COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Otro atentado contra un trabajador del CEJIS en el oriente boliviano

Posted in AUTONOMISTAS Y RACISMO par colectivoboliviano sur 3 mars, 2009


Los funcionarios del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) de Trinidad, capital de Beni, recibieron otra intimidación violenta por trabajar a favor del cumplimiento de los derechos humanos de indígenas y campesinos del departamento. El viernes pasado, el responsable regional, Miguel González, fue atacado con un arma de fuego mientras se desplazaba en una movilidad de la institución por la ciudad. Un perito de balística de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) comprobó que el vidrio trasero del lado del conductor fue atravesado por una munición de calibre 22. Según González, le dispararon desde una moto a pocas cuadras de la oficina. Por escasos centímetros el proyectil no impactó en su cuerpo. El CEJIS exige al Estado boliviano que investigue este atentado hasta dar con los responsables.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) otorgó en septiembre de 2008 medidas cautelares para que el Estado boliviano proteja efectivamente a los trabajadores del CEJIS. En enero pasado, un integrante de la Policía Nacional se había contactado con la oficina en Trinidad de la institución para coordinar la aplicación de estas prevenciones, por orden del Ministerio de Gobierno. Pero en ese momento no se asumieron medidas de protección, ya que primaba la tranquilidad en la ciudad en comparación con agosto y septiembre del año pasado, durante el llamado « intento de golpe de Estado cívico-prefectural ». En esa ocasión, habían sido amenazados trabajadores y las sedes del CEJIS en Trinidad y Riberalta, departamento de Beni.
Tras el atentado de ayer, la Policía analiza brindar protección efectiva a los trabajadores de esta Organización de la Sociedad Civil (OSC).
Durante la semana pasada de carnaval, Gonzáles había sido perseguido en dos ocasiones mientras conducía su movilidad por Trinidad. En una ocasión, fue una vagoneta Mitsubishi color rojo y plateado, doble cabina y con vidrios oscuros. Luego, lo siguieron dos personas en una moto en proximidades de su casa. El ataque de ayer fue efectuado por dos hombres que iban detrás de la movilidad que conducía Gonzáles.
El atentado del último viernes se suma al saqueo e incendio de la sede central del CEJIS, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el 9 de septiembre del año pasado. Por este caso la institución denunció al prefecto cruceño, Rubén Costas, y al entonces presidente del Comité Pro Santa Cruz, Branko Marinkovic. Con anterioridad, había sido asaltada y saqueada en 2005 la oficina del CEJIS en la ciudad de Riberalta, en el norte de Beni.
En septiembre del año pasado, los trabajadores del CEJIS de Trinidad habían padecido la intimidación de grupos radicales simpatizantes de la Prefectura y del comité cívico beniano. Así lo indicó la oficina en un informe emitido el 2 de septiembre. Ese día, « se reunió la Asamblea de la Benianidad, en la que estuvieron presente el prefecto, alcaldes de todas las provincias, cívicos, parlamentarios, ex constituyentes, dirigentes de los partidos políticos Poder Democrático Social (PODEMOS) y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). (.) Decidieron la aplicación inmediata del estatuto autonómico, además de crear el tesoro departamental como un agente de retención de todos los impuestos y recaudaciones en el departamento; también decidieron expulsar del departamento a los representantes del gobierno y sus ministros, venezolanos y cubanos, (.) y toda persona que traicionara al pueblo beniano(.) ».
« En horas de la noche del mismo martes, un grupo de jóvenes de la supuesta Unión Juvenil Benianista, apoyado por jóvenes que llegaron de Santa Cruz, intentaron hacer toma de instituciones privadas, dentro de las cuales se encontraba el CEJIS Trinidad. Intentaron hasta las 3 de la madrugada identificar dónde se encontraban las instalaciones de nuestras oficinas. (.) Las averiguaciones y búsqueda de nuestras personas se realizaron todo el día, no habiendo ubicado a ninguno de nosotros », indicó el informe.
No sólo fueron atacadas las oficinas, también los funcionarios. En septiembre de 2001, el actual director de CEJIS, Leonardo Tamburini, fue secuestrado y golpeado brutalmente por ganaderos de San Javier, afectados por el proceso de consolidación del Territorio Comunitario de Origen (TCO) Monteverde. Otros trabajadores del CEJIS también sufrieron agresiones y amenazas, generalmente ideadas por personas u organizaciones disconformes con el trabajo de CEJIS por el cumplimiento de los derechos humanos de indígenas, campesinos y ciudadanos.
Alerta la evidencia de que en los últimos años y meses crecieron las persecuciones e intimidaciones a trabajadores de la OSC.
Por estos motivos, el CEJIS solicita:
1-
     Que el Estado boliviano investigue este y otros atentados hasta dar con los responsables de las agresiones que reiteradamente afectan a trabajadores del CEJIS durante su trabajo por el respeto de los derechos humanos de indígenas, campesinos y ciudadanos.

2-
     Que el Estado boliviano se apegue a los tratados internacionales de derechos humanos suscriptos por la Nación para garantizar la protección de sus pobladores.

3-
     Que lo grupos radicales activos en el oriente boliviano depongan sus métodos violentos y contribuyan a un escenario de diálogo nacional indispensable para la reconciliación definitiva de los bolivianos.

Santa Cruz de la Sierra, 2 de marzo de 2009

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :