COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Después del jardín y el pavimento, el Sí sería rotundo y sería historia

Posted in OPINION par colectivoboliviano sur 27 janvier, 2009

Por J.L. Pereira O.

Confieso que hubiese preferido dormir y desperezarme hacia la diez de la mañana, pero como la suerte me acompaña por estos días, otra vez dejé el domingo atrás: tanto repito que me duele la soledad de los fines de semana, que la diosa fortuna se apiadó y terminé siendo testigo directo de la historia de este país.  La caminata matinal me abrió los poros y la nostalgias, recordando los mitines universitarios del único año que estudié en la San Andrés, donde parecía que todo lo que iba a suceder ese día  parecía una utopía.

Llegué tarde, todas las mesas casi estaban compuestas, menos la mía que parecía un desamparo, solo una mujer de nombre Rosa María que era pura sonrisas y bromista se negaba a asumir la presidencia de la mesa, al final la convencí de su rol en la historia.  Luego llegaron los otros dos, un gordito bastante aburguesado tipo USAID y que tenía un NO rotundo en los anteojos y una niña todavía teenager de nombre invariable Patricia que decía que se iba a estudiar a los States como máxima ambición: NO fijo. 

Las horas fueron largas y yo contribuí a  que aquello fuera peor al organizar los tiempos y los movimientos del flujo de personas y de información, todavía actuando del ingeniero industrial que alguna vez fui.  Así que cuan cronista social aburrido me dedique a veces a pensar y en otras a comunicar a mis colegas para que rían un poco, así fui haciendo parejas, descubriendo rasgos comunes, familias disfuncionales, matizando viejas copetudas, cholitas con cabeza de cebolla, etc.

El desfile en mi mesa y las otras cinco fue realmente variopinto, la zona Sur es un festejo de la pretensión de querer ser y no ser, de aparentar sobre todas las cosas y no obstante su promulgada vocación católica, afirmar que para ellos el dinero es el único dios verdadero.  Desfilaron: varios señores entre los 30 y los 50 con panza prominente y poleras Polo, Ralph Laurent o Lacoste, seguramente del ropero americano (pero eso es un secreto no se lo digan a nadie); varios ancianos y ancianas que apenas caminaban a los que seguramente sus hijos e hijas los sacaron del retiro para que hagan un NO adicional en la familia; una colección de perros mascotas impresionante, todos obviamente de razas conocidas, pues los chapis seguramente se encontraban cuidando las casas; niñ@s lind@s y sonrientes que todavía denotaban inocencia y que seguramente vivirán en un país muy diferente; una ex miss La Paz venida a menos, donde solo quedaba rasgos de su belleza en su nariz respingada, el resto era pura abundancia; una falsa rubia con un trasero de silicona en el cual se dibujaba la palabra NO (estuve a punto de impugnarla); una media docena de mujeres con uñas postizas que se negaban a sumergir el dedo en la tinta indeleble, que a propósito no era tal; una cantante de cumbia de los años setenta-ochenta que me saludo alegremente susurrando violencia, maldita violencia, porqué no permites que reine la paz, que reine el amor.

Luego de ocho largas horas donde mucha gente conocida asomó y todos sin excepción se rieron de mi calidad de jurado eterno, mientras se apuraban para su rico almuerzo, teniendo otros el descaro de llegar tarde, todavía con el resto de la sajta entre los dientes.  Para matizar el desorden de mi día, fui rápidamente analizado por una amiga psicóloga de nombre invariable Patricia, mientras trataba de apurar un sándwich que me hice sin ningún cariño ni ánimo, pues el único pan disponible era un bagel  el cual por convicciones humanas y en protesta por la masacre de Gaza no debería ser consumido.

Y la final de día, a hacer el recuento, me tocó leer las papeletas mostrarlas a los delegados y jurados: doscientas veinte dos veces tuve que anunciar, de estas, ciento ochenta y un vez tuve que decir NO, con dolor e impotencia, pensando en la cara que pondría mi amiga abogada, la bonita del barrio, si me viera en este rol de relator torturado, pero sonriendo para adentro, pues sabía que a cuatro calles de la esquina, cuando se acabe el jardín y el pavimento, el SI sería rotundo y sería historia.

Publicités

El día R y más allá

Posted in OPINION par colectivoboliviano sur 26 janvier, 2009

 

Xavier Albó(*)

Hoy fue el día del Referéndum sobre la nueva Constitución. Los que voten sí, no o ¿cómo será pues?, usarán criterios no siempre comparables. Los más coherentes lo harán a partir del análisis personal o grupal de la nueva Constitución, es decir, nuestro nuevo rayado de cancha, y su posible aporte o bloqueo al futuro del país. Pero otros quizás votarán sólo por intereses más personales o coyunturales o con miras a las elecciones de fin de año.

En esta campaña ha habido interesantes debates en diversos medios, que podrían ayudarnos a percibir la parte de verdad que hay también en la posición contrapuesta. Ojalá faciliten el tránsito de la polarización hacia una mejor convivencia. Pero ha habido también manipulaciones « fríamente calculadas » como las de quienes han pretendido incidir en el sentimiento ético religioso, mucho más allá del contenido real de la nueva CPE. 

Entre las dos alternativas, ambas con bemoles, yo no he tenido empacho en declarar mi apoyo crítico al sí, porque nos abre más hacia un país inclusivo y hacia un escenario nuevo que se podría sintetizar como unidad en nuestra diversidad. Surge más de la esperanza que del miedo. Apunta a una estructura del Estado que sanee por fin el « vicio original » de 1826 que fue marginar a los pueblos « originarios » de la flamante Bolivia. Recién en  la CPE de 1938, que necesitó la revolución de 1952 para implementarse, se hizo un esfuerzo notable para « asimilar » a sus individuos a una nueva « Bolivia mestiza » (bajo la batuta criolla) pero al costo de ignorar las identidades específicas de esos pueblos de raíces precoloniales. El 52 se inició con una sangrienta revolución. Ahora vamos avanzando por la vía democrática del diálogo y enriquecimiento mutuo.

Esta nueva CPE podría tener para esos pueblos originarios, después de « 500 años de resistencia », un cierto paralelo simbólico con lo que para los españoles fue el fin de la « Reconquista » en 1492, después de casi 800 años de colonización árabe, con la unificación « de las Españas » y su nuevo rol internacional (que los trajo hasta estos pagos). Allí fue con una guerra centenaria que culminó con la expulsión de moros y judíos y, acá, la subyugación de indios. Aquí, en cambio, avanzamos con un proceso democrático que debe culminar abarcándonos a todos sin excluir ni subyugar a nadie.

En ambos casos, el resultado, como en un  gran árbol, surge de fortalecer más nuestras raíces para de allí lanzarnos hacia arriba con mayor impulso y entreverando nuestras varias ramas y sus diversos injertos, a los nuevos desafíos y escenarios, tan distintos de los que existían siglos atrás. 

Uno de los argumentos más escuchados de quienes se oponen a la nueva CPE es que los indígena-originarios tendrían más derechos y los demás serían marginados. He vuelto a repasar los art. 30 (derechos) y 304 (competencias), que es donde más podrían expresarse tales « ventajas », y simplemente no las veo. Parece que los críticos llaman equivocadamente « más derechos » a lo que sólo son facetas del derecho a ser iguales aunque diferentes. Apenas tres meses antes del cierre de nuestra Asamblea Constituyente, en septiembre de 2007, este derecho colectivo fue ampliamente reconocido y explicado por la Declaración de Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas, que, además, ya es Ley de la República en la « vieja » CPE. Incluso el derecho indígena sobre sus recursos no renovables se da sólo en su propio territorio y sólo si no son estratégicos. No cubre, por ejemplo, las fuentes de agua, como dijo un ex presidente, pues éstas son las competencias 4 y 5 del nivel central del Estado.

Incluso en términos de la autonomía departamental, el nuevo marco constitucional, aunque no acepta todo lo soñado por la oposición oriental, es en este punto sustancialmente mejor que la vieja CPE, sobre todo tras los diálogos de octubre. Y si se quisiera hacer algo mejor a partir de ella, el proceso sería mucho más lento a menos que ya asuman, de partida, que no pretenden respetar esa vieja CPE por la que votarían con el « no ».

Hace tiempo que vamos gestando algo nuevo, llenos de esperanza, como el vino nuevo que ya no puede guardarse en vasijas viejas (Mateo 9, 17). Sea cual fuere hoy el resultado, el proceso es imparable. ¿Nos uniremos a él? ¿Sabremos mejorarlo entre todos? ¿Lo resistiremos?

(*) Xavier Albó es antropólogo, lingüista y jesuita
BOLPRES, 26 de enero de 2009

El triunfo de la razón

Posted in OPINION par colectivoboliviano sur 26 janvier, 2009

 



 Por Gabriel Puricelli *

Aun antes de que se empezaran a contar los votos, el pueblo boliviano demostró, votando pacíficamente a favor o en contra de un nuevo texto constitucional, que se sitúa colectivamente más allá de la crispación que proponen los líderes de la derecha, la que se ha traducido en violencias de distinto tipo, incluyendo crímenes como la masacre de Pando. Ese solo hecho, antes de y junto al resultado mismo, ratifica por enésima vez la legitimidad del gobierno de Evo Morales: obligado a ese ejercicio por el desafío radical de los partidos y líderes herederos del viejo régimen, el MAS ha salido siempre airoso usando las armas de la razón, sin dejarse tentar (aun controlando plenamente la fuerza estatal) por la razón de las armas, como sí lo ha hecho el sector recalcitrante de la oposición.

Sin embargo, el proceso constituyente no le pertenece al gobierno más de lo que les pertenece a aquellos sectores de los movimientos sociales que lo pusieron en marcha mucho antes de que se transformara en la savia de la vida del primer mandato del presidente Morales. Un ejercicio genealógico tal vez permita atribuir a los campesinos y minifundistas (de abrumadora mayoría indígena) que marcharon desde Trinidad, en el Beni amazónico, hasta La Paz para reclamar por el desplazamiento de sus tierras ancestrales a que los forzaban latifundistas y empresarios forestales, allá por 1990. Esa lucha sedimentaría, en capas sucesivas, con la de los campesinos (ex mineros desocupados en gran parte) del Chapare que luchaban contra la erradicación de la coca por los Rangers, con la de los recién llegados (también desde la desocupación) a las periferias urbanas y su lucha por el derecho al agua, con las protestas de la “Guerra del Gas”, hasta desatar el movimiento político que puso a un indígena al frente del Palacio Quemado.

Ese movimiento tenía en la legalidad vigente un corsé que limitaba el despliegue de la transformación que requería la reivindicación de los derechos de los perdedores de las reformas neoliberales de las casi dos décadas previas a la crisis que se cerrara con la elección de Morales. Dividida y con los partidos que la representaron en plena licuación, a la derecha no le quedaba, hace cuatro años, la fuerza para seguir controlando el Estado, pero sí la necesaria para hacerle el país ingobernable al MAS y sus aliados. Fue en ese momento que convergieron la virtud de la agenda constituyente de los movimientos sociales, con la necesidad concreta del nuevo gobierno de sobrevivir al constante desafío antidemocrático de aquellos a los que había arrasado limpiamente en las urnas. De eso han tratado todas las elecciones posteriores a la llegada de Morales al gobierno: de llevar a buen puerto un proceso que lo precedía (y del que él era el emergente natural) y de ratificar los plenos títulos que tenía (y sigue teniendo) el MAS para llevar a cabo su programa.

Como ha sucedido en todas las elecciones anteriores, voceros de lo viejo insepulto como Samuel Doria Medina no han esperado siquiera el dictamen popular de las urnas para decir ominosamente que “el proceso constituyente no ha terminado” y recurrir a la hipérbole aduciendo que “no hay consensos”, para anticipar que no hay pronunciamiento democrático que las clases aún dominantes estén dispuestas a aceptar. De la creciente eficacia del gobierno del MAS para hacer realidad sus promesas y de la permanente vigilancia de los líderes democráticos de América del Sur dependerá que esa amenaza no se concrete y que la voluntad consistente y reiterada de los bolivianos sea respetada.

* Co-coordinador de Programa Política Internacional, Laboratorio de Políticas Públicas

PÁGINA 12, 26 de enero de 2009

“Con la nueva Constitución se refunda Bolivia

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 26 janvier, 2009

 

Una mayoría de bolivianos aprobó el texto constitucional de Evo Morales. Pero en la Media Luna –Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija– el voto por el No superó el 60 por ciento, con lo que los prefectos avisaron que se opondrán a su implementación.

 Por Sebastián Ochoa

Desde La Paz

Según los datos de boca de urna, la nueva Constitución fue aprobada por el 60 por ciento del electorado. Pero en los departamentos de la Media Luna (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) el No superó el 60 por ciento, lo que anoche motivó grandes concentraciones en estas regiones para gritar “No” y “Autonomía”, un tipo de administración que incluye el nuevo texto pero que no conforma a la oposición al gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS). El presidente Evo Morales anoche celebró los resultados. “Hoy se refunda Bolivia. Es por el esfuerzo de los movimientos sociales, la lucha del movimiento campesino indígena, el más marginado, el más humillado durante la república, ahora son reconocidos como personas que tienen el mismo derecho que todos los bolivianos. Vamos bien, sólo nos falta mayor coordinación con nuestros prefectos y alcaldes. Ahora tenemos la obligación de implementar la nueva Constitución.”

La votación puso otra vez de manifiesto las diferencias entre el campo y la ciudad. En áreas urbanas, el Sí llegó al 52 por ciento; el No al 48 por ciento. En las zonas rurales, el Sí a la nueva Constitución tocó el 82 por ciento, mientras el No tuvo el 18 por ciento. Según la red ATB, el 58,7 por ciento votó Sí; el 41, 3 por ciento eligió No; el 9,7 prefirió no ir a la cita democrática; el 2,6 por ciento fueron votos nulos y 1,7 blancos. La Corte Nacional Electoral (CNE) había habilitado 3.800.000 personas para que marcaran la papeleta.

En Oruro, el Sí a la nueva Constitución consiguió el 68,2 por ciento; mientras votó No el 32,8 por ciento. En La Paz, el Sí fue del 74 por ciento; el No del 26 por ciento. Potosí cosechó el 76,3 por ciento de Sí; el 23,7 por ciento de No. En Cochabamba, el Sí alcanzó el 61,1 por ciento; el No el 38,9 por ciento. La negativa a la nueva Carta Magna se impuso en Chuquisaca (50,6 por ciento de No; 49,4 por ciento de Sí), Pando (60,7 por ciento de No; 39,3 por ciento de Sí), Santa Cruz (63,8 por ciento de No; 36,2 por ciento de Sí); Beni (65,1 por ciento de No; 34,9 por ciento de Sí) y Tarija (65,2 por ciento de No; 34,8 por ciento de Sí).

En el referéndum también se consultó a la población sobre el límite de la propiedad agraria: cinco mil o 10 mil hectáreas. El Sí a las cinco mil hectáreas obtuvo el 78,4 por ciento de los votos. La opción por los 10 mil llegó al 21 por ciento. Morales tuvo unas palabras al respecto. “Se acabó el latifundismo, se acabaron los terratenientes. Aquí terminó el Estado colonialista, el colonialismo interno y el externo. Aquí ha terminado el neoliberalismo, la subasta de nuestros recursos naturales. Gracias a la conciencia del pueblo lo recuperamos para toda la vida.”

A las ocho de la mañana, el presidente de la CNE, José Luis Exeni, inauguró el día de elecciones con la lectura de “Democracia de alta intensidad”, según el título del texto. Indicó que el proceso constituyente se inició en 1990, cuando “los indígenas de tierras bajas izaron la bandera de la Asamblea Constituyente en la denominada ‘Marcha por el territorio y la dignidad’”. En los últimos días, la oposición denunció que en el padrón figuraban electores habilitados para votar más de una vez. Exeni destacó que “sin ser perfecto, es el padrón más auditado, más saneado y más confiable de nuestra historia democrática”.

El referéndum de ayer tuvo 350 observadores internacionales. Jeniffer Mc Coy, coordinadora de la misión del Centro Carter, se refirió a las amenazas de la oposición, que se resistiría a la implementación del nuevo texto constitucional. “Todos han decidido participar de estas elecciones, tanto los que van por el Sí como los que van por el No. Tienen que respetar la voluntad del pueblo”, dijo Mc Coy a Página/12.

En el acto de apertura estaba Samuel Doria Medina, ex constituyente y jefe de Unidad Nacional (UN). Los legisladores de este partido opositor habían acordado con el gobierno nacional las reformas al proyecto de Constitución aprobado ayer. Pero Doria Medina, propietario de la cementera Fancesa, es militante del No. “Creo que hoy puede haber grandes sorpresas, porque el pueblo no quiere experimentar con su futuro, con su propiedad, con la justicia y la democracia”, anheló. El fantasma de que el gobierno empezará a expropiar fue uno de los ejes de campaña de los grupos opositores. También repudiaron la entrada en vigencia de la Justicia comunitaria, que se podría activar en simultáneo o en diferido con la Justicia ordinaria. Mediante campañas televisivas donde predominaba el rojo de personas linchadas, se anunciaba que “la Justicia comunitaria legaliza los asesinatos”, cuando la nueva Constitución http://www.nuevaconstitucion.bo) garantiza el respeto a la vida.

La resistencia a la aplicación de la nueva Constitución fue avisada por cívicos, prefectos, políticos opositores y votantes del No. El ministro de Defensa, Walker San Miguel, dijo a este diario que “llegar aquí le ha costado mucho al pueblo, que aspira a cambiar el país. El gobierno no tiene que preocuparse por la oposición, porque no tiene oposición. Sólo algunos grupos opositores errantes, fragmentados. Quizás después de este referéndum encuentren la manera de rearticularse”.

Varios voceros de la Media Luna (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) adelantaron que si en “sus” departamentos triunfaba el No, la nueva Constitución tendría la puerta cerrada. “Las bolivianas y bolivianos acataremos lo que el pueblo decida a nivel nacional, porque la convocatoria del referéndum es a nivel nacional. Cuando en algún momento a algún líder cívico se le ocurra hacer una convocatoria, por parte del Congreso, en circunscripción familiar o circunscripción de barrio o de comparsa, en ese momento podemos considerarlo. Pero este referéndum es de circunscripción nacional, resultado nacional y acatamiento nacional”, dijo el vicepresidente, Alvaro García Linera, en un desayuno con periodistas. Anoche Morales remató: “No hay ningún empate felizmente, hay un solo ganador, el pueblo boliviano. No hay ninguna Media Luna, sólo hay luna llena, de la unidad de los bolivianos”.

Los rumores de fraude habían empezado días antes del referéndum. La oposición denunciaba irregularidades en el padrón y aseguraba que se quitaba con agua la tinta indeleble que la CNE pone a los votantes en el meñique así no votan otra vez. “Quienes se sienten derrotados hablan de fraude. Saludo a los derrotados, tienen derecho a hablar. Pero felizmente hay observadores internacionales que garantizan la transparencia de esta votación”, dijo Morales desde Villa Tunari, el pueblo cochabambino donde queda su urna.

En el barrio La Florida, en el sur de la ciudad de La Paz, habita gente de muchos recursos económicos. Varios votan en el colegio General René Barrientos, bautizado en honor al dictador que ordenó ejecutar a Ernesto “Che” Guevara. “Ojalá que no se apruebe esa Constitución. Es una basura, está plagada de sangre. Si se aprueba, Bolivia será un país comunista. Este referéndum fue hecho a base de fraude para que el gobierno quede permanentemente en el poder. Esa actitud de tiranos han demostrado cuando con gentes encapuchadas apresaron a líderes cívicos. Soy abogado, y me parecería una basura que empiecen a funcionar dos poderes judiciales. Si uno está en el campo y se produce algún lío, lo van a colgar. Si está en la ciudad, van a tratarlo acorde a la Justicia ordinaria. La justicia debería ser igual para todos”, dijo un anciano leguleyo. Se fue y volvió a los segundos. “Periodista, por favor no va a nombrar mi nombre. Ya estamos en esa época”, pidió.

Luego de votar, el aymara Máximo Cari sostuvo que “algunos no aceptan nuestra cultura de la hermandad. Es gente racista que no acepta que podemos ser iguales. Pero el pueblo boliviano quiere cambiar. Hasta 1952 los indígenas ni siquiera podíamos entrar a la plaza Murillo. Nuestros abuelos han sufrido que los trataran como a animales”.

Cari vivió en Córdoba en 1972, “durante la democracia de Perón. Aprendí mucho en esa época. Todos hablaban de política, de lucha, era una fuerza grande el peronismo, como es ahora el MAS. Los radicales de derecha eran poquitos, pero al tiempo vino el golpe militar en Argentina y Chile. Por eso el gobierno debería aplicar mano dura a los radicales conservadores”.

Orlando Guzmán Sandoval depositó un No desilusionado. “Nadie leyó esta nueva Constitución, como tampoco nadie leyó la actual. No estoy conforme con el tema tierra –opinó–. Bolivia necesita ya una reforma agraria. La que hizo en 1952 el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) sólo llegó al altiplano y a los valles. Pero no llegó al oriente, donde hay personas que tienen hasta un millón de hectáreas. Hoy querían hacernos votar por un límite de tierra. Pero no sirve de nada porque la nueva Constitución respeta a los latifundistas que ya están.”

PAGINA 12, 26 de enero de 2005

 

Evo: Acaba el neoliberalismo, el latifundio y el colonialismo y empieza refundación de Bolivia

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 25 janvier, 2009

Discurso de Evo Morales la noche del 25 de enero de 2009

 La Paz, 25 Ene (Erbol).- El presidente Evo Morales aseguró que este domingo que con la aprobación del proyecto de la Nueva Constitución Política del Estado (NCPE) acaba el neoliberalismo, el latifundio y el colonialismo y se inicia la refundación del una nueva Bolivia.

Morales, en su discurso desde el palco del Palacio de Gobierno, ubicado en la plaza Murillo de La Paz, aseguró que hoy se refunda un país con igualdad de oportunidades para todos los bolivianos y bolivianas. “Hoy se refunda. El esfuerzo de los movimientos sociales y otros no fueron en vano, especialmente la lucha del sector indígena campesino, que ahora es reconocida como personas y como pueblos (en la NCPE), ya tienen el mismo derecho como cualquier ciudadano”, manifestó. Saludó el esfuerzo de los constituyentes que sufrieron humillación y aseguró que gracias a este hecho se está refundando el país. Afirmó que los neoliberales y “vende patrias” permanentemente están siendo derrotados en las consultas populares en el país y que los resultados obtenidos en el Referendo Constituyente garantizan las transformaciones profundas. “Primero saludar a todos los departamentos, gracias a la conciencia del pueblo hoy se acabó el latifundismo y los terratenientes con esta refundación de Bolivia. Nos comprometemos seguir trabajando con estos resultados”, aseveró el gobernante. Morales acotó que en esta jornada el colonialismo interno y externo, el neoliberalismo, al igual que la subasta de los recursos naturales del país, como lo hicieron en los gobiernos pasados.

 

Solicitada rechazada por « El Deber »

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 22 janvier, 2009

Campaña 28 de Septiembre

De nuestra consideración: 
Este documento no quisieron publicarlo en periodico El Deber, pero sabiendo lo util que es esta red les pedimos difundir en su sección cartas.

Campaña 28 de Septiembre

A la Opinión Pública

Exigimos que  las Campañas Políticas  tengan el límite de la honestidad y el respeto hacia la ciudadanía. No a los Fundamentalismos Mentirosos que promueven el miedo y la doble moral.

ES MENTIRA que el nuevo texto constitucional   promueve  el aborto.

Por favor lea el artículo 7 inciso a, sobre el derecho a la vida en la Constitución Política del Estado  vigente y compare con:

Artículo 15. Toda persona tiene derecho a al vida y a la integridad física, psicológica y sexual. Nadie será torturado, ni sufrirá tratos crueles, inhumanos degradantes o humillantes. No existe la pena de muerte. (Proyecto de Nueva Constitución Política del Estado)

ES MENTIRA que el nuevo texto constitucional apruebe el matrimonio gay

En el nuevo texto constitucional se especifica que el matrimonio es entre un hombre y una mujer

Por favor lea  los  artículos 193 y194 de la Constitución Política del Estado vigente y compare con:

Artículo 63. El matrimonio entre una mujer y un hombre se constituye por vínculos jurídicos y se basa en la igualdad de derechos y deberes. (Proyecto de Nueva Constitución Política del Estado)

Es MENTIRA que se prohíban las religiones en el nuevo texto constitucional 

El nuevo texto constitucional garantiza el derecho a la libertad de religión y culto.

Por favor lea    el artículo 3, de la Constitución Política Estado vigente y compare con:

Artículo 4: El estado respeta y garantiza la libertad de cultos y de creencias espirituales. De acuerdo con sus cosmovisiones. El estado es independiente de la religión (Proyecto de Nueva Constitución Política del Estado)

Articulo 21   Los bolivianos y bolivianas tienen los siguientes derechos. Inciso 3: A la libertad de pensamiento, religión y culto expresados de forma pública o privada, con fines lícitos. (Proyecto de Nueva Constitución Política del Estado)

Exijamos respeto y honestidad, no dejemos que el miedo nos paralice. Un clima de oscurantismo que promueve el odio, la homofobia y el terror nos daña como sociedad a todos y todas. No permitamos que los fundamentalistas siembren  confusión.  

Nunca escuchamos  en las diferentes comisiones de diálogo  estas MENTIRAS., quienes las usan y repiten saben que MIENTEN. Nunca se ha mentido tanto a Santa Cruz y al país.

Campaña 28 de Septiembre 

Firmado

M. Guadalupe Pérez

Madela Sainz

Isabel Peredo

Consuelo Camacho

Mery Camargo

Marisol Guzman

Maria Luisa la Fuente

Catalina Rodríguez 

Patricia Flores

De Evo a Obama, sus diferencias y el referéndum

Posted in Política,Referéndum par colectivoboliviano sur 22 janvier, 2009

Por Alejandro Saravia

En la fría y despejada mañana del 20 de enero, unos dos millones de personas, incluyendo cientos de miles de afroamericanos, concurrieron a los inmensos terrenos del National Mall, en Washington DC, a ser testigos del juramento del nuevo presidente estadounidense Barack Hussein Obama, su primer presidente mulato.

Apretado en medio de aquella inmensa masa de espectadores, de una audiencia que deseaba profundamente ser reconocida a partir de ese día como ciudadana y no como simple sujeto consumidor, no era difícil imaginar lo que habría sentido un común mortal al ser testigo de la ceremonia de coronación del nuevo emperador en la Roma de los césares. Lo que el nuevo emperador estadounidense decida a partir de ahora, tendrá consecuencias en Kabul y en Cochabamba.

Para la hora de la inauguración del nuevo mandato en Washington, hacía ya dos días que habían empezado las celebraciones en un pueblito de Kenia, donde nació el padre de Obama. Que el hijo de un africano llegue a ser el presidente de Estados Unidos es algo tan justo, tan significativo, como la llegada de un indígena a la presidencia en Bolivia.

En ambos países, el racismo ha dejado un largo camino de cadáveres y atropellos históricos. Doce presidentes estadounidenses fueron dueños de esclavos. La propia Casa Blanca fue construida con el sudor de aquellos africanos que tuvieron la desgracia de caer en las redes de los tratantes de esclavos, en su mayoría empresarios europeos.

Muy cerca al National Mall, el lugar donde ese 20 de enero dos millones de esperanzas se apretaban para conservar el calor de sus cuerpos, está el lugar donde, hasta 1850, se compraba y se vendía carne negra. Según Eric Williams, el autor de Capitalismo y esclavitud (1944), el propio desarrollo capitalista estadounidense no habría sido posible sin la fuerza de trabajo de los millones de esclavos traídos de África.

El hecho de que el dominico Juan Ginés de Sepúlveda fracasara en 1550 en su intento de convencer al emperador del sacro imperio romano germánico y de España, Carlos I, que los indígenas de las Américas eran incapaces de gobernarse y que eran por tanto “esclavos naturales”, no impidió que millones de ellos fueran tratados como tales en los campos y minas de plata que alimentaron el desarrollo capitalista europeo.

Es ya lugar común la imagen de los dos puentes que van desde el Cerro Rico hasta España: el uno hecho de plata y el otro de huesos de indios. El costo humano de la empresa colonial entre los indígenas del Alto Perú, hoy Bolivia, fue un inmenso genocidio que hasta la fecha no ha sido ni reconocido ni reparado.

Desde esta perspectiva, la historia de los pueblos indígenas y los africanos en las Américas no es muy disímil. Ha tomado siglos el que un descendiente de indígenas y el otro de africanos ocupen, respectivamente, la presidencia del país militarmente más poderoso del mundo y del país más saqueado y más pobre de Sudamérica.

¿A quién deben beneficiar las riquezas?

Con toda diferencia que existe entre la primera y la última potencia de las Américas, ambos presidentes se plantean una interrogante: ¿a quién deben beneficiar las riquezas del país?

En Estados Unidos, el dar rienda suelta al sector empresarial, el levantar cuanto obstáculo fiscal, legal o medioambiental se oponía al enriquecimiento rápido, el creer fanáticamente que el Estado no tiene un papel en la dirección de economía del país, le ha llevado al descalabro económico. Obama hereda la mayor crisis desde la Gran Depresión de 1929. En su discurso de asunción de la presidencia, Obama habló de poner un freno a ese capitalismo desbocado, de hacer que la economía beneficie a todos sus ciudadanos, y no únicamente a las pocas familias que controlan la riqueza de ese país.

Copiando en algo a Evo, Obama ha decretado no una reducción pero sí un congelamiento de salarios para los miembros de su administración. También ha señalado su intención de hacer que su gobierno sea más transparente y menos corrupto. Sin embargo, la gran diferencia es que Obama quiere renovar la narrativa de la gran empresa imperial capitalista, mientras Morales quiere desmontar las consecuencias de esa narrativa en la periferia boliviana. Obama no pide disculpas por el estilo de vida en Estados Unidos, un estilo de vida consumista que ha llevado al mundo al borde de la catástrofe medioambiental.

En Bolivia, el tema del próximo referéndum plantea la misma pregunta: ¿a quién deben beneficiar las riquezas del país? Esta es la pregunta que no se hacen los proponentes del No. O confundidos o confundidores, ellos lanzan al aire el tema de que la nueva Constitución apoya el aborto, que no es otra cosa que reconocer el derecho humano que tiene toda mujer de decidir por ella misma si quiere o no ser madre.

Los campeones del No lanzan el tema de que Evo no ha ido a la escuela. Como si tener un título universitario, algo deseable y necesario para todos los bolivianos, sin importar su origen étnico, fuera una garantía absoluta de idoneidad, honestidad y sentido común. ¿Qué han hecho muchos de los titulados en el exterior cuando llegaron al gobierno? Empezando por Gonzalo Sánchez de Losada, no han hecho otra cosa que saquear muy doctamente el erario público.

Una de las razones por las que se le negaba al indígena el derecho al voto hasta 1952 era porque no sabía leer ni escribir el castellano. Ahora, los proponentes del No dicen que si alguien no tiene título universitario no puede ser elegido presidente. Lo que están diciendo es, en realidad, que un indio no puede ser presidente. El racismo es el mismo.

Al final del día, el tema del referéndum no es el Evo. Es determinar, mediante una Constitución, por ejemplo, si el agua debe ser un derecho humano o un bien sujeto a las reglas del mercado, es decir, de acceso a quien pueda pagarla. Es determinar a quién le pertenece el país: a los bolivianos o a esa clase social que se encargaba de administrar el Estado para beneficio del capital transnacional y que quiere a toda costa el regreso de USAID, la DEA y el chantaje permanente de la certificación y las preferencias arancelarias.

 

 

Más allá del no, Morales avanza sobre 5 bastiones de la derecha

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 21 janvier, 2009

El MAS se apodera de la bandera autonómica

Rolando Carvajal

Sacando provecho de la desesperación de sus adversarios, la mancha azul copa más espacios en Tarija, Chuquisaca y Pando, y estremece el tradicional predominio de la derecha más extrema en Beni y Santa Cruz. Sin embargo, La Paz puede amargar la fiesta

Hábilmente convertida por la derecha en un virtual plebiscito sobre el respaldo actual del electorado boliviano al gobierno del presidente Evo Morales, el referéndum de este domingo 25 en Bolivia tiende a consolidar la creciente presencia del MAS en cinco regiones claves para la continuidad del mandatario y su régimen.

Uno de los brazos de la tenaza masista, que amenaza con reducir la hegemonía de los radicales de derecha en los orientales departamentos de Beni y Santa Cruz, proviene de Pando, en el extremo norte amazónico del país, doblemente templado entre agosto y septiembre, por la ratificación de Morales y la matanza de una veintena de campesinos que terminó fortaleciendo las posiciones oficiales.

El segundo brazo proviene de Tarija, en el sur fronterizo con Argentina y Paraguay, donde los movimientos sociales que defienden al régimen pro socialista se disponen a dar por liquidado el empate de hace sólo seis meses con las fuerzas de la derechista gobernación regional.

Por el centro, ganados ya los valles cochabambinos, los oficialistas del departamento de Chuquisaca  están cerrando filas para terminar con el predominio, sobre todo citadino, de sus enconados adversarios, responsables junto con sus aliados en varias regiones, de la fuga y derrumbe de la Asamblea Constituyente (AC) con que Morales y sus seguidores intentaron « refundar Bolivia » el año pasado.

De acuerdo al historial de la Corte Nacional Electoral (CNE), en Chuquisaca, el avance del MAS se forjó a paso sostenido: desde los 66 mil votos de las elecciones del 2005, ha subido a los 75 mil logrados para la Constituyente y luego a los 92 mil obtenidos (53 %) en el referéndum que en agosto del 2008 ratificó al Presidente en su cargo.

En Tarija el caudal electoral del mandatario ascendió de 28 mil votos el 2005, a 46 mil el 2006 y a 66 mil hace seis meses (49.8 %).

En Pando, trepó de apenas el millar de votos conseguidos el 2005 a los 6.651 logrados para Constituyente, llegando a rebasar el 2008 los 13 mil que le dieron el 50 % de los votantes pandinos.

La conquista de los tres reductos aledaños al cuartel central derechista, según las encuestas de uno y otro bando, se viene acompañada de una tenue en principio —pero ya densa a escasos días del voto— infiltración masista en el corazón de la derecha más radical: los departamentos de Santa Cruz y Beni, donde la dirigencia empresarial hace aguas en el intento de  conservar la votación que le permitió asestar dolorosas zancadillas enormes a Morales, que, a su vez, celebra tres años de gobierno.

 

Vacuna saludable

A diciembre, los sondeos del gubernamental Observatorio de Gestión Pública (OGP) proclamaban la victoria de Sí en el referéndum constitucional, a tono con los discursos del Presidente, que daban por hecho, con base en los informes de sus ministros, el triunfo oficialista en las urnas en los nueve departamentos del país.

Pero a mediados de enero, bien miradas la tendencias y la semi-rearticulación  de los opositores, Morales tuvo que jalar las orejas a los responsables de sus cohortes. No porque el Presidente publicitara la victoria, reclamaba, los militantes debían quedarse cruzados de brazos esperando los votos del cielo.

« !Tienen que hacer campaña! » les recriminó, al disponer el repotenciamiento de la convocatoria, la re-evaluación del optimismo, y la exigencia de que la militancia vaya a la urnas, para bajar la peligrosa escalada del abstencionismo, los votos nulos y blancos y la remozada campaña por el no, que, jalándose los pelos, recurrió en última instancia a los símbolos del catolicismo para atacar a un « régimen ateo », fracasada como quedó la contra-campaña en desmedro de la nacionalización de los hidrocarburos.

 « El gobierno ya no está seguro de batir record de votación en el referéndum », tituló a una semana de los comicios el portal Bolpress. « Sondeos recientes y algunos ministros del Poder Ejecutivo anticipan la victoria del Si con una votación aproximada de 60% », agregó, bajando las expectativas de superar el 67 % logrado en agosto pasado o los delirios de alcanzar el 80 %.

« Me equivoqué, perdón, disculpas, he sido muy optimista. El optimismo a veces nos puede hacer cometer errores », corrigió a su vez el mandatario.

Desesperación y exabruptos

Pero más que las enmiendas y virtudes del oficialismo, el « repotenciamiento » de la campaña masista y la consolidación de su presencia en regiones adversas, han  sido atribuidos también a la desesperación  de la derecha que, a semanas del encuentro en las urnas, había comenzado a perder,  ya confundida, la bandera de las autonomías.

La enseña autonómica fue el combustible que sustentó a la derecha más radical y durante los últimos tres años, los prefectos y empresarios de la derecha insistieron entre sus bases el voto por el Sí a las autonomías. Pero de pronto, al estar incluido el régimen autonómico en el texto a aprobarse de la nueva Constitución y al estar respaldada esta inclusión —con amplias modalidades departamentales, indígenas y regionales— por una fracción centrista de la misma derecha (Podemos), para los radicales fue difícil contra-instruir el voto por el No a las autonomías ofertadas por el gobierno izquierdista.

La confusión del electorado entre uno y otro zarandeo se reflejará, estiman observadores, en la abstención y los votos nulos o blancos de una ciudadanía que en menos de seis meses asiste  a dos referéndums y que en los últimos cuatro años se ha congregado en torno a seis procesos electorales, incluidas elecciones prefecturales y generales, además de la conformación de la AC y al consulta sobre la venta del gas a Chile, el 2004, junto a los comicios municipales.

Sin embargo en La Paz, donde los conservadores mantienen bolsones de voto significativo, el rechazo  puede dar más de una sorpresa, sobre todo si logran acercarse al considerable caudal del 35 %que recibió el último prefecto de la derecha paceña, José Luis Paredes, que, de todas maneras fue revocado en su mandato.

Desplegando el rumor de las expropiaciones, los activos reductos derechistas, sobre todo de las circunscripciones de clase media y alta, proclaman un no rotundo que se extendía entre los medianos propietarios temerosos de perder sus pequeñas fortunas, pese a que no son mayoría en el departamento.

Cuestionado, pero … inevitable

Igualmente, la recurrencia a la fe católica o la aparición de un sicario con intenciones asesinas, entre otras acciones desesperadas, han llevado  a los adversarios del presidente Evo Morales hacia el borde de una derrota en el referéndum del 25, cuando incluso un caudal considerable del « sí » terminará beneficiándolo, según el viejo dicho de que lo que no mata fortalece.

El sondeo empresarial señala que la negativa congrega al 47 % de los electores, mientras las encuestas oficiales estiman un respaldo del  65 %, engordado por el margen de error. Pero, de confirmase una media del 56 % entre ambas proyecciones, Bolivia estará de todas maneras en condiciones de estrenar este 25 de enero una nueva Constitución Política del Estado, y de realizar elecciones generales en diciembre, o adelantarlas para junio, con una prórroga casi segura de Morales.

La última carta opositora se reducirá entonces a deslegitimar el triunfo por debajo del 67 % con que el mandatario fue ratificado el año pasado, cuestionamiento que, para entusiastas ex colaboradores del ex embajador Philip Goldberg, servirá de base para rearticular fuerzas a fin de disputarle a Morales, más que la Presidencia, unos escaños decisivos en el nuevo Parlamento plurinacional que se avizora.

« Estoy tan confundido, que incluso sospecho que el MAS tiene a su favor una eventual victoria del No, porque de esa manera todo el 2009 estaremos entrampados en el ajuste y nombramiento de autoridades y en el escenario eleccionario solo existirá el candidato del MAS », comenta Willy Flores Medina, editor de ExeClub, un portal sobre la política boliviana.

« A la luz del mencionado recurso a lo religioso para desprestigiar el proyecto popular, los resultados del referéndum serán también un interesante indicador del peso e influencia real que tienen en la actualidad ciertas jerarquías y discursos eclesiásticos aferrados a teologías neocoloniales, empecinadas en mantener inamovibles las estructuras de una sociedad excluyente y los privilegios de unos pocos », dice Alejandro Dausá, de ALAI-AmLatina

« Tantos desmanes fortalecieron más bien al Gobierno…con todo ello, la oposición ha quedado muy debilitada y dividida », concluye desde La Paz el antropólogo jesuita Xavier Albó. « Hasta la dosificación de la campaña por el No suena a apostar por un ‘no’ en tono menor, que simplemente quiere evitar un Sí demasiado apabullante », agrega.

Formados casi en fila, aprovechando el referéndum como plataforma para postular su candidatura presidencial, los adversarios de Morales se empeñan en recoger los votos sobrantes del banquete oficial, peleando codo a codo un mayor espacio en el espectro opositor, de tal manera que a Samuel Doria Medina le incomoda la presencia de Carlos Mesa  y el silencio de Tuto Quiroga, mientras el solitario alcalde René Joaquino intenta no ser avasallado por el rodillo masista en su propio terruño potosino.

Por ese mismo rumbo, y pese a los berrinches para la TV, los prefectos Rubén Costas de Santa Cruz, Ernesto Suárez del Beni y Mario Cosío de Tarija ven las bardas de sus vecinos arder y ponen las suyas a remojo continuo, sin poder auxiliar de veras a los radicales pandinos, abandonados a su propia suerte y en vías de sufrir la peor derrota de su larga historia en el dominio feudal de la Amazonia norte.

Dilema esencial

A escasos días de su nueva victoria, el presidente Morales luchaba sin embargo contra la tendencia al ausentismo aún entre su propia militancia, lo que dejaba ver la enorme preocupación por un triunfo no contundente, ese que puede plantearle problemas a la hora de la reelección y la continuidad del régimen izquierdista.

Casi resignado, el académico opositor Jorge Lazarte, se limitó a lamentar esta semana el mayor fracaso de la Constituyente (« no haber compatibilizado la demanda por la justicia social con el Estado de Derecho »), la persistencia de la división y el retorno de la polaridad, además de la impronta de una « cruda ambición de poder arropada de mesianismo » y un futuro de múltiples conflictos.

Para otros sectores, advertidos de las fechorías de la derecha pero igualmente decepcionados por el nepotismo reciente, cuestionado por el propio Morales (lo cual no impide que siga desfilando entre Palacio y las Superintendencias), la cuestión se planteaba bajo la forma, a decir de Alfonso Gumucio, de un callejón sin salida « que nos obliga a escoger entre un Sí y un No que no nos convencen: un No que podría sumarse a la derecha y un Sí que favorece a un gobierno autocrático ».

  ¿Sugerencias?: « me basta estar en desacuerdo con diez o doce fundamentales para no entregar mi Sí ciegamente. Sin embargo, tampoco voy a entregar mi No a quienes he combatido durante toda mi vida —propone Gumucio— Si votara con mi conciencia, honestamente, manifestaría mi rechazo a esta manipulación pifiando mi voto con una mordaz interjección ». (fin)

BOLPRESS, 21 enero de 2009

 

Gatopardismo imperial

Posted in Internacional,Política par colectivoboliviano sur 21 janvier, 2009

Por Atilio A. Boron

Finalmente llegó el gran día. Toda la prensa mundial no hace sino hablar de la nueva era abierta con el acceso de Barack Obama a la Casa Blanca. Esto confirma los pesimistas pronósticos acerca del retrógrado papel que cumplen los medios del establishment al profundizar, con las ilusiones y los engaños de su propaganda, la indefensión de la “sociedad del espectáculo”, una forma involucionada de lo social donde el nivel intelectual de grandes segmentos de la población es rebajado sistemáticamente mediante su cuidadosa des-educación y desinformación. La agobiante “obamamanía” actual es un magnífico ejemplo de ello.

Obama llegó a la presidencia diciendo que representaba el cambio. Pero los indicios que surgen de la conformación de su equipo y de sus diversas declaraciones revelan que si hay algo que va a primar en su administración será la continuidad y no el cambio. Habrá algunos, sin duda, pero serán marginales, en algunos casos cosméticos y nunca de fondo. El problema es que la sociedad norteamericana, especialmente en el contexto de la formidable crisis económica en que se debate, necesita cambios de fondo, y éstos requieren algo más que simpatía o elocuencia discursiva. Hay que luchar contra adversarios ricos y poderosos, y nada indica que Obama esté siquiera remotamente dispuesto a considerar tal eventualidad. Veamos algunos ejemplos.

¿Cambio, designando como jefe de su Consejo de Asesores Económicos a Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de Bill Clinton y artífice de la inaudita desregulación financiera de los noventa causante de la crisis actual? ¿Cambio, ratificando al secretario de Defensa designado por George W. Bush, Robert Gates, para conducir la “guerra contra el terrorismo” por ahora escenificada en Irak y Afganistán? ¿Cambio, con personajes como el propio Gates, o Hillary Clinton, que apoyaron sin ambages la reactivación de la Cuarta Flota destinada a disuadir a los pueblos latinoamericanos y caribeños de antagonizar los intereses y los deseos del imperio? En su audiencia ante el Senado, Clinton dijo que la nueva administración de Obama debería tener “una agenda positiva” para la región para contrarrestar “el temor propagado por Chávez y Evo Morales”. Seguramente se referiría al temor a superar el analfabetismo o a terminar con la falta total de atención médica, o al temor que generan las continuas consultas electorales de gobiernos como el de Venezuela o Bolivia, mucho más democráticos que el de Estados Unidos en donde todavía existe una institución tan tramposa como el colegio electoral, que hace posible, como ocurriera en el 2000, que George W. Bush derrotara en ese antidemocrático ámbito al candidato que había obtenido la mayoría del voto popular, Al Gore. ¿Puede esta Secretaria de Estado representar algún cambio?

¿Cambio, producido por un líder político que quedó encerrado en un estruendoso mutismo ante el brutal genocidio perpetrado en Gaza? ¿Qué autoridad moral tiene para cambiar algo quien actuó de ese modo? ¿Cómo suponer que representa un cambio una persona que dice, como lamentablemente lo hizo Obama hace apenas un par de días a la cadena televisiva Univisión, que “Chávez ha sido una fuerza que ha impedido el progreso de la región, (…) Venezuela está exportando actividades terroristas y respalda a entidades como las FARC”? Tamaño exabrupto y semejantes mentiras no pueden alimentar la más mínima esperanza y confirma las prevenciones que suscita el hecho de que uno de sus principales consejeros sobre América latina sea el abogado Greg Craig, asesor de la inefable Madeleine Albright, ex secretaria de Estado de Bill Clinton, la misma que dijera que las sanciones en contra de Irak luego de la Primera Guerra del Golfo (que costaron entre medio millón y un millón y medio de vidas, predominantemente de niños) “valieron la pena”. Craig, además, tiene como uno de sus clientes a Gonzalo Sánchez de Lozada, cuya extradición a Bolivia está siendo solicitada por el gobierno de Evo Morales para juzgarlo por la salvaje represión de las grandes insurrecciones populares del 2003 que dejaron un saldo de 65 muertos y centenares de heridos. Sus credenciales son, por lo visto, inmejorables para producir el tan deseado cambio.

En esa misma entrevista, Obama se manifestó dispuesto a “suavizar las restricciones a los viajes y al envío de remesas a Cuba”, pero aclaró que no contempla poner fin al embargo decretado en contra de Cuba en 1962. Agregó además que podría sentarse a dialogar con el presidente Raúl Castro siempre y cuando “La Habana se muestre dispuesta a desarrollar las libertades personales en la isla”. En fin, la misma cantinela reaccionaria de siempre. Un caso de gatopardismo de pura cepa: algo tiene que cambiar, en este caso el color de la piel, para que nada cambie en el imperio.

* Politólogo.

PÁGINA 12, 21 de enero de 2009

Las verdaderas razones del « no » a la Constitución

Posted in Referéndum par colectivoboliviano sur 20 janvier, 2009

19 DE ENERO DE 2009

Por Carlos Echazú Cortez

La necesidad de revelar las verdaderas razones del « NO » al proyecto de Nueva Constitución, surgen de la manifiesta falsedad de los argumentos que se han expresado explícitamente para rechazar la Constitución. Por un lado, se ha dicho que la Constitución estaría violando la libertad de las personas. Este Argumento es por demás falaz, dado que la propuesta de Constitución, como en ninguna otra Constitución el Latinoamérica y, quizás en el mundo, enumera las libertades y los derechos humanos hasta de cuarta generación. Entonces, la parte dogmática, encargada de salvaguardar libertades y derechos, es la más completa que pueda pensarse. Por otro lado, se ha sostenido que la propuesta constitucional no estaría reflejando el anhelo autonomista de las regiones. Esta afirmación es también embaucadora, dado que la nueva Constitución evidentemente diseña un modelo de autonomías que otorga nada menos que 36 competencias exclusivas a los gobiernos departamentales y además, guste o no, es el primero que ha existido en la historia de Bolivia.

Por otro lado, el texto constitucional está perfectamente acorde al texto del referéndum del año 2006. El problema de la religión ha sido tratado de modo realmente mentiroso y malintencionado. No hay absolutamente nada en la propuesta que lleve a una persona honrada a sostener que se « estaría prohibiendo la religión católica », como lo sostiene un spot publicitario. Sobre esta temática, la constitución enarbola dos principios liberales, establecidos en todas las constituciones del mundo: la libertad de cultos y la independencia del Estado con relación a la Iglesia. Será bueno recordar a estos señores, que gustan posar de « modernos », que fueron los conservadores los que se opusieron a estos principios liberales en el siglo XIX.

Bien, si estos argumentos no son entonces válidos, ¿Cuáles serán entonces las verdaderas razones para el « NO » a la constitución? En cuanto se refiere a los politiqueros neoliberales que acostumbraron a medrar del Estado, la propuesta constitucional tiene varias salvaguardas para evitar que eso siga sucediendo. Algunas de ellas son:

Art. 150. « Los Asambleístas suplentes…no recibirán remuneración ». Art. 157. « El mandato de Asambleísta se pierde…por abandono injustificado de sus funciones por más de seis días de trabajo continuos y once discontinuos en el año ».  Dedicado a aquellos políticos que acostumbraron a prometer el cielo y las estrellas en las campañas electorales y luego olvidarse de esas promesas una vez que asumieron funciones, la nueva Constitución dispone que: Art.240. « Toda persona que ejerza un cargo electo podrá ser revocada de su mandato ».

Para disgusto de políticos y empresarios neoliberales que hicieron uso, a su gusto, del poder judicial, nombrando en cuoteos desvergonzados a sus compinches a los cargos claves de este poder, la propuesta dispone que: Art. 182. « Las magistrados y los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia serán elegidas y elegidos mediante sufragio universal ».

Para aquellos empresarios neoliberales que se acostumbraron a hacer sus negociados con los recursos del Estado y del país aprovechando sus relaciones con el Estado, la propuesta de Constitución afirma que: Art.176. »Para ser designado ministro o ministra se requiere…..no ser directivo, accionista ni socio de entidades financieras o empresas que mantengan relación contractual…con el Estado ». Art. 357. »….ninguna persona o empresa privada boliviana podrá inscribir la propiedad de los recursos naturales bolivianos en mercados de valores… »

Art. 372. « Pertenecen al patrimonio del pueblo los grupos mineros nacionalizados, sus plantas industriales y sus fundiciones, los cuales no podrán ser transferidos o adjudicados en propiedad a empresas privadas por ningún título ». Para aquellos políticos que aprovecharon la desinformación en la que vivía el pueblo boliviano para cometer sus actos de corrupción, la nueva propuesta sostiene que: Art. 242.4. « …La información solicitada por el control social no podrá denegarse ».

Pensando en los políticos y empresarios neoliberales que, lejos de pensar en el desarrollo del país, aprovecharon el caos en la economía para sacar ventajas de ello, la constitución afirma que: Art. 316. « La función del Estado en la economía consiste en: 1. Conducir el proceso de planificación económica y social, con participación y consulta ciudadana ». Para aquellos neoliberales que gustaban sacar rédito con los gobiernos imperialistas, aprovechando la condición de país subdesarrollado, la propuesta constitucional dice que: Art. 344. « Se prohíbe… la internación, tránsito y depósito de residuos nucleares y desechos tóxicos ».

A aquellos capitalistas que solo pensaban en sus ganancias, independientemente de lo que pasara con el medio ambiente, la constitución les pone freno sosteniendo que: Art. 347. « ….Se declara la responsabilidad por daños ambientales históricos y la imprescriptibilidad de los delitos ambientales ».

A los terratenientes y latifundistas, la Constitución les dedica…: Art. 398. « se prohíbe…. La explotación de la tierra que aplica un sistema de servidumbre, semiesclavitud o esclavitud en la relación laboral…..En ningún caso, la superficie máxima podrá exceder las diez mil ( o 5 mil, dependiendo del resultado del referendum) hectáreas ». Art. 401. « El incumplimiento de la función económica social o la tenencia latifundista de la tierra, serán causales de reversión y la tierra pasará a dominio y propiedad del pueblo boliviano » Estas, y otras como éstas, son las verdaderas razones del « NO » a la nueva Constitución.

Page suivante »