COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Ya no hay hijos naturales

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 6 mars, 2009

 

Ramón Rocha Monroy

Un buen amigo entendido en reformas constitucionales me dice que desde la aprobación de la nueva Ley se han dado más de 300 solicitudes de la prueba del ADN para verificar la paternidad de los inscritos en el Registro Civil, pero al menos 100 de esas solicitudes son reclamos de los padres contra las madres que niegan su derecho de paternidad, extremo que me parece asombroso.

 

Asombroso porque hace más de un año que vengo insistiendo en la importancia de esta nueva institución, quizá la más avanzada en la legislación del planeta, y en varios artículos he escrito que se acabaron los privilegios de tantos inescrupulosos que embarazan a las mujeres jóvenes y las dejan a su suerte, a ellas y a los niños que paren. Lo curioso es que también hay mujeres, no sé si inescrupulosas o soberbias, que proyectan sus broncas conyugales a la filiación de sus hijos, y entonces niegan el derecho de paternidad a los presuntos implicados.

Hasta la vigencia de la nueva Constitución, un hijo habido fuera de matrimonio sólo podía llevar el apellido de la madre, y los juicios de investigación de paternidad quedaban sujetos a la obtención de prueba, y podían durar años de años. Ahora la mujer dice en el Registro Civil el apellido del padre de la criatura y así queda, reservando el derecho de pedir una prueba de ADN en caso de disconformidad del padre o de la madre.

A esta categoría pertenece la transformación fundamental que comentamos: el derecho a la filiación completa de los hijos, el fin de la distinción entre hijos legítimos y naturales, el derecho de todo niño a llevar los apellidos del padre y de la madre, el fin de la confusión de identidades.

En el pasado, el matrimonio de hecho inserto en la Constitución fue una conquista histórica especialmente para las mujeres de los trabajadores, en especial de las minas, que no contraían matrimonio pero mantenían relaciones conyugales de hecho, por años, engendrando hijos. Con esta institución, los hijos de estas uniones concubinarias tenían los mismo derechos que los llamados legítimos, entre ellos el de llevar el apellido del padre. A ese linaje pertenece el nuevo derecho de filiación doble inserta en la Constitución.

Las revoluciones silenciosas no tienen que ver con la política sino con la vida cotidiana de hombres y mujeres. Con la vida, a secas. Más importante que un partido político o que el aparato de Estado es la preservación y bienestar de los hombres y mujeres de un país. Este hecho es a tal punto transversal que toda la actividad del Estado y de la sociedad deberían desembocar en ese objetivo central, el de crear las condiciones adecuadas para el desarrollo pleno del capital humano de un país, lo cual implica el uso adecuado de la tierra, de los recursos naturales y de la obra pública y privada de los seres humanos.

Esta demanda inscrita en la Constitución no es sólo patrimonio del MAS, es fruto de una presión sostenida por décadas, en la cual se destacaron organizaciones femeninas, sindicatos, ONGs y otras instituciones que buscan la protección del llamado binomio madre-niño.

BOLPRESS, 6 de marzo de 2009

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :