COLECTIVO BOLIVIANO CANADIENSE


Yo no me pasé a la oposición

Posted in Política par colectivoboliviano sur 13 octobre, 2011

Vamos a andar – Rafael Puente
Yo no me pasé a la oposición
30/09/2011

Esto quiero decírselo a quien le interese, pero de manera especial a mis amigos y compañeras del MAS, sobre todo a quienes han declarado, después de los últimos acontecimientos, que Rafael Puente ya se pasó a la oposición.

Para decepción de algunos tengo que decirles que no, no me pasé a la oposición. Junto con todo el colectivo urbano del que soy parte, sigo diciendo que nos sentimos y manifestamos militantes del proceso de cambio y reconocemos en el Gobierno actual a nuestro gobierno, y en el presidente Evo a nuestro presidente.

Pero precisamente por eso me siento obligado a decir una palabra crítica cuando creo que estamos actuando equivocadamente, que estamos olvidando nuestros propios principios, que estamos ofreciéndole a la derecha opositora -tanto la derecha oligárquica como la derecha aymara (la de Víctor Hugo Cárdenas y Fernando Untoja)- excelentes pretextos para que nos ataquen y para que ahora aparezcan como defensores de una naturaleza que ellos sólo supieron depredar y de unos pueblos indígenas que sólo les interesaron para servirse de ellos. Es repugnante, pero la culpa es nuestra.

¿O es que la lealtad a una causa implica el silencio cómplice ante las inconsecuencias? Llevo años afirmando que la formación política significa la formación de la conciencia crítica; es decir, significa la capacidad de preguntar y preguntarse todo, y de llamar a las cosas por su nombre. Con el servilismo y la obsecuencia no se hace avanzar un proceso de cambio.

Y a propósito de esta última crisis -todavía irresuelta- en torno a la carretera por el TIPNIS, una actitud crítica tiene que abarcar todas las posiciones, desde el oportunismo de la derecha hasta la inconsecuencia de nuestro Gobierno, pasando por las falencias de la propia marcha indígena (también nuestra). En esta última hallamos poca coherencia en su pliego petitorio cada vez más disperso, poca claridad en las condiciones para el diálogo, insuficiente democracia interna (que se expresa en la retirada, por ejemplo, de 80 marchistas del TIPNIS porque no se sentían escuchados por el comité de la marcha) y también faltas de lealtad (como la retirada de la APG). Pero estas debilidades no justifican que nuestro Gobierno descalifique a quienes han constituido uno de los sujetos fundamentales de este proceso, menos aún que los insulte y en ningún caso que los reprima (las anteriores siete marchas indígenas no fueron reprimidas, ni siquiera por gobiernos neoliberales y racistas). Como tampoco se justifica que se hable de diálogo a la vez que se afirma que la carretera igual se va a hacer, pese a quien pese; y menos aún que se envíe al canciller a dialogar pero sin potestad para cambiar la decisión ya tomada, y peor aún a comunicar que -por decisión suprema- el diálogo será con los colonizadores de Yucumo’

¿Es que todo esto no se debe decir? Miren el resultado del silencio de ustedes, ya van cinco renuncias en el alto nivel del Gobierno y el Presidente que ha tenido que pedir disculpas, y que ha tenido que suspender la construcción de la carretera, y los pueblos indígenas que ya no le creen… ¿No les recuerda al gasolinazo, cuando los dirigentes le aseguraban al Presidente que el pueblo apoyaría la medida y luego fue al revés? ¿Es que no aprendemos?

Ustedes saben, porque me lo han dicho varias veces, que lo peor que le pasa a nuestro Presidente son los llunk’us que lo rodean. Yo me precio de no haber sido nunca un llunk’u, y eso el compañero Evo lo sabe; cuando ha sido necesario he discrepado, aunque ello me costara tener que dejar mis responsabilidades en el Gobierno. Pues bien, ahora también me veo obligado a discrepar, y discrepo junto con otras muchas personas que están con el cambio y que lo que quieren es que se corrijan los errores, y que se revierta esa tendencia a la creciente pérdida de apoyo social a nuestro Gobierno. Pero eso no significa que nos pasemos a la oposición, significa -por el contrario- que seguimos apasionados por el cambio, pero por un cambio real.

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s


%d blogueurs aiment cette page :