COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Y SE LLAMARÁ ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL

Posted in Pueblos indígenas par colectivoboliviano sur 16 avril, 2009


Escrito por Ismael Guzmán (*)   
martes, 14 de abril de 2009
La expresión política del pluralismo en el país debiera estar reflejada en la composición de los espacios institucionales de toma de decisiones, tal como lo establece la Nueva Constitución Política del Estado. Ya no son válidos los argumentos de “la experiencia” esgrimidos por los políticos prorroguistas ni “el compromiso” de los paternalistas siempre empeñados en representar a los sectores sociales tradicionalmente excluídos.

La futura Asamblea Legislativa Plurinacional tendría que ser uno de los principales espacios de la pluralidad política donde no haya espacio para quienes desde una hipocresía discursiva pretenden dar una miga para mostrar que el pan está en justicia distribuido.
Los pueblos indígenas primero posicionaron la idea de transformación del país a través de la modificación de la Constitución Política del Estado y luego pusieron la cara para que sea ejecutada y finalmente su resultado (la Nueva Constitución Política del Estado) sea aprobada vía referéndum. Para ello se unificó fuerzas en torno a la constitucionalización de la pluralidad política, económica, jurídica, etc. y fue precisamente la idea del pluralismo la que aglutinó a sectores sociales, a pueblos y nacionalidades diversas e incluso aproximó lo urbano a lo rural en términos sociopolíticos. Sin embargo esta pluralidad por la que se luchó, ahora se pretende soslayar como una primera trasgresión de la esencia de la Nueva Constitución Política del Estado.
A la fecha, el esfuerzo colectivo por la pluralización política entre el tejido social del país, tiene  como resultado más visible el potenciamiento de la izquierda tradicional que desde dentro del gobierno actual está operando muy activamente pero esencialmente enmarcada en los patrones de la democracia tradicional, lo cual precisamente constituye una de las primeras barreras a la lucha por el real pluralismo político en el país.
El razonamiento en torno a la participación indígena en la Asamblea Legislativa Plurinacional es que, en tierras bajas los 34 pueblos indígenas existentes tienen condición demográfica de minoría. Para asegurar la presencia de estos pueblos y para lograr que la Asamblea Legislativa Plurinacional sea realmente plurinacional, ésta institución legislativa debería tener al menos este mismo número de representantes provenientes de circunscripciones especiales (uno por cada pueblo), puesto que la composición de este órgano de gobierno tiene un fundamento de carácter cualitativo, es decir, por esencia es un espacio de representación de la plurinacionalidad del país y esta es una de las cualidades que lo diferencian de anteriores constituciones donde el referente fue esencialmente de carácter demográfico. Para dotar de cualidad plurinacional a la Asamblea Legislativa Plurinacional, lo ideal hubiese sido modificar la lógica de asignación representativa y superar la pugna de las cuotas.
Pero incluso según la Ley Transitoria Electoral que aprobaron hace unas horas en el Congreso fueron asignados 7 escaños para las naciones y pueblos indígenas del país, eso significa que la composición de este órgano fundamental del Estado continúa sustentándose en los viejos patrones de representación a los que se los combatió.
No se trata de buscar establecer alianzas interétnicas para repartirse lo que las estructuras tradicionales concesionan para barnizar el viejo sistema, se trata de lograr en concordancia con la plurinacionalidad que cada nación y  pueblo indígena tenga representación directa. En el fondo, no sólo se está privando de tal representación a determinados pueblos indígenas, sino también se está transfiriendo el carácter de los conflictos interétnicos al escenario interno en el que se relacionan las naciones y pueblos indígenas, lo que sin duda generará distanciamientos políticos y fracturas orgánicas al corto plazo. Aunque esto quizá relegue a segundo plano las tradicionales tensiones entre indígenas y sectores blanco-mestizos. ¿Es esta una intensión deliberada? Recordemos que estrategias similares ya se aplicaron en la época de la colonia española para dividir a los pueblos indígenas.
Además, sobre la base de la representación en la Asamblea Legislativa Plurinacional bajo los parámetros aprobados en la Cámara de Diputados, a largo plazo se estaría contribuyendo al establecimiento de unas nuevas relaciones de clientelismo y de dominación-subordinación entre grupos étnicos al interior de las circunscripciones especiales. De ahí el rechazo expresado tanto por la CIDOB como por la CONAMAQ respecto al número de escaños asignados.
La asignación de 7 escaños en lo que vendrá a llamarse Asamblea Legislativa Plurinacional para distribuirse al menos entre 34 pueblos indígenas, deja la sensación de un nuevo acto de negación de los pueblos originarios.
(*) Ismael Guzmán es Sociólogo de CIPCA Beni 
Boletín electrónique de CIPCA

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :