COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Repsol trata de invadir tierras comunitarias de Tentayape

Posted in MEDIOAMBIENTE,Pueblos indígenas par colectivoboliviano sur 25 septembre, 2010


Periodistas por el cambio

REPSOL asistió a una asamblea realizada en la TCO Tentayape, para comunicarles que en breve iniciarán estudios de prospección sísmica 3D en los bloques Iñao, Caipependi y otros ubicados en la zona Igüembé, que afectan a dicha comunidad porque la delimitación fue hecha con planos de 2006, siendo así que Tentayape recibió sus títulos ejecutoriales con posterioridad a esa fecha y planos actualizados para sus poco más de 22.000 Has de tierras comunitarias de origen.

Los personeros del Ministerio de Hidrocarburos no supieron explicar por qué siendo tierras comunitarias de origen fueron clasificadas en la categoría 2, de impacto moderado, por lo cual para emprender cualquier prospección las empresas petrolíferas deben consultar a los municipios. Repsol consiguió la aceptación municipal, pero los comunarios de Tentayape aclararon que no permitirán ningún trabajo de Repsol, que es concesionaria del Pozo Margarita, contiguo a dicha comunidad.

La asamblea se realizó este 20 de septiembre con los capitanes de la TCO Tentayape, la Asamblea del Pueblo Guaraní, el Consejo de Capitanías de Chuquisaca, personeros del Ministerio de Hidrocarburos, Derechos Humanos, Defensor del Pueblo y representantes de Repsol. En ella, los capitanes de las comunidades Caratindi, Pentirenda, Tartagalito, Los Naranjos e Iticupe anunciaron que exigirán al gobierno la promulgación de un decreto que califique sus TCO en la Categoría 1, de impacto fuerte, como se considera a las áreas protegidas, reservas naturales, parques naturales y TCO.

Los comunarios criticaron no sólo a REPSOL sino al Ministerio de Hidrocarburos por su posición ambivalente y de sometimiento a las corporaciones transnacionales, pues parecería que lo único que les interesa es garantizar las compensaciones que daría Repsol a estas comunidades y no así defender las TCO de cualquier intervención.

Repsol se ha propuesto ampliar el Campo Margarita y ha determinado la exploración sísmica del Boque Caipependi, pero el plano que mostró es antiguo y afecta la TCO de la comunidad de Tentayape, que recibieron el respaldo unánime de las capitanías de la zona de Igüembé. Los capitanes de la zona emitieron un voto resolutivo por el cual anuncian que no se permitirá actividad petrolera en la TCO Tentayape así como en toda la zona de la Capitanía Igüembé, y exigirán al gobierno que todo el territorio guaraní sea considerado en la Categoría 1. Dice el voto resolutivo que se trata de territorios indígenas consolidados y que al afectarlos se viola la Constitución, porque no hay consulta pública. A la asamblea concurrieron más de 300 personas entre instituciones, capitanías e indígenas guaraníes.

“Al caraí (hombre blanco) le interesa la explotación de nuestros recursos naturales; en cambio al guaraní lo único que nos interesa es nuestro territorio”, dice el voto resolutivo. La capitanía Igüembé considera que la prospección hidrocarburífera afectará el agua tan escasa en la región, los bosques y los sembradíos. Repsol explota gas y petróleo, pero los guaraníes cocinan a leña, defienden sus tradiciones y temen además que los trabajadores petroleros abusen de sus mujeres.

BOLPRESS, 25 de Septiembre de 2010

Publicités

Dar en el ojo cada que escribes

Posted in Uncategorized par colectivoboliviano sur 22 septembre, 2010

Ramón Rocha Monroy

Un viejo y criollo amigo me dice al pasar por su tienda: Les das en el ojo cada que escribes. ¡Cómo quisiera yo que fuera verdad! Pero que quede como lema de lo que debería hacer un buen cronista: dar en el ojo cada que escribe.

Ojo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de ciné.

Blog clandestin

La crónica periodística es una invención de los grandes poetas modernistas, pero sobre todo de José Martí, y cabalga entre la prosa literaria y el apego a la noticia. Es famosa la crónica de Martí sobre la muerte de Jesse James, que contiene datos precisos pero, al cabo del tiempo, se está convirtiendo en una obra de ficción, en un cuento.

Recibo con frecuencia invitaciones para dar talleres literarios y procuro asistir, pero ya me aburre un poco hablar de lo mismo. En cambio, qué hermoso sería atraer a tantos escritores jóvenes o jóvenes con vocación de escritura hacia la crónica, que es un género literario y no es un género menor. Martí decía: Hay tanto que decir que ha de decirse en el menor número de palabras posible: eso sí, que cada palabra lleve ala y color. Ah, pero en esas pocas palabras hay que hacer llorar, sollozar, increpar, castigar, crujir la lengua. Un viejo columnista me decía que es mejor agotar una sola idea en cada columna, porque no alcanza para más. Es cierto.

Cada columna es la crónica de una muerte anunciada. Desde el inicio se conoce el desenlace, pero la importancia está en cómo uno la dice, cómo la escribe, con qué palabras, con qué musicalidad. García Márquez se valió de su experiencia como periodista para escribir su célebre novela sobre la muerte de Santiago Nasar a manos de sus captores: una muerte anunciada y dicha en el primer párrafo, como el leed de una noticia, que debe resumir qué pasó, dónde y cuándo y luego explicar por qué. Eso es periodismo puro, es crónica de las más bellas.

El periodismo es el sometimiento a la tiranía del espacio y del tiempo: uno debe condensar lo que quiere decir en 1.000, 2.000, 3.000 caracteres, y no pasarse. Esta columna, por ejemplo, debe tener 3.000 caracteres. Pues bien, pasaron años hasta que el contador de palabras me dio la cifra exacta: 3.000, como si hubiera ganado un premio en el tragamonedas. Antes llegaba a unos caracteres menos o unos demás, pero nunca a 3.000 cabales. Pero esta disciplina te hace escoger palabras y adjetivos. Cada uno de ellos debe ser irrepetible y preciso, porque no hay espacio para extenderse.

En cuanto al tiempo, el periodismo es el arte de escribir antes de pensar, porque hay que entregar la nota ya nomás. Esto tiene algo de instintivo: ya no actúa tanto la razón, siempre tirana y reductora de la realidad, sino la intuición y en general las otras formas de la percepción. Pero esto es puro ejercicio del arte. Y además es un ejercicio de humildad que te enseña a escribir con el sentimiento de que tu texto es efímero y de ninguna manera una obra maestra. Los escritores jóvenes que se sientan al teclado seguros de escribir una obra maestra, por lo general escriben huevadas. La sed de gloria los agobia como un cuello y una corbata que los convierte en tortugones amoratados (la frase es de Lezama Lima). ¡Pero así no se escribe ni una buena carta comercial! Un buen actor de teatro incorpora el libreto a tal punto en su memoria que debe convertirse en algo instintivo repetirlo. Si uno trata de recordar los parlamentos al pie de la letra, está jodido. Hay que decirlos como si salieran de ti. ¡Pero eso mismo ocurre con la escritura! La vida cotidiana es tan rica en noticias, que no sólo las insólitas son interesantes, también las más cotidianas. El chiste está en saberlas contar, y eso es un ejercicio de sencillez, de humildad, de economía del lenguaje, de piedad por el amigo lector.

El “desarrollo” en tres pasos: Explotar naturaleza, exportar materia prima y acumular renta

Posted in MEDIOAMBIENTE par colectivoboliviano sur 21 septembre, 2010

La nueva receta del Banco Mundial para América Latina

SENA-Fobomade *

El auge de precios de las materias primas ocurrido entre 2001 y 2008, el más extenso desde que se tienen registros, y la creciente demanda de minerales y bienes agrícolas en los mercados asiáticos han contribuido al crecimiento económico de América Latina y el Caribe (ALC) y en el futuro podrían ser la palanca del desarrollo y la prosperidad de las naciones exportadoras de bienes básicos sin valor agregado, asegura el Banco Mundial.

La peor caída económica mundial en más de 70 años provocó una contracción económica en ALC de casi dos por ciento, y a pesar de ello la región retoma rápidamente el fuerte patrón de crecimiento que experimentó antes de la crisis, y es probable que crezca a una tasa superior al cinco por ciento en 2010, destacó la vicepresidenta del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe Pamela Cox en la Conferencia de las Américas 2010 en Miami.

“La velocidad de la recuperación latinoamericana y su fortalezaante la crisis económica global puede atribuirse, en parte, al crecimiento de las exportaciones de materias primas regionales con destino a las economías asiáticas, en particular a China”, explicó el economista en jefe para América Latina y el Caribe del BM Augusto de la Torre.

Más del 97% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina se produce en países exportadores netos de materias primas, de los cuales sólo siete aportan aproximadamente el 85% del PIB regional.

En los últimos años Suramérica duplicó la tasa de expansión de sus exportaciones, sobre todo el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y en especial Brasil. Las ventas agrícolas representan en promedio más del 50 por ciento de las exportaciones totales de Argentina, Uruguay, Paraguay y sur de Brasil.

En 2008, las exportaciones de materias primas de las siete economías más grandes de ALC alcanzaron un máximo de casi 400 mil millones de dólares, que representa el 52% del total de las exportaciones. El valor de las exportaciones bolivianas creció 43% hasta alcanzar los 6.900 millones de dólares.

América Latina exporta cada vez más materias primas a economías emergentes. La participación de Estados Unidos como destino de las ventas regionales disminuyó de 44% en 1990 a 37% en 2008, mientras que la de China creció más de 10 veces en el mismo período, de 0,8 por ciento a 10 por ciento. [1]

La mayoría de las economías latinoamericanas se beneficiaron ampliamente del auge de precios de las materias entre 2001 y 2008. Las siete economías más grandes ganaron un 22 por ciento en promedio; mientras que los más beneficiados en el grupo de economías medianas y pequeñas fueron Bolivia y Venezuela, señala el informe anualdel BM titulado “Recursos naturales en América Latina y el Caribe: ¿más allá del ciclo de auge y caída?”

En las últimas décadas, la participación de los recursos naturales en los ingresos totales aumentó en todos los países exportadores de materias primas de ALC, con excepción de México. En la actualidad, el 24% de los ingresos fiscales de los países latinoamericanos depende de la exportación de materias primas.

Entre 2004 y 2008, las exportaciones de materias primas representaron entre 10% y 49% de los ingresos fiscales de Argentina (materias primas agrícolas), Chile (cobre), Colombia (petróleo), México (hidrocarburos), Perú (minería) y Venezuela (hidrocarburos).

Según el FMI y el BM, las abundantes gananciasprovenientes de las exportaciones de materias primas ayudaron a superar la crisis financiera más rápido de lo previsto y apuntalaron el crecimiento económico en ALC. Sin embargo, ¿la chorrera de dinero será un catalizador efectivo del “desarrollo” y la prosperidad económica en la región?

La historia económica enseña que el subdesarrollo crónico de los países de ALC se debe a su escasa eficiencia y productividad en el uso del trabajo y capital, y sobre todo a su extrema dependencia de las exportaciones de materias primas sin valor agregado.

La Cepal y muchos otros centros de investigación de ALC y del mundo demostraron que los países de la región continuarán pobres y no progresarán de manera continua y a largo plazo si no diversifican sus exportaciones e impulsan la competitividad y la innovación para mejorar la calidad de su inserción en la economía global.

La representante del BM Pamela Cox consideró que la región “invierte muy poco en investigación y desarrollo (sólo Brasil invierte el uno por ciento de su PIB), establece pocos incentivos fiscales, no protege bien la propiedad intelectual, y sus universidades operan sin una conexión consistente con la industria…”.

Algunos expertos del BM observan que los países de ALC no han hecho de la innovación una prioridad de sus políticas públicas y nacionales, y muchas veces ni siquiera forma parte de las estrategias de desarrollo nacionales.

“A medida que inviertan mucho más en investigación, desarrollo e innovación y creen nuevos bienes, mayor será la probabilidad de que los países de ALC recuperen el terreno perdido en décadas anteriores”, afirmó Cox.

El progreso de ALC no estará completo a menos que los países descubran nuevas y mejores maneras de hacer las cosas y de agregarle valor, sentenció la ejecutiva del BM de más alto rango para la Latinoamérica, pero un reciente informe del propio BM sugiere exactamente lo contrario.

La extrema dependencia de las exportaciones de materia prima no es una “maldición” que trunca necesariamente el desarrollo de Sudamérica; al contrario, los países pobres pueden “desarrollarse” y prosperar exportando cada vez más recursos naturales y bienes básicos, concluye el BM en su informe Recursos naturales en América Latina y el Caribe: ¿más allá del ciclo de auge y caída?

El documento –escrito por el economista en jefe para ALC del BM Augusto de la Torre en co autoría con Emily Sinnott y John Nash– explora las implicaciones de los recursos naturales en el crecimiento y desarrollo regional a largo plazo, y también analiza cómo los patrones recurrentes de auge y caída de los precios de las materias primas han generado incertidumbre en los exportadores e importadores netos de ALC.

“No existe mucha evidencia que respalde la idea de que las materias primas representen un área de menor crecimiento de la productividad, que tengan menos potencial para generar un impacto positivo sobre la economía, o que sus precios tiendan a caer en relación a las manufacturas”, indica el documento del BM.

Al contrario, “si la región es capaz de mantenerse alejada de los ciclos de auge y caída comunes en el pasado, los recursos naturales pueden llegar a ser una bendición”, ya que las elevadas utilidades obtenidas en la producción de materias primaspueden utilizarse ventajosamente en periodos de crisis económica, resalta el informe.

El organismo internacional considera que los potenciales impactos ambientales derivados de la explotación de los recursos naturales pueden mitigarse, y en algunos casos hasta evitarse, implementando un sólido proceso de planeamiento y diseño de proyectos, incluyendo una evaluación ambiental.

La “bendición” de exportar materia primera

El crecimiento regional fue del 2,5% desde los años 80, para luego acelerarse a más del 5% durante el período de bonanza de 2004–07. Para 2010 se proyecta que el PIB regional crecerá 4%, lo que constituye un buen desempeño en relación a los estándares históricos, evalúa el informe Perspectivas económicas: Las Américas 2010 del FMI.

El FMI prevé un crecimiento promedio de 2,7% en Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela, tras una caída de 0,6% en 2009. La rápida recuperación de Bolivia y Paraguay contrasta marcadamente con la expectativa de que la actividad económica en Venezuela siga contrayéndose. (Implicaciones para la región de América Latina y el Caribe, FMI 2010-09-15) [2]

El estudio Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe 2009-2010 de la Cepal estima que las exportaciones latinoamericanas crecerán 21,4 por ciento en 2010, un repunte impulsado por la venta de materias primas a Asia y en particular a China.

Los precios de las materias primas han subido fuertemente desde los mínimos registrados a fines de 2008 y, en el caso de los metales y la energía se espera que sigan una tendencia ligeramente alcista en 2010–11. El crecimiento vigoroso de Asia emergente seguiría apoyando los precios de las materias primas y favoreciendo a los exportadores de ALC, vaticina el FMI.

“Asumiendo que la demanda asiática de exportaciones como soya argentina, mineral de hierro brasileño, cobre chileno, pescado y minerales peruanos y otras materias primas latinoamericanas se mantenga, la región estará en una posición inmejorable para poder beneficiarse de sus recursos naturales”, aseveró el economista del BM Augusto de la Torre.

Los países que exportan volúmenes considerables de materias primas podrían recibir importantes ingresos extraordinarios. Las abundantes ganancias maximizadas por los altos precios pueden proporcionar mayor espacio fiscal a los gobiernos, servir directamente como una plataforma de crecimiento y contribuir al desarrollo, “siempre y cuando se administren de manera prudente y con un horizonte de largo plazo”, precisa el informe Recursos naturales en América Latina y el Caribe: ¿más allá del ciclo de auge y caída?

“A largo plazo, el desafío es administrar bien esta bonanza y destinar esas ganancias a la inversión en capital humano, a construir una infraestructura mejor y a fomentar la innovación, algo fundamental para el crecimiento sostenido”, recalcó de la Torre.

En su criterio, “un signo claro de que los riesgos relacionados con la abundancia de materias primas están siendo evitados se materializaría si los países exportadores lograsen ahorrar una parte sustancial de las ganancias extraordinarias obtenidas con su venta”.

De los cinco países que comenzaron el auge de 2002 con fondos de estabilización o arreglos fiscales similares, sólo Chile y Trinidad y Tobago lo finalizaron con ahorros sustanciales que les permitieron financiar estímulos fiscales en tiempos de crisis. Esas experiencias indican que ahorrar ganancias inesperadas para usarlas luego durante el período de caída puede derivar en beneficios económicos y quizá hasta políticos, resalta el BM.

En conclusión, el informe Recursos naturales en América Latina y el Caribe: ¿más allá del ciclo de auge y caída? asegura que ALC puede “crecer” y prosperar si exporta mayor cantidad de materia prima e invierte bien la renta.

Para el BM, la “clave” del “desarrollo” no es diversificar las economías primarias de América Latina sino intensificar la explotación de recursos naturales y crear “fondos de ahorro a largo plazo” que ayuden a “manejar la inestabilidad de sus ingresos y a preservar la riqueza”.

Notas:

[1] China clasificó como el quinto mayor inversionista del mundo con 56.530 millones de dólares invertidos en 177 países y regiones en 2009. Asia-Pacífico, Europa y Africa recibieron la mayor cantidad de los recursos.

[2] Las exportaciones bolivianas crecieron 28 por ciento entre enero y julio de 2010 y sumaron 3.763 millones de dólares, superando los 2.933 millones de dólares alcanzados el año anterior, informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Las exportaciones mineras de Bolivia crecieron 46 por ciento, de 719 millones de dólares en 2009 a 1.056 millones de dólares en julio de 2010. Las ventas de hidrocarburos experimentaron un alza de 307 millones.

* Fuente: Servicio de Noticias Ambientales (SENA) del Fobomade.

¿Apagar el fuego o evitar que se prenda?

Posted in MEDIOAMBIENTE par colectivoboliviano sur 1 septembre, 2010

Carta abierta al Presiente Evo Morales

Marianela Curi Chacón
marianelacuri1@hotmail.com

Señor Presidente, recuerdo muy bien un día de octubre de 2005, que coincidimos en un vuelo de Santa Cruz a Cochabamba. Usted se sentó a mi lado y conversamos, yo le comenté de la celebración el día anterior, de la certificación internacional de dos millones de hectáreas de bosques naturales manejados, lo que nos convertía en el país número 1 en el mundo, que obtenía un reconocimiento internacional por el manejo de sus bosques en esa significativa cantidad.
Recuerdo también que le comenté que los bosques son un recurso de gran potencial e importancia y le mostré una presentación sobre la economía forestal, en la que se demostraba que son un recurso estratégico tan importante como los hidrocarburos, porque son recursos renovables, porque su manejo y aprovechamiento no requiere mayor inversión, porque son generadores de empleo y porque la mitad del territorio boliviano está cubierto por bosques naturales de gran riqueza.
Asimismo recuerdo que le mostré cómo se habían democratizado los derechos de acceso a los recursos forestales y la necesidad imperiosa que había de ampliar las áreas de manejo por parte de comunidades indígenas, organizaciones sociales y empresas privadas, pues la mejor forma de conservar los bosques, de evitar el cambio de uso del suelo, de reducir la ilegalidad y prevenir los incendios forestales, es manejándolos y aprovechándolos de manera sostenible.
Me alegré mucho cuando lo escuché, ya como Presidente de los bolivianos, decir que los bosques son muy importantes, que se debía conservar los recursos naturales, respetar los derechos de la Madre Tierra y de la naturaleza. Era una gran señal política que avivaba la esperanza de que los logros alcanzados se multiplicarían.
Pero con asombro vi también, que la política de colonización de tierras bajas impulsada por su gobierno iba en contradicción con ese discurso, simplemente por el hecho de que una política de colonización de tierras bajas por habitantes de tierras altas, debía ir acompañada de políticas y estrategias de desarrollo de capacidades e incentivos para el manejo de ecosistemas boscosos, no aptos para actividades agrícolas por su fragilidad extrema.
Hoy, se ven los resultados de esa política de ocupación de los bosques y de desinstitucionalización de la instancia de regulación, control y fiscalización del manejo forestal. Como hace años no se veía, el humo ha cubierto en los últimos días, todas las ciudades del oriente boliviano por las quemas descontroladas y los incendios forestales que se han desatado, apoyados sin duda, por el fenómeno del cambio climático, pero sobre todo, por una política de desatención al tema forestal y de un contradictorio enfoque para el aprovechamiento y uso de las tierras forestales.
El resultado: 25 mil focos de calor con posibilidades de duplicarse; 1 millón y medio de hectáreas de bosque incendiadas debido a la práctica del chaqueo para ampliar la frontera agrícola, recursos de biodiversidad extinguidos, recursos naturales y económicos irrecuperables, perdidos para las comunidades que habitan los bosques y para el país. Un verdadero desastre, en este caso, no « natural » sino ocasionado por prácticas inadecuadas, por políticas contradictorias e inconsistentes, por la ausencia de instituciones solidas y por la mala práctica de gastar las energías y el dinero en reparar antes que en prevenir.
Me duele mucho oírlo declarar que el gobierno no tiene la culpa de no tener helicópteros, aviones y maquinaria para apagar el fuego. Con mucho respeto debo decirle que el Gobierno tiene mucha responsabilidad en lo que está pasando. No son suficientes los discursos de exportación, se requieren políticas coherentes de conservación y manejo de bosques, se requieren instituciones públicas sólidas, con capacidad técnica y recursos para hacer cumplir una ley forestal que ha sido ejemplo para muchos países de América Latina y que le dio a Bolivia la posibilidad de obtener un reconocimiento mundial por su manejo de bosques.
Los cambios deben ser para mejorar y avanzar y en materia de bosques hemos retrocedido, lo certifican el fuego, el humo y la pérdida de una cantidad de bosques que no se recuperarán nunca MAS.
Estas experiencias dolorosas deben servir para reflexionar y rectificar, hemos perdido mucho todos los bolivianos con este desastre forestal, ojalá que la lección que se saque de todo esto sirva para el desarrollo de políticas coherentes para manejar los bosques de acuerdo a su capacidad de uso, para la generación de información y capacidades que nos permitan volver a ser ejemplo para el mundo por el manejo de nuestros bosques y por tener una coherencia entre discurso y práctica.