COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


El mercado futuro para el gas boliviano es Bolivia misma

Posted in Economía par colectivoboliviano sur 5 janvier, 2010

El país necesitaría al menos 99 millones de metros cúbicos diarios a partir de 2015

Ricardo Ángel (Ran) Cardona *

Bolivia consume actualmente cerca a 9 millones de metros cúbicos por día (9 MMMCD) pero solamente hace 8 años atrás esa cantidad llegaba apenas a los 2 MMMCD. Es decir que el mercado interno creció geométricamente en la última década (y concretamente en los últimos cuatro años del Gobierno popular de Evo Morales). Esta demanda interna creciente no se encuentra estática y por el contrario nunca ha dejado de crecer y por tanto tampoco y de ninguna manera ha quedado satisfecha completamente para este año 2010 y la demanda proyectada para la segunda y tercer década del siglo XXI.

Según se analiza en este artículo de prospección en planificación energética, Bolivia pudiera necesitar para su desarrollo integral al menos 99 MMMCD a partir del año 2015.

Los campesinos andinos y vallunos que poseen más de 10 mil comunidades campesinas de origen ancestral, no se benefician todavía del gas natural en cañerías para sus necesidades más elementales como son la calefacción adecuada de domicilios, escuelas, centros deportivos y establos para los ganados vacuno, auquénido, ovino o caballar. Y lo mismo sucede con los campesinos amazónicos, chaqueños y chiquitanos.

Este déficit de energía no les permite generar localmente electricidad adicional en caso de no tener acceso a la red integrada nacional unificada (RINU), o en la situación concreta que tienen miles de comunidades y pequeños productores aislados de encontrarse lejos de la red nacional o directamente de vivir y trabajar en islas lacustres o en zonas selváticas inaccesibles. O en el Chaco, Moxos y Chiquitanía.

Según la nueva Constitución Política del Estado, por ninguna razón la población bolviana en general puede permanecer al margen de los servicvios esenciales de energía, gas, agua, comunicaciones y telecomunicaciones. Pero la realidad terca es que al menos 10% de la población urbana y 40% de la rural se encuentra y permanece en total carestía o en deficiencia parcial de acceso a los servicios mencionados.

En conclusión, los bolivianos necesitan más energía y gas natural y otros servicios esenciales en sus domicilios, centros de trabajo, granjas, comunidades, fábricas y artesanados. El Gobierno popular de Evo Morales no lo puede hacer casi todo de pronto, teniendo en cuenta sobretodo la herencia pesada negativa de los últimos 
gobiernos ineptos neoliberales por casi 20 años desde 1985, y por eso mismo se necesitará poner en práctica la descentralización constitucional prevista que da poder local de planificación a 330 municipios de todo el país.

Son los agentes productivos locales y los empresarios privados endógenos que debieran constituir empresas mixtas de energía junto a los municipios productivos y el Estado boliviano que propugna y está interesado en la economía mixta precisamente.

Sin embargo la planificación estratégica recae y recaerá en el Estado Revolucionario y Plurinacional y en sus empresas estratégicas como YPFB (Yacimientos Petrolíferos de Bolivia) y ENDE (Empresa Nacional de Electricidad) que deberán planificar junto a los 330 municipios mencionados para entregarles oportunamente gas natural en cañerías, gas natural criogénico en cisternas (GNL) y gas licuado en garrafas (GLP):

Se calcula que esta demanda insatisfecha duplicaría la entrega actual en gas natural en escala nacional hacia al menos el doble, es decir 18 MMMCD. Demanda para la que YPFB no se encuentra preparada de inmediato. Una cantidad que requerirá prontamente trabajos de infraestructura integral. Estas obras debieran incluirse en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2015 (PND) ya emitido por el Gobierno popular de Evo Morales, porque sencillamente no están contempladas por falencia de planificación.

En primer lugar se trata de la construcción del gasoducto hacia el altiplano (GAA) con una capacidad de al menos 30 MMMCD debido a que la región andina boliviana tiende a industrializarse rápidamente con la instalación de nuevos polos de desarrollo en Uyuni, Quetena-Silala, Lípez, Potosí, Chuquisaca, Oruro, Patacamaya, Viacha y El Alto.

Polos de desarrollo que están previstos en el PND pero no así la construcción del GAA, también denominado GABO, de gran capacidad para permitir además la instalación de dos plantas gigantes de cemento en el norte de Potosí o Chayanta y en Challapata en Oruro, petroquímicas para fabricar petrocasas y fertilizantes, plantas de leche en cada provincia y fábricas de cartón y papel. Además de fomentar la minería y metalurgia.

Pero también es posible que con la construcción del GAA se pudiera instalar termoeléctricas en la frontera con Chile, Perú y Argentina para exportar electricidad en grandes cantidades a las zonas fronterizas de los países vecinos.

Unificando de paso de esta manera práctica y de integración energética regional los sistemas de distribución eléctrica nacionales de los cuatro países involucrados en este caso. Pero además a través del sistema de distribución argentino Bolivia (es decir ENDE) pudiera exportar electricidad también a Uruguay, Paraguay y Brasil, como lo reconoce el experto boliviano Ing. Orlando Canseco.

En segundo lugar se necesita construir un gasoducto paralelo hacia el Mutún para hacer efectivo el crecimiento de la ciudad del acero de Puerto Suárez, con una capacidad de producción en cinco años a partir de ahora de al menos 10 millones de toneladas de acero de construcción al manganeso y de aceros especiales también.

Tanto la empresa hindú Jindal como el mismo Estado boliviano con la empresa siderúrgica del Mutún (ESM) necesitan gas natural para producir en termoeléctricas al menos 4 millones de KW y gas natural para la reducción del hierro y la producción de hierro esponja previo al acero. Este gasoducto debiera alcanzar la capacidad de otros 30 MMMCD para abastecer a las termoeléctricas precisadas, reactores de hierro esponja y exportación posible de electricidad a Brasil a partir del año 2019.

En tercer lugar la Amazonía. Moxos y Chaco bolivianos – destinados a constituirse en verdaderos polos de desarrollo nacional – necesitan de otros 30 MMMCD de gas natural para atender sus necesidades vertiginosas de crecimiento en los próximos diez años.

De hecho desde Yacuiba se puede exportar electricidad a Argentina con la conexión de ambos sistemas nacionales de distribución. Y los mismo pudiera suceder al Brasil amazónico desde Trinidad, Guayaramerín y Cobija.

En el Chaco (Villamontes) el Gobierno nacional pretende además instalar plantas de separación y fraccionamiento de GLP en colaboración con la argentina ENA y varias plantas GTL para producir diesel a partir de gas natural, junto a agua y electricidad como productos secundarios.

Actualmente Bolivia debe exportar contractualmente gas natural a Brasil y Argentina en una cantidad total de 50 MMMCD (el encuentro previsto de Cristina Fernandez con Evo Morales en Enero del 2010 es para fijar cuotas de hasta 27 MMMCD de exportación hacia la Argentina a partir de este año precisamente), en el mercado interno se consume 9 MMMCD y con esto incluido se hace una cantidad total de 59 MMMCD de producción diaria que YPFB apenas está en condiciones de cumplir con las justas.

No habría lugar así para la demanda interna creciente y proyectada como gigantesca de hasta 100 MMMCD en el año 2015 hacia adelante, como se verá a continuación.

En cambio, cumpliendo con las necesidades internas de abastecer adicionalemente con 30 MMMCD al altiplano, otros 30 MMMCD hacia la ciudad del acero del Mutún y otros 30 MMMCD hacia la Amazonía, Moxos y Chaco, YPFB debiera estar produciendo en los próximos cinco años al menos 149 MMMCD, o sea una cantidad cercana a los 150 MMMCD.

Tanto para exportar hacia la Argentina y Brasil en forma contractual como para abastecer en prospección planificadora el mercado interno virtual a partir del 2015.

Este gigantesco desafío de demanda regional e interna, solamente se lo podrá realizar y cumplir con el esfuerzo conjunto del Gobierno popular de Evo Morales dentro de la integración bolivariana de ALBA y UNASUR. Y con dos alternativas posibles.

Una primera alternativa será la de realizar mayores inversiones en exploración, explotación y comercialización. Y la segunda, paralizando la exportación de gas natural hacia Brasil a partir del 2019, año que por otra parte termina el contrato contractual entre ambas naciones. O dejando en caso necesario de exportar hacia la Argentina cuando termine el contrato contractual o a partir del año 2015 en adelante.

Estas acciones tendrán y tienen el objetivo de atender el actual y futuro mercado nacional de gas natural que pudiera rondar grandes volúmenes como se analizó previamente con una cantidad de al menos 99 MMMCD o casi 100 MMMCD a partir del 2015 en adelante.

Esta demanda interna prevista y de satisfacción obligatoria por parte del Gobierno de Evo Morales y las empresas YPFB y ENDE, tendrá la virtud de convertir a Bolivia en una potencia energética e industrial de escala mediana en Suramérica.

* Experto en planificación energética de la Universidad Técnica de Berlín, Alemania, y miembro del Comité de Defensa del Patrimonio y Soberanía Nacional (Codepanal).

BOLPRESS, 5 de enero de 2010

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :