COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


7 joyas mediáticas y una columna

Posted in MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y POLITICA par colectivoboliviano sur 21 mars, 2009

 Ricardo Bajo H.

http://www.erbol.com.bo/opinion.php?id=28

La arremetida mediática se intensifica. Un programa de PAT se estrena y comienza con este titular: “A 271 días de la elección”. Diciembre parece lejos pero está cerca. Los comunarios de Hautajata le hacen la campaña gratis a un candidato semi enterrado. La prensa de derechas aprovecha la bandeja de plata y alista sus baterías tierra-tierra.

1.- Tapa del miércoles 11 de marzo del periódico cruceño El Mundo: “Impunidad a los bárbaros andinos”. La respuesta a la toma de la casa del ex vice gonista, Víctor Hugo Cárdenas (que ha traido horas y horas de televisión) es un titular que alienta el racismo y el divisionismo. Así contribuye la prensa a la concertación y la unidad del país, como apuntaba hace una semana el sabio Luis Ramiro Beltrán, único boliviano en ganar el premio Mac Luhan de periodismo.

2.- Páginas 6 y 7 del mismo diario del mismo dia (El Mundo): Hernán Cabrera, el dirigente de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, FTPSC, es acusado simultáneamente de haber trabajado para Johhny Fernández y ahora ser masista. Parte de la COD pide su renuncia inmediata. ¿Su delito? Ser el único que ha defendido a la ultrajada compañera de Unitel, Marcia Cedeño. La Federación presentó hace una semana una querella criminal contra el alcalde Percy Fernández por el caso “dengue dengue” en el cual una periodista de Unitel fue humillada y ultrajada con insultos y amenazas por el “chistosito” del burgomaestre cruceño. La respuesta de las elites cruceñas: acoso y derribo contra Cabrera.

3.- Programa juvenil de PAT. Se llama “Reel”. Pasado miércoles 11. Los ocurrentes chicos montan un concurso de belleza que parodia al famoso Hawaian Tropic. La idea original se llama Miss Guarayan Tropic y desfilan chicos disfrazados de chica. La CIDOB y la COPNAG elevan su protesta y piden clausurar Reel. PAT pide disculpas y El Deber titula dos días después en sus páginas de cultura: “Parodia causa repudio del pueblo guarayo”. La idea está clara: los indios tienen derechos pero todavía son ridiculizables en cualquier momento y lugar.

4.- Tema Alto Parapetí: titular de La Razón, sábado 14 de marzo, página A-15: “Evo reúne a miles de guaraníes para ofrecerles tierra”. Ese mismo día, El Deber, página A-15: “Presencia de 3.500 guaraníes y militares inquieta en Cordillera”. Y me pregunto: ¿el presidente ofrece tierras cuando va a entregar títulos de tierras? ¿La presencia de un pueblo indígena en su propio territorio puede inquietar a alguien? ¿Quizás a los latifundistas y a los terratenientes esclavistas? La idea está clara: Evo regala cosas a los suyos.

5.- La derecha mediática y la otra ha decidido ponerse detrás de dos banderas: VHC y Leopoldo Fernández, ex prefecto de Pando acusado de la masacre de Porvenir. Para los medios de la derecha, el adenista es simplemente “Leo”. Cubriendo los actos organizados el pasado lunes 16 de marzo bajo el lema “Liberen la verdad”, los medios comienzan a calificar a los detenidos por masacres, tomas de instituciones y diversos atentados como “presos políticos”. Titular de El Deber, sábado 14, pag A-13: “Movilización cívica por los presos politicos”. La idea está clara: Bolivia vive una dictadura y ya tiene presos políticos”. Esta idea será repetida una y otra vez, hasta que alguien sea la crea.

6.- La SIP (la gran patronal de los medios) se reúne en Asunción, Paraguay. El deber del domingo 15, pág A-32: “La SIP dice que sigue acoso a la prensa en el país”. La Razón del domingo 15, pág A-20: “Denuncian ante la SIP los ataques de Evo a la prensa” y La Prensa, domingo 15, páginas 16 A y 17 A: “Denuncian a Evo ante la SIP por ataques contra la prensa”. Otra idea clara: Evo, el dictador, ataca a la prensa democrática.

7.- Diario español de Madrid, El País, del grupo Prisa, los mismos dueños (por ahora) de La Razón de La Paz. Día miércoles 18 de marzo. Titular: “La oposición de Bolivia denuncia clima de acoso”. Firma la periodista Maite Rico, desde España, obviamente. La nota comienza así: “Cuando la turba invadió su casa, Lidia Katari y sus hijos se refugiaron en una habitación de la planta alta. « Todo se llenó de humo. Me dije: si no salimos, nos quemamos. Al salir, nos agarraron a chicotazos [latigazos], palazos y pedradas ». El pecado de Lidia, que fue hospitalizada, era ser la esposa de Víctor Hugo Cárdenas, ex vicepresidente de Bolivia. Y el pecado de Cárdenas, aymara, académico respetado y pionero en la lucha por los derechos indígenas, fue haber « traicionado a su raza » y haber pedido el rechazo a la Constitución impulsada por el presidente Evo Morales, aprobada en referéndum en enero”. Y la nota sigue: “Y algunos dirigentes sociales del MAS, añade el presidente del Senado, han advertido que tomarán otras casas, entre ellas las del escritor y periodista Carlos Mesa, que presidió Bolivia entre 2003 y 2005, y cuyo talante conciliador no logró aplacar las protestas capitaneadas por Evo Morales. « Empezamos a vivir la estrategia del miedo y una vulneración muy peligrosa de derechos y garantías ciudadanas », sostiene Mesa. « Evo Morales está destruyendo el Estado de derecho ».Otra vez, la idea: Evo, dictador. ¿Pero no ha ganado cinco elecciones consecutivas? No importa, es un dictador.

8.- Y una columna: Para contextualizar esta arremetida, es clarificador leer la columna del domingo 15 de marzo de La Prensa, página 18-A. Se titula: “Hacia el reino del fascismo indigenista”. Y la firma, el jefe de redacción, Carlos Morales, al que supuestamente pronto nombrarán director de dicho matutino paceño. Morales, por si alguien no recuerda, es el responsable de aquel titular de tapa que decía “Evo da luz verde a los contrabandistas”. En la columna, Morales escribe: “Lo peor viene, sin embargo, de las elites gobernantes. La justificación de la violencia desde las más altas esferas del poder (se argumenta el “por algo será”, que se utilizaba en las dictaduras de los años 70 en América Latina), su apego al fundamentalismo indigenista (que rompe el Estado de Derecho en favor de la fragmentación territorial e institucional), la manipulación de la Justicia y de las fuerzas de seguridad (que impide el legítimo uso de la fuerza y la legalidad para resguardar el imperio de la ley), la disolución del Estado en favor de la voluntad de las corporaciones sindicales indígenas, la instalación de la justicia a manos del movimiento social ajena a la acción estatal y la enunciación de un discurso totalitario que se considera dueño de la “verdad histórica” y donde sólo es posible pensar un país sin lugar al disenso nos llevan a la conclusión de que estamos en las puertas de un fascismo indigenista que no merece más que el repudio de todos los bolivianos, incluso de quienes apostaron por “otro país” más justo, menos corrupto y más igualitario”.

Publicités

El Alto y su Tedeum ecuménico

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 13 mars, 2009

Xavier Albó *

Retorné a La Paz después de dos semanas por el campo de Chuquisaca y Potosí, con poco acceso a los medios. Al llegar me enteré de cierta pugna mediática, en vísperas del 24 aniversario de El Alto. La ocasión era que se había eliminado de los actos celebratorios el tradicional Tedeum y que el obispado iba a hacerlo por su cuenta. Algunos matutinos y radios empezaron a incitar la opinión como si se tratara de un enfrentamiento religioso originado por el art. 4 de la nueva Constitución, que establece la “independencia” entre el Estado y la religión, ignorando que el mismo artículo habla también del respeto y garantías que éste da a toda religión, creencias espirituales y cosmovisiones. Por suerte, el obispado de El Alto salió de inmediato a la palestra aclarando conceptos, muy en línea con ese artículo, y pidiendo “a la prensa responsable que no direccione las declaraciones”. Y, de hecho, las celebraciones religiosas y cívicas del viernes 6 de marzo han sido un excelente modelo de cómo puede ser una genuina interpretación del art. 4 en un país religioso como el nuestro.

 

 

La batuta del evento cívico la tuvo el Alcalde y el evento se vio realzado por la presencia del Presidente y del Vicepresidente de la Nación-Estado boliviana, el Prefecto (ya casi Gobernador) del departamento y otras autoridades invitadas. El acto empezó puntualmente a las 7.00 con un novedoso “Tedeum ecuménico”.

Uso Tedeum en su sentido popular de “acto religioso de acción de gracias”, no en su sentido más estricto latino, como las dos primeras palabras de un himno latino que se remonta al siglo IV o V. Añado “ecuménico” (del griego oikumene, “mundo habitado”) en su sentido amplio, que abarca el diálogo y entendimiento entre todos los humanos y no sólo entre algunas iglesias cristianas más cercanas entre sí.

 

En este caso, empezó con una ofrenda a la Madre Tierra y demás seres sagrados protectores del contorno alteño, realizada por amawt’as aymaras, seguido de oraciones a cargo de representantes de diversas iglesias presentes en El Alto, incluido el obispo católico, monseñor Juárez. Se alternó el castellano y el aymara, un q’uchu o himno religioso aymara y todo concluyó rezando juntos el Padrenuestro, la oración que unía a todas las religiones y creencias allí presentes. Muchos lo rezaron, otros se les unían en respetuoso silencio, según sus creencias. Y después prosiguió el evento, con su desfile y demás celebraciones.

A las 8.00 el obispo cumplió el Tedeum católico que él también tenía programado, en su propio templo, pero sin que estuvieran ahí hincados en primera fila y de forma oficial todas las autoridades, creyentes o no creyentes. Sí asistieron algunas, tanto del Gobierno como del municipio, pero a título personal, saliéndose del otro acto, que seguía su curso.

 

Todo fue profundamente cívico y también religioso. No hubo en ningún momento el sentido de confrontación —azuzado por algunos medios— sino el de apertura de todos a todos, sin mutua dependencia sino plena libertad y respeto. Se respiraba incluso algo de ayni o reciprocidad solidaria. Ojalá siga ocurriendo así a lo largo y ancho de todo el país, tanto en la esfera religiosa como en la política y en las relaciones cotidianas. Éste es el valor fundamental de la nueva Constitución y la intolerancia sería su principal enemigo. Ejemplos como éste deberían aplacar temores que todavía andan por el aire y desvirtúan aquellas vergonzosas propagandas sobre una Constitución atea.

Lo que sí me ha llamado la atención, al menos en el evento cívico que he podido seguir en vivo y en directo por TV, es que las autoridades, tanto estatales o civiles como de iglesias, eran casi sólo ¡varones! Ellas fueron, sí, concelebrantes de la ofrenda andina. En el canto aymara sobresalían también las agudas notas femeninas.. Apenas una leyó un texto bíblico. Pero no se les dio ni mucho menos el rol protagónico equilibrado que de manera tan explícita y reiterada les reconoce la nueva Constitución. Hoy, 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer y constatamos que tanto las instancias del Estado como las iglesias tenemos todavía mucho que reflexionar y cambiar en este asunto.

*es antropólogo lingüista y jesuita.

Fuente: http://cipca.org.bo/index.php?option=com_content&task=view&id=1266&Itemid=1

Días de chuño, dengue y reinas de carnaval

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 7 mars, 2009

Crónicas bolivianas

 Por Alejandro Saravia

Llevando una arrugada camisa manga corta, un pantalón viejo y de color oscuro, la figura de Ángelo surgió de entre la masa de peatones que circulaba entre los puestos de venta próximos a la antigua terminal de buses de Santa Cruz. Bronceado y de baja estatura, al vernos dejó ver una vigorosa dentadura como signo de bienvenida, estirando la mano para el saludo. Una mano ancha, quizá demasiado grande para su estatura, callosa y firme. Su oficio es de jardinero, de aquellos que parecen poseídos por un amor ciego y brutal por los herbicidas. Sabe limpiarse bien el terreno, rápido lo hace. Lo echas al lugar y en dos semanas todo ya está muerto y limpio ya se sabe quedar. Le pregunté qué tipo de herbicida usaba, imaginando que hasta podría responder: El agente naranja, el defoliante vastamente utilizado por el patético ejercito estadounidense contra las fuerzas del Viet Cong. La verdad no sabría decirte, caballero.

Durante la segunda semana de febrero, la vasta ciudad de Santa Cruz se preparaba para festejar el carnaval. Tanto los ricos, que para poder permanecer ricos tienen necesariamente que ser muy pocos, como los pobres, que son la mayoría de la población en la ciudad tropical, se dedicaban a la construcción y el ornamento de sus disfraces, de sus carros alegóricos, para la entrada del Corso. Ángelo hacía parte del segundo grupo de cruceños. Inmigrante potosino en tierras amazónicas, hacía ya unos diez años que él había cambiado la ruda aridez y los fríos inmisericordes de su remoto pueblo seco por los ardientes atardeceres y la sofocante humedad de las tierras tropicales. Por lo menos ya no tenía que conseguir tanta ropa de lana. Ahora le bastaba un par de camisas de manga corta compradas a los ropavejeros para andar vestido casi todo el año. Y en la casa, un árbol de papaya, otro de mango, un tercero de paltas, además del naranjo y el limonero, daban con qué llenar la barriga, según la temporada. Pero ahora, como nunca antes, había llegado el dengue a Santa Cruz.

Teníamos que llevar a Ángelo el jardinero a ver un trabajo que queríamos encomendarle, aunque esa su desmedida preferencia por los herbicidas nos tenía intranquilos. Tomamos un taxi Toyota Corolla modelo Station Wagon, color blanco, rumbo al séptimo anillo de la ciudad. En Santa Cruz hay diez trillones de estos autos. Al sentarme junto al chofer, noté extrañamente que yo estaba frente a la consola de control con los indicadores de temperatura del motor, nivel de gasolina en el tanque y el odómetro, pero el volante estaba al otro lado, férreamente aprisionado por las manos del conductor. No se preocupe, que éste es un auto chuto, me explico Ángelo. El chofer, tan lampiño y joven como un kamikaze del emperador, asintió con la cabeza mientras sus ojos escrutaban como con hambre el tráfico que se abría frente a nosotros. Miré de nuevo el odómetro y vi que el auto ya había rodado 457.892 kilómetros sobre la faz de la tierra. Admiré en secreto a los ingenieros japoneses.

Mientras el taxi corría por la ciudad como un lechón huyendo del cocinero, me animé a preguntarle a Ángelo sobre el dengue en su ciudad.

– Ángelo, ¿a usted le ha dado el dengue?

– No, pero me quiere joder porque a ratos me duele la cabeza. A mi hija ya le ha dado, la pobrecita, menos mal que no se ha muerto porque saben morirse cuando botan sangre, pero ella no ha botado nada. Amarilla no más se ha puesto, y le han salido unas manchas en los brazos y las piernas. Le han puesto un suero y está tomando unas pastillas, parasitomil o paracetamil, una cosa que es como un herbicida contra el gusano del dengue.

El dengue, además de ser una enfermedad, es una constatación socioeconómica. Para fines de febrero de 2009, un 70% de los aproximadamente 30.000 afectados en Bolivia se encontraban en el departamento de Santa Cruz. Y en la propia ciudad de Santa Cruz, la mayoría de las víctimas provenía de los barrios más pobres, donde no hay alcantarillado ni servicios municipales básicos. Barrio 1º de Mayo, Plan 3000 son dos zonas de la ciudad donde fueron a dar los huérfanos del neoliberalismo boliviano. Allí la gente utiliza llantas usadas como peso para sostener las calaminas de sus techos en su lugar, y, en el agua acumulada al interior de esas llantas crecen las larvas del Aedes Aegipty, el mosquito transmisor del dengue. La gente que vive en estas zonas de la urbe cruceña no frecuenta las adineradas zonas de la ciudad como Equipetrol. Son bolivianos que para poder pagarse una entrada al cine en el complejo del Cine Center, que equivale a unos diez o doce dólares, tendrían que dejar de comer por lo menos dos o tres días, cosa que obviamente no hacen porque tienen que dar de comer a sus huahuas. Es a estos barrios donde llegan, cuando arrecia su furor autonomista, los viejos jóvenes de la Juventud Cruceñista. Pero no vienen a mejorar las condiciones de vida ni a combatir las causas del dengue. Vienen a dar palo, a insultar y golpear a estas masas que apoyan una nueva constitución política del Estado, un presidente indígena, que no es blanco y que quiere devolver parte de las tierras cruceñas a sus legítimos dueños: las poblaciones indígenas del oriente boliviano.

– ¿Ángelo, está tomando algunas precauciones para evitar el dengue?

– ¡No!… pero me fijo bien en los mosquitos que se me acercan. Ese que sabe dar dengue es atigradito, tiene unas manchas blancas en las patitas. A ese hay que matarlo rápido. Yo lo veo y ya, ahí mismo, ya lo estoy matando. Ese mosquito es un carajo.

– ¿Por qué?

– Porque el dengue está fuerte en Santa Cruz. Yo trabajo con un ingeniero, y hasta al ingeniero le ha dado dengue. Ni siquiera al ingeniero respeta ese dengue y a mí más me quiere dar. Me sabe doler la cabeza, los huesos, pero yo le digo: dengue carajo, a mí no me vas a joder porque tengo que trabajar. Creo que por eso a mi huahua le ha dado pero a mi no todavía.

En la sede de CIDOB, ante decenas de líderes del campo, escucho a “Chiqui” Nuñez, un responsable de CIPCA hablando con los indígenas y campesinos organizados del oriente boliviano. Se trata de una reunión de evaluación técnica y política de la Nueva Constitución del Estado, aprobada por referéndum el pasado 25 de enero de 2009. Hay lagunas, hace falta mayor representación indígena en el gobierno, son algunas de las conclusiones. Sin embargo, lo que más se destaca es la lucidez en desarmar la construcción discursiva de la oligarquía cruceña.

Ellos, los Costas, los Marinkovic, la CAINCO, nos dicen: “Yo soy un camba rico y tú eres un camba pobre, pero eso no tiene que importarnos. Lo que importa es que los dos somos cruceños, y como cruceños, tenemos que defender la autonomía contra el centralismo de La Paz, aunque yo te pague mal o te explote o te haga trabajar en mis tierras en condiciones de esclavitud.” Un centralismo que por 184 años ha estado en manos de esta misma oligarquía. Y ahora ellos vienen con que son defensores de la democracia y la autonomía.

Ya empieza la tarde, la calurosa tarde en el gran salón de CIDOB, en el polvoriento Barrio 1º de Mayo de Santa Cruz. Llega la hora de las salteñas. Poco importa el calor, las salteñas valen oro a cualquier hora del día, en cualquier parte del país. Un gato duerme bajo una de las sillas de plástico donde está sentado, atento, un dirigente campesino.

El tema de fondo, en este momento en la historia de Bolivia, es la lucha por la tierra, por los recursos naturales. Y en esto, la oligarquía cruceña es una aliada natural del capital transnacional y de los intereses de Estados Unidos en Bolivia. Sencillamente, la oligarquía cruceña y boliviana no necesita ser boliviana, no quiere ser boliviana ni piensa en los intereses de Bolivia, que somos todos nosotros. Todo lo que le interesa es la mejor forma de llenarse los bolsillos con los recursos que nos pertenecen a todos los bolivianos. Esa es la lucha. La aprobación de la Nueva Constitución del Estado, ha sido quizá la parte más fácil. Ahora empieza la verdadera lucha, para la que debemos estar preparados, porque se van a venir con todo, porque ya han perdido en el terreno político, porque ya han fracasado cuando fueron a tocar las puertas de los cuarteles llamando a un golpe de Estado. Todo lo que les queda es la mentira, la manipulación y para eso tienen sus medios de comunicación. Porque no hay que equivocarse: el oligarca dueño de tierras mal habidas y el oligarca dueño de medios de comunicación tienen exactamente los mismos intereses. Nuestra lucha es contra ellos.

El Bloque del Oriente, esa suma de líderes de pueblos indígenas y sindicatos campesinos del trópico boliviano, aplaude y uno no puede más que admirarse ante el largo camino recorrido por estos sectores bolivianos para lograr una voz y un lugar digno en la construcción del nuevo Estado boliviano. En un muro de Santa Cruz, allá por el segundo anillo, hay un graffiti que dice: “Muerte a los collas.” Como desafiando a la muerte, como animándome a meter la cabeza entre las fauces de un yacaré del río Piraí, me voy al lugar más camba de Santa Cruz: el Club 24 de Septiembre, lugar de coronación de reinas y de fervor cruceñista. Son casi las dos de la tarde. Entro al vasto salón del primer piso, tomo una mesa blanca cubierta con un mantel verde y pido un almuerzo. El lugar es una hermosa casona blanca en plena esquina de la plaza principal cruceña. Vieja y algo dilapidada, parece el escenario natural para una película sobre la nostalgia colonial en Indochina o Ceilán. Ahora es el lugar donde se es testigo de la descolonización de Bolivia. Sé que mi acento me delata como colla aunque haya dejado de vivir en tierras collas desde hace lustros. Mis temores son infundados, la gente en este lugar es cordial, amable. Será que nos une el natural amor del boliviano por la buena mesa. En seguida me traen la comida. En un lugar que es el corazón de lo camba, me esperaba un majadito, yuca hervida, o carne a la parrilla. Sin embargo, el mesero me trae un plato con el alimento más colla del mundo: unos chuños, una tuntas en medi de una sajta de pollo que de tanto sabor y hermosura casi le llenan a uno los ojos de lágrimas. ¿Cómo es posible que en este templo de la cruceñidad me sirvan chuños, que son tan collas? Tras el primer bocado se produce la revelación: Toda esa feroz nube negra de hostilidad entre cambas y collas es en parte una fabricación de los medios de comunicación privados que desconocen los principios básicos del periodismo, son periódicos oligarcas que llaman “prisioneros políticos” a los responsables de matanzas, son redes de televisión empeñadas en repetir imágenes sin contexto, como la captura de los responsables de la masacre de El Porvenir, con el fin de caldear los ánimos, apelar a la violencia como respuesta a un proyecto político que quiere refundar Bolivia a partir de la premisa de que el Estado le pertenece a los bolivianos y no al Departamento de Estado. Saboreo los chuños con deleite mientras crece en mi un profundo afecto por esta tierra cruceña, por la espontaneidad de su gente, por su alegría y su duro batallar para mejorar sus condiciones de vida.

El carnaval sirve para todo. Para justificar la sorpresa del 23 de marzo de 1879 en Antofagasta y la consecuente pérdida del Litoral boliviano. Para olvidar por unos días que Bolivia es el segundo país más pobre del hemisferio, después de Haití. En Santa Cruz sirve para no ver los estragos de las lluvias y las inundaciones de la temporada, para no ver que todos los cruceños no son iguales ni tienen los mismos intereses, para no ver que Bolivia hace parte de una región del mundo, América Latina, donde existe la brecha más grande entre ricos y pobres, lo cual hace necesario profundos cambios estructurales en el país. Y esto se ve en Santa Cruz. El dengue es la prueba. Ésta golpea a los más pobres, a la base política del MAS. Y uno no puede dejar de recordar que ya en los años 80, la CIA utilizó el dengue como arma biológica contra Cuba, para desgastar al gobierno de la Revolución cubana, para agotar sus magros recursos económicos, para fomentar disturbios antigubernamentales y causar el embotellamiento y la debacle del sistema de salud cubano.

En estos días de dengue, ¿qué hace la oligarquía que controla el discurso político cruceño por aquellos bolivianos que viven en condiciones miserables en los canales del segundo anillo en Santa Cruz? No hace nada, y tampoco quiere que se haga algo, esto mientras esos cambitas desheredados, a menudo drogados, no alteren sus tardes de té y tenis ni les tomen sus tierras. Por eso, los muñecos hablantes de la oligarquía cruceña, como el prefecto Rubén Costas, se empeñan en sus desplantes ante el gobierno central. Por eso se niegan a aceptar una autonomía para todos, porque la única autonomía que quiere esta oligarquía es aquella que le permita quedarse con las tierras y beneficiarse de los recursos de Santa Cruz a costa de los derechos de los pueblos indígenas y de los cruceños en general.

Le pregunto de nuevo a Ángelo si conoce a otras personas con dengue y le digo que yo estoy tomando pastillas de complejo B como forma de ahuyentar a los mosquitos, aunque la medida no parece surtir efecto. Como es jardinero, él cuenta que otro de sus clientes, un médico, también ha caído víctima del dengue.

– ¿Se ha muerto?, le pregunto

– No. Al principio ha botado sangre, pero no mucho. Ahora está mejor, está en su casa, caminando despacito. Dice que le duele todo y yo le digo: “Aistá pues doctor, a ver, operate vos mismo.”, diciendo le digo.

El jardinero se pone a reír tras su última frase. El humor de Ángelo es algo macabro, pero le permite sobrellevar el hecho de que su oficio de jardinero le convierte cada día en plato principal para los mosquitos que se incuban y crecen en los jardines cruceños y que le pican a su regalado gusto. El joven taxista también se ríe mientras nos perdemos en el azaroso tráfico urbano cruceño.

Ya no hay hijos naturales

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 6 mars, 2009

 

Ramón Rocha Monroy

Un buen amigo entendido en reformas constitucionales me dice que desde la aprobación de la nueva Ley se han dado más de 300 solicitudes de la prueba del ADN para verificar la paternidad de los inscritos en el Registro Civil, pero al menos 100 de esas solicitudes son reclamos de los padres contra las madres que niegan su derecho de paternidad, extremo que me parece asombroso.

 

Asombroso porque hace más de un año que vengo insistiendo en la importancia de esta nueva institución, quizá la más avanzada en la legislación del planeta, y en varios artículos he escrito que se acabaron los privilegios de tantos inescrupulosos que embarazan a las mujeres jóvenes y las dejan a su suerte, a ellas y a los niños que paren. Lo curioso es que también hay mujeres, no sé si inescrupulosas o soberbias, que proyectan sus broncas conyugales a la filiación de sus hijos, y entonces niegan el derecho de paternidad a los presuntos implicados.

Hasta la vigencia de la nueva Constitución, un hijo habido fuera de matrimonio sólo podía llevar el apellido de la madre, y los juicios de investigación de paternidad quedaban sujetos a la obtención de prueba, y podían durar años de años. Ahora la mujer dice en el Registro Civil el apellido del padre de la criatura y así queda, reservando el derecho de pedir una prueba de ADN en caso de disconformidad del padre o de la madre.

A esta categoría pertenece la transformación fundamental que comentamos: el derecho a la filiación completa de los hijos, el fin de la distinción entre hijos legítimos y naturales, el derecho de todo niño a llevar los apellidos del padre y de la madre, el fin de la confusión de identidades.

En el pasado, el matrimonio de hecho inserto en la Constitución fue una conquista histórica especialmente para las mujeres de los trabajadores, en especial de las minas, que no contraían matrimonio pero mantenían relaciones conyugales de hecho, por años, engendrando hijos. Con esta institución, los hijos de estas uniones concubinarias tenían los mismo derechos que los llamados legítimos, entre ellos el de llevar el apellido del padre. A ese linaje pertenece el nuevo derecho de filiación doble inserta en la Constitución.

Las revoluciones silenciosas no tienen que ver con la política sino con la vida cotidiana de hombres y mujeres. Con la vida, a secas. Más importante que un partido político o que el aparato de Estado es la preservación y bienestar de los hombres y mujeres de un país. Este hecho es a tal punto transversal que toda la actividad del Estado y de la sociedad deberían desembocar en ese objetivo central, el de crear las condiciones adecuadas para el desarrollo pleno del capital humano de un país, lo cual implica el uso adecuado de la tierra, de los recursos naturales y de la obra pública y privada de los seres humanos.

Esta demanda inscrita en la Constitución no es sólo patrimonio del MAS, es fruto de una presión sostenida por décadas, en la cual se destacaron organizaciones femeninas, sindicatos, ONGs y otras instituciones que buscan la protección del llamado binomio madre-niño. (more…)

Pronunciamiento de las organizaciones defensoras de Derechos Humanos

Posted in AUTONOMISTAS Y RACISMO par colectivoboliviano sur 3 mars, 2009

 

Las organizaciones que defendemos los Derechos Humanos en Bolivia, y sobre todo los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), nos unimos y expresamos nuestra profunda preocupación ante el atentado contra la vida del responsable regional en Beni del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS), Miguel Gonzáles, sucedido el viernes 27 de febrero, así como contra todas las acciones de intimidación, persecución y violencia perpetrada contra los funcionarios de esta institución.

Tanto Miguel Gonzáles como los funcionarios del CEJIS regional Trinidad, capital de Beni, son víctimas de intimidación violenta, por trabajar a favor del cumplimiento de los Derechos Humanos de indígenas, campesinos y desposeídos de este departamento hermano.
 
El viernes pasado, el responsable regional, Miguel Gonzáles, fue atacado con un arma de fuego mientras se desplazaba en un vehículo de su Institución por la ciudad. Un perito de balística de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) comprobó que el vidrio trasero del lado del conductor fue atravesado por una bala calibre 22. Según Gonzáles, le dispararon desde una moto a pocas cuadras de la oficina, y sólo por escasos centímetros este proyectil no impactó en su cuerpo.

Este hecho no resulta inédito ni menos esporádico, pues hay un rosario de atentados con diferentes niveles de gravedad, cuyo pico de violencia se dio en septiembre de 2008, cuando en Santa Cruz de la Sierra, seguidores del prefecto Rubén Costas y del entonces presidente del Comité Pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, incendiaron y saquearon la sede central del CEJIS, el 9 de septiembre de 2008, que fueron denunciados por esta Institución. Por lo que el Estado y las autoridades correspondientes están en la obligación de esclarecer y castigar estos hechos que violan los más elementales derechos de los ciudadanos.

Estas reacciones, que parecen aisladas y buscan acallar, intimidar, amedrentar y anular las acciones de personas clave, e instituciones que defendemos los derechos humanos, es claro que son realizadas por los grupos violentos que actuaron en septiembre del año pasado y que, ante la contemplación y pasividad de quienes deben actuar sobre estos hechos para castigar a los culpables, se vienen articulando y re potenciando en torno a objetivos concreto que son, en absoluto contrarios, a los que aspiran los sectores marginados y explotados de Bolivia. Por tanto:
 
Nos solidarizamos con el CEJIS y exigimos:

1-  Que el Estado boliviano investigue este y otros atentados hasta dar con los responsables de las agresiones, porque, de forma reiterada afectan a los trabajadores del CEJIS en sus labores por el respeto de los Derechos Humanos de indígenas, campesinos y ciudadanos marginados de la sociedad.
 
2-  Que el Estado boliviano se apegue a los tratados internacionales de Derechos Humanos, suscritos por la Nación para garantizar la protección de sus pobladores y castigar a los responsables de manera ejemplar.
 
3-
   Que lo grupos radicales reaccionarios que están activos en el oriente boliviano, depongan sus métodos violentos y contribuyan a un escenario de diálogo nacional indispensable para la reconciliación definitiva de los bolivianos.
 
Convocamos a los integrantes de estos grupos a:

  • Reflexionar sobre sus conductas y descubrir que lo que hacen sólo va a favor de unos cuantos enfermos de poder y odio, que los utilizan paras sus fines oscuros.


Estamos concientes que con el esfuerzo de todos los defensores de los Derechos Humanos podremos avanzar hacia una sociedad justa y sin impunidad, que respete y aplique efectivamente e implemente mecanismos nacionales e internacionales para la protección de los Derechos Humanos, convocamos la concurrencia de la Comunidad Internacional en la observación de la situación de los defensores de los Derechos Humanos en Bolivia.

Instituciones firmantes:

CAPÍTULO BOLIVIANO DE DDHH, DEMOCRACIA Y DESARROLLO
COMUNIDAD DE DERECHOS HUMANOS
CONVOJUL
IPTK
CIDEM
ECAM
LIDER
FEINVIT
CEADESC
INFANTE
PUKAÑANY
CDD
ILPS
PRODIS
ADESPROC LIBERTAD
COLECTIVO JUVENIL DECIDE
CASA DE LA MUJER
AIPE
FUNDACION SOLON
CATOLICAS POR EL DERECHOS A DECIDIR
WIÑAY
UNITAS
CEJIS
RED DE PARTICIPACION Y JUSTICIA
MEPB
CISEP
SENSE
DNI – CBBA
CEDLA
CEADL

Otro atentado contra un trabajador del CEJIS en el oriente boliviano

Posted in AUTONOMISTAS Y RACISMO par colectivoboliviano sur 3 mars, 2009


Los funcionarios del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) de Trinidad, capital de Beni, recibieron otra intimidación violenta por trabajar a favor del cumplimiento de los derechos humanos de indígenas y campesinos del departamento. El viernes pasado, el responsable regional, Miguel González, fue atacado con un arma de fuego mientras se desplazaba en una movilidad de la institución por la ciudad. Un perito de balística de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) comprobó que el vidrio trasero del lado del conductor fue atravesado por una munición de calibre 22. Según González, le dispararon desde una moto a pocas cuadras de la oficina. Por escasos centímetros el proyectil no impactó en su cuerpo. El CEJIS exige al Estado boliviano que investigue este atentado hasta dar con los responsables.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) otorgó en septiembre de 2008 medidas cautelares para que el Estado boliviano proteja efectivamente a los trabajadores del CEJIS. En enero pasado, un integrante de la Policía Nacional se había contactado con la oficina en Trinidad de la institución para coordinar la aplicación de estas prevenciones, por orden del Ministerio de Gobierno. Pero en ese momento no se asumieron medidas de protección, ya que primaba la tranquilidad en la ciudad en comparación con agosto y septiembre del año pasado, durante el llamado « intento de golpe de Estado cívico-prefectural ». En esa ocasión, habían sido amenazados trabajadores y las sedes del CEJIS en Trinidad y Riberalta, departamento de Beni.
Tras el atentado de ayer, la Policía analiza brindar protección efectiva a los trabajadores de esta Organización de la Sociedad Civil (OSC).
Durante la semana pasada de carnaval, Gonzáles había sido perseguido en dos ocasiones mientras conducía su movilidad por Trinidad. En una ocasión, fue una vagoneta Mitsubishi color rojo y plateado, doble cabina y con vidrios oscuros. Luego, lo siguieron dos personas en una moto en proximidades de su casa. El ataque de ayer fue efectuado por dos hombres que iban detrás de la movilidad que conducía Gonzáles.
El atentado del último viernes se suma al saqueo e incendio de la sede central del CEJIS, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el 9 de septiembre del año pasado. Por este caso la institución denunció al prefecto cruceño, Rubén Costas, y al entonces presidente del Comité Pro Santa Cruz, Branko Marinkovic. Con anterioridad, había sido asaltada y saqueada en 2005 la oficina del CEJIS en la ciudad de Riberalta, en el norte de Beni.
En septiembre del año pasado, los trabajadores del CEJIS de Trinidad habían padecido la intimidación de grupos radicales simpatizantes de la Prefectura y del comité cívico beniano. Así lo indicó la oficina en un informe emitido el 2 de septiembre. Ese día, « se reunió la Asamblea de la Benianidad, en la que estuvieron presente el prefecto, alcaldes de todas las provincias, cívicos, parlamentarios, ex constituyentes, dirigentes de los partidos políticos Poder Democrático Social (PODEMOS) y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). (.) Decidieron la aplicación inmediata del estatuto autonómico, además de crear el tesoro departamental como un agente de retención de todos los impuestos y recaudaciones en el departamento; también decidieron expulsar del departamento a los representantes del gobierno y sus ministros, venezolanos y cubanos, (.) y toda persona que traicionara al pueblo beniano(.) ».
« En horas de la noche del mismo martes, un grupo de jóvenes de la supuesta Unión Juvenil Benianista, apoyado por jóvenes que llegaron de Santa Cruz, intentaron hacer toma de instituciones privadas, dentro de las cuales se encontraba el CEJIS Trinidad. Intentaron hasta las 3 de la madrugada identificar dónde se encontraban las instalaciones de nuestras oficinas. (.) Las averiguaciones y búsqueda de nuestras personas se realizaron todo el día, no habiendo ubicado a ninguno de nosotros », indicó el informe.
No sólo fueron atacadas las oficinas, también los funcionarios. En septiembre de 2001, el actual director de CEJIS, Leonardo Tamburini, fue secuestrado y golpeado brutalmente por ganaderos de San Javier, afectados por el proceso de consolidación del Territorio Comunitario de Origen (TCO) Monteverde. Otros trabajadores del CEJIS también sufrieron agresiones y amenazas, generalmente ideadas por personas u organizaciones disconformes con el trabajo de CEJIS por el cumplimiento de los derechos humanos de indígenas, campesinos y ciudadanos.
Alerta la evidencia de que en los últimos años y meses crecieron las persecuciones e intimidaciones a trabajadores de la OSC.
Por estos motivos, el CEJIS solicita:
1-
     Que el Estado boliviano investigue este y otros atentados hasta dar con los responsables de las agresiones que reiteradamente afectan a trabajadores del CEJIS durante su trabajo por el respeto de los derechos humanos de indígenas, campesinos y ciudadanos.

2-
     Que el Estado boliviano se apegue a los tratados internacionales de derechos humanos suscriptos por la Nación para garantizar la protección de sus pobladores.

3-
     Que lo grupos radicales activos en el oriente boliviano depongan sus métodos violentos y contribuyan a un escenario de diálogo nacional indispensable para la reconciliación definitiva de los bolivianos.

Santa Cruz de la Sierra, 2 de marzo de 2009