepsia que no pudo ser atendido en medio del tumulto y que a pesar del conocimiento de este caso por los “líderes estudiantiles” de dicha facultad, no fue suficiente para calmar a una turba de 300 estudiantes que despotricaba en la antesala de la Facultad a fin de desalojar a los campesinos en medio de la lluvia sin lugar donde guarecerse bajo la excusa de que los estudiantes no querían meterse en política según se registra en testimonios de algunos asambleístas y técnicos de la Repac. Un “Octubre mediático prefabricado” que aún sigue impune
 
La Dramática aprobación de la Nueva Constitución

En medio de ésta epopeya, los constituyentes lograron huir a las 2 de la mañana cruzando el río que desagua las aguas servidas de la ciudad  porque no hubo un plan de evacuación ya que según lo previsto

las manifestaciones del pueblo por lo general no actúan con una estrategia militar como la que se vió en la toma del cerro por parte de “los estudiantes”.
 
De esta manera gracias a la persistencia de los constituyentes la Nueva Constitución Política del Estado fue aprobada en Detalle y Revisión el 9 de diciembre del 2007 en la ciudad de Oruro, por 164 constituyente de 10 fuerzas políticas, mientras que en la calle grupos de ciudadanos de la urbe alteña, paceña y orureña, así como representantes de pueblos y naciones aledañas realizaron durante toda la noche una vigilia pacífica con letreros que rezaban “El poder de tus brazos Oruro, Recibe a los Constituyentes”. Una vez adentro los constituyentes, el pueblo presente no permitió salir a ninguno hasta que no se aprobara el Nuevo texto Constitucional con la finalidad de lograr el quórum necesario para la aprobación.
 
Uno de los puntos importantes en esta sesión fue el tema de la capitalidad que se solucionó finalmente con el artículo 6  de la Nueva Constitución Política del Estado, donde se indica que Sucre es la capital de Bolivia, pero el artículo 125 inciso 3 daba el cierre a este serie de atropellos que resguardaban el interés de las élites, estipulando lo siguiente, : …comete delito de traición a la patria la boliviana o el boliviano que promuevan acciones para la desintegración territorial o atenten contra la unidad del país.
 
De esta manera el Nuevo Texto Constitucional se entregó oficialmente al Presidente de Gobierno Evo Morales Ayma, el día 14 de Diciembre en medio de la fiesta y la comunión  de los representantes de pueblos y Naciones indígenas y originarias y campesinas que tomaron la Plaza Murillo desde tempranas horas para festejar la entrega de una Nueva Constitución Política del Estado.
 
Legalidad y Legitimidad del Proceso Constituyente
 

Se cuestionan varios puntos en lo que se refiere a la Legalidad del Texto Constitucional a saber:
–         Cambio de Sede, sin considerar que esto era necesario para resguardar la integridad física de los asambleístas, luego de las agresiones verbales y físicas vividas en la ciudad de Sucre.
–         Modificación del Reglamento, El artículo 7 del reglamento interno de la Asamblea permite sesionar de forma extraordinaria y con carácter de urgencia, según una modificación que se realizó con la aprobación del oficialismo y la oposición en virtud del largo proceso que hubiera requerido la aprobación de las 21 comisiones en sesión plenaria.
–        Ausencia de Quórum en los Asambleístas, sin considerar que a pesar de todo participaron 10 fuerzas políticas de las 16 y se cumplió con lo exigido por el reglamento
Por último se cuestiona no haber respetado un artículo del reglamento interno que estipula que todos los artículos, deberán ser aprobados por 2/3 del total de los constituyentes; hecho que sin embargo se respetó, ya que si bien se aprobaron los artículos se dejó uno para el referéndum dirimidor, es decir se puso a disposición del soberano, en ese sentido de logró cumplir con el mandato del pueblo aprobando todas las constituciones menos un artículo, lo que dejaba sin efecto el artículo arriba mencionado.
 
En lo que respecta a la Legitimidad no se considera lo siguiente:
 

1.    El cuestionamiento que se hace para estigmatizar el trabajo de los constituyentes como el trabajo que favorece a la demanda de un partido y no de varios sectores sociale, que expresaron sus demandas a través de Foros territoriales y audiencias públicas realizadas en los 9 departamentos, durante todo el proceso de elaboración y sistematización de los nuevos articulados.
2.    Se niega el carácter democrático en la elección y participación de los constituyentes representantes de todo el país a pesar de la Ley de Convocatoria que impulsado por la oposición limitó la participación de algunos sectores que no pertenecieran a algún partido reconocido o que no alcanzaron a llenar los requisitos exigidos por dicha ley
3.    Se niega el consenso al que arribaron fuerzas políticas de mayoría y minoría antes de la aprobación en grande, según el informe del PNUD.
 
Por todo lo expuesto consideramos necesario asumir que los contenidos logrados son parte de un proceso constituyente, y que por lo tanto el actual proyecto es un documento que condensa la diversidad y sus propias contradicciones, un documento que propone un horizonte de caminata, pero que en definitiva a través de su apropiación transita hacia una construcción colectiva de una verdadera democracia. Por lo tanto, el espacio constituyente más allá de simplemente elaborar un texto constitucional, fue y es un espacio político de reconstitución y encuentro de la representación popular, que en primera instancia avanza para armar un proyecto nacional.
Por último reconocer que el proceso de cambio en el país transcurre a través de la acción del poder ejecutivo y de un liderazgo definido, que impulsa el espacio constituyente como parte de la construcción democrática, de la deliberación y la consulta en una nueva manera de vivir la democracia.

*Es periodista

 

 

 

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :